Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 12:00:00 AM

Se prendió el bombillo

Una arriesgada decisión tomada en 2007 por la junta directiva de Colinversiones rindió sus primeros frutos el año pasado, cuando la firma se convirtió en el cuarto generador de energía y en el quinto distribuidor del país.

Dar el salto para dejar de ser un exitoso administrador de portafolios de inversión y llegar al negocio energético no fue fácil para Colinversiones. No solo requería de un músculo financiero suficiente para participar como un actor relevante, sino que era necesario salir de algunos activos que habían sido estratégicos en el pasado, pero que ya no hacían parte de este proyecto.

El presidente de la organización, Juan Guillermo Londoño, encargado de replantear la estrategia hacia el nuevo foco, recuerda que el punto de partida fue definir el sector adecuado en el que se moverían en el futuro, una tarea que se adelantó con la asesoría de la banca internacional. Luego de analizar sectores como infraestructura, minería, bienes raíces o la industria del plástico, el papel y el cartón, los accionistas de Colinversiones determinaron que energía era el que más oportunidades ofrecía tanto en inversión como en crecimiento y rentabilidad, además de tener un riesgo “razonable”.
“En 2007 solo había una acción de energía listada, la de ISA, y vimos la oportunidad de entrar como un jugador colombiano-privado en el campo de la energía”, cuenta Londoño.

Pero fue en 2009 cuando se dio el paso definitivo. A través de Colener, filial de Colinversiones, y junto a Inversiones Argos y Banca de Inversión Bancolombia, se firmó un acuerdo con Gas Natural Internacional y Unión Fenosa para comprarles el 66,1 por ciento de las acciones de la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), y así quedó Colinversiones con el 50,01 por ciento de participación.

En ese entonces, todo el patrimonio estaba invertido en el portafolio de Coltabaco y no había mucha liquidez, por lo cual, a punta de crédito, comenzó la adquisición de activos, eléctricos. A medida que se vendieron activos la empresa logró nuevos recursos para sus operaciones.

Hoy el 87 por ciento de la operación de Colinversiones está en el sector eléctrico, a través de siete firmas. Además, el holding se descentralizó al punto de que solo el 2 por ciento de sus activos están en Antioquia y el resto se reparten en otros siete departamentos.

Ahora la idea es seguir incrementando de manera gradual la participación en el mercado colombiano y monitorear posibilidades de inversión en el exterior, principalmente en Centroamérica y el Caribe, regiones que evolucionan hacia el gas natural y enfrentan desafíos en cuanto a interconexión eléctrica. “No es estrategia comprar por comprar, lo importante es hacer adquisiciones donde podamos ser mejores dueños que los actuales”, dice Londoño, quien con orgullo señala que 2010 fue un año “interesante y de posicionamiento para la compañía”.

Entre otros indicadores, el año pasado la utilidad neta de Colinversiones ascendió a 258.000 millones de pesos, el patrimonio creció 17 por ciento, los ingresos consolidados fueron 1,8 billones de pesos y el Ebitda, 670.000 millones de pesos. Además, el dividendo para los accionistas creció un ciento por ciento entre 2009 y 2010, al pasar de 29.000 millones de pesos a 58.000 millones.
COL
Londoño dice que el balance pudo ser mejor si no hubiera sido por las complicaciones que se presentaron en materia climática –en la primera mitad se dio el fenómeno de El Niño y en la segunda, el de La Niña–. Pero esta difícil coyuntura no desanimó a Colinversiones, el jugador más joven del sector. Por el contrario, como dice su presidente, el entusiasmo para seguir abriéndose campo en este negocio está más encendido que nunca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.