Jueves, 27 de noviembre de 2014

| 1990/10/01 00:00

SECTOR FINANCIERO

SECTOR FINANCIERO

LA CONSOLIDACION ES EL RETO
Se llama modernización, y es el término que se ha puesto de moda en Colombia en los últimos años. Modernización tecnológica, modernización política,modernización institucional, modernización ideológica. Y por supuesto, la modernización del sistema financiero no podía quedarse atrás.
A pesar de que en 1989 se registraron los índices de rentabilidad más altos de la década y uno de los niveles de activos impro ductivos más bajos de la historia; y de que en 1990 las utilidades han alcanzado cerca de 65 mil millones de pesos en el primer semestre, el sector financiero colombiano ha iniciado desde ya un proceso de transformación mediante el cual espera recibir el siglo XXI con una solidez a toda prueba.
Si bien en los inicios de la década pasada el sistema financiero sufrió una de las peores caídas de su historia, hoy casi podría decirse que la crisis se ha olvidado. En los últimos tres años el patrimonio total de los intermediarios financieros casi se ha triplicado, y para el final del año es de esperar que las ganancias superen el récord de $114.347 millones obtenido en 1989.
Ahora que las cosas andan bien, se intenta llevar a la práctica una serie de reformas y disposiciones legales que comprometan al sector con la nueva política de apertura económica anunciada desde tiempo atrás por el actual presidente César Gaviria, y que, según los entendidos, es un paso fundamental para afrontar con éxito el año 2000.
Uno de los funcionarios que mejor ha entendido el cambio es Néstor Humberto Martínez Neira, Superintendente Bancario, para quien la nueva etapa del sistema financiero debe ser la de la consolidación. Si cuando sobrevino la crisis, según Martínez Neira, las determinaciones gubernamentales estaban encaminadas a impulsar un proceso de reconstrucción y de recuperación, devolviéndole al sistema su capacidad de generación de utilidades, solidificando su base patrimonial, facilitando el manejo de tesorería y reduciendo el peso relativo de los activos improductivos, ahora que se ha alcanzado la madurez es prioritario emprender la etapa de afianzamiento.
"Esta etapa de consolidación se logra con un mayor flujo de crédito, un acceso más democrático al mismo, una asignación más eficiente de los recursos del sistema, una mayor transformación de plazos y un crédito más barato para el sector productivo, todo lo anterior sin incurrir en riesgos que puedan volver a afectar la estabilidad financiera".
Para el superintendente bancario, sólo cuando se cumplan estas metas, se verán reflejados fielmente los "dividendos sociales" de la recuperación.
LA CLAVE :PROFUNDIZACION
Sin duda, una de las estrategias más importantes en aras de lograr la modernización es la paulatina penetración del sector financiero allí donde el mercado extrabancario ha ganado terreno. Según los datos de la Superintendencia de Sociedades, el financiamiento de las mayores empresas del país por parte de las entidades crediticias nacionales no llega al 20%, lo cual es un síntoma inequívoco de que el sector financiero, no obstante su evidente progreso, todavía no ha alcanzado el desarrollo suficiente. Actualmente, la banca nacional sólo está en capacidad de financiar proyectos que no sobrepasen la barrera de los 100 millones de dólares. "El proceso de capitalización de las instituciones financieras emprendido en los últimos años, deberá continuar sin desfallecer en sus ambiciosos alcances, si se pretende ver traducido en un aumento real del tamaño del sector, que hoy aún sigue siendo limitado para las necesidades de crecimiento de la economía del país".
Martínez Neira asegura que de una mayor versatilidad en los instrumentos de captación depende, en buena parte, el grado de penetración deseada. Se hace necesaria la incentivación de captaciones de más largo plazo que aseguren al mismo tiempo la reducción del riesgo de liquidez del sistema y faciliten la existencia de créditos superiores a un año.
En concordancia con la penetración, el sistema financiero debe lograr una mayor diversificación en la asignación de recursos para el sector productivo. Sólo así se puede asegurar el crecimiento gradual de cada uno de los renglones participantes en el medio productivo. Al fin y al cabo, según Humberto Martínez, "el ahorro sigue siendo un bien escaso en los países en desarrollo": y en consecuencia su asignación debe ser racionalizada. De otra manera se corre el riesgo de que sectores como el agropecuario y el manufacturero que han visto disminuir su participación porcentual en el otorgamiento de créditos entre 1980 y 1988, del 17% al 9,2% y del 9.1% al 7.5% respectivamente,terminen prácticamente olvidados por el sistema financiero.
DESCONCENTRAR EL CREDITO
De la misma manera, la profundización resulta un canal eficiente para lograr la democratización del crédito, una de las grandes, prioridades de la modernización. La historia reciente ha demostrado que la evaluación del crédito en Colombia, tal y como viene desarrollándose, no presenta ningún estímulo a la diversificación de la base de usuarios del sistema financiero. Por el contrario, se ha convertido en "defensor" de las grandes concentraciones crediticias."A través de una más activa participación de agentes económicos diversos, se logrará una mayor estabilidad en la condición financiera de las entidades de crédito y se abrirán nuevos espacios en la economía de mercado, ampliando la base de agentes económicos productivos que contribuyan a redistribuir el ingreso y desconcentrar la riqueza" Pero para ello es indispensable contar con una infraestructura apropiada que permita el estudio de proyectos, en términos de los flujos de caja que ellos ofrecen.
Por otra parte y ya hablando del interés del crédito decir que los márgenes de intermediación de la banca colombiana son altos en comparación con los estándares internacionales, no es noticia, como tampoco lo es el hecho de que inciden fundamentalmente en el comportamiento de las tasas efectivas en el país. Lo anterior hace necesario, según lo advierte Martínez Neira, que la empresa bancaria trabaje con mayor eficacia en la reducción de los mismos a un nivel más razonable, que signifique un menor costo del dinero.
"La problemática del margen de intermediación está vinculada directamente con la eficiencia del sistema financiero. Y es aquí donde debe evidenciarse el aporte de los administradores bancarios, para que los intereses del crédito no se constituyan en una barrera que desincentive la inversión productiva".
TRANSPARENCIA Y APERTURA
Dentro de los lineamientos de la nueva política económica, la liberalización, la apertura y la transparencia serán factores fundamentales a la hora de imponer el cambio. Las recientes disposiciones del gobierno en materia de reglamentación tienen por objetivo darle una mayor libertad al sector financiero, sin que con ello se pretenda llevarlo al caos, tal y como ha ocurrido en algunos países vecinos.
Hasta el momento, en aras de la modernización, se ha logrado la racionalización de los encajes bancarios y de las inversiones forzosas, al mismo tiempo que tanto las compañías de financiamiento comercial, como las cajas de ahorro, los organismos cooperativos de grado superior y los bancos han quedado legalmente capacitados para penetrar en el mercado de crédito a largo plazo, gracias al desmonte de las trabas temporales que estaban vigentes para el otorgamiento de crédito.
De igual forma, se ha iniciado con paso firme la apertura hacia el exterior."La Resolución 46 de 1989 del Conpes, que fijó nuevos parámetros para la autorización de inversiones de la banca colombiana en el exterior, afirma el superbancario, habrán de contribuir a facilitar la apertura y la eficiencia de la misma".
Por último, la transparencia se ve reflejada en la norma según la cual las entidades bancarias deberán informar a los usuarios del crédito, junto con la tasa activa del interés cobrado por un préstamo, su incidencia sobre el valor real del mismo. Simultáneamente, la superintendencia publicará por trimestres los indicadores del comportamiento de los diferentes organismos crediticios, entre otras disposiciones.
Así, el sector financiero se dispone a enfrentar el reto de la modernización con miras al siglo XXI. Estimulando la competencia, racionalizando el control y la vigilancia sobre el sistema bancario, reactivando las inversiones colombianas en el exterior y procurando una mayor diversificación en los créditos en el sector productivo.
"El crecimiento del sector financiero en los últimos años es sólo el comienzo. Hace falta la consolidación. Ese es el reto" .

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×