Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1991/10/21 00:00

SECTOR FINANCIERO

SECTOR FINANCIERO

A TODA HORA
EL DESARROLLO TECNOLOGICO EN MATERIA financiera se ve reflejado en los diferentes y nuevos servicios que prestan los bancos y las corporaciones de ahorro y vivienda.

Muestra de ello son los cajeros automáticos, pequeñas cabinas privadas ubicadas al lado de la entidad financiera que las localiza en los sitios estratégicos del país.

Para que el cliente pueda utilizar este servicio es necesario que posea una cuenta corriente o una cuenta de ahorros. Esto le dará el derecho de solicitar una tarjeta, en la cual estará indicado el número de la cuenta y una banda magnética donde está la información que el computador necesita para prestar el servicio al usuario.

Además, con cada tarjeta se hace entrega de una clave secreta que el tarjetahabiente deberá digitar para poder realizar la transacción que desee.

Las operaciones que se pueden realizar en un cajero van desde un retiro en efectivo hasta la consulta del saldo. Algunos ofrecen servicios como consignación en efectivo y en cheque, y pago de servicios.

Para los retiros en efectivo, el cajero está diseñado de tal forma que existen dos cajoneras en las cuales se depositan los billetes y el sistema tiene los casetes de acuerdo con la denominación de cada uno de ellos. Así la entrega de los montos solicitados no tendrá ninguna equivocación, ni para el cliente ni para la entidad. Algunos cajeros sólo cuentan con billetes de cinco mil, por lo cual los retiros que se realicen deberán ser en cifras que sean múltiplos de este valor. En otros casos, se depositan billetes de mil y de cinco mil, lo que da la posibilidad de retirar desde mil pesos hasta 100 mil, tope máximo de retiro por cliente en un día.

A cada cajero moderno le caben en sus dos cajoneras 16 millones de pesos y en los antiguos de seis a siete millones de pesos.

Por la acogida de este servicio y la cantidad de usuarios que lo utilizan, los bancos y las corporaciones contratan personal
para que constantemente estén revisando las cajoneras y depositando el dinero que haga falta para que las personas tenqan la misma oportunidad de contar con los fondos que necesitan para sus gastos.

Por eso, los fines de semana -días de mayor trabajo para los cajeros- estas personas tienen que pasar por cada uno de los cajeros que se les asignaron de tres a cuatro veces.

Las ventajas que ofrece este servicio son múltiples: una de ellas es contar con efectivo las 24 horas del día, 365 días en el año. Además de la facilidad y rapidez con que se realizan las operaciones, las cuales duran menos de cuatro minutos por persona. Se ahorra tiempo y obviamente algo importante: se descongestionan los cajeros internos de bancos y corporaciones, evitando las filas que durante años fueron el dolor de cabeza de las entidades financieras.

Para los usuarios no es difícil encontrar un cajero para efectuar una transacción, porque además de que la tarjeta del cajero se puede utilizar en cajeros propios del banco o corporación, éstos también están afiliados a otras entidades, lo que permite utilizar los diferentes cajeros de las otras entidades financieras, siempre y cuando esté indicado en la tarjeta del cajero que posee.

Por ejemplo, si se cuenta con la tarjeta Conavi, se podrán utilizar los cajeros Conavi, los cajeros Servibanca, los cajeros afiliados a Redeban y la Red Multicolor.

Un servicio que se conoce de antemano ya que cada tarjeta trae en su parte inferior el logo de los distintos cajeros que se podrán utilizar.

SEGURIDAD ANTE TODO
Así como eficiencia es sinómino de los cajeros, también para mantener esta posición existen varias normas de seguridad que deben tenerse en cuenta a la hora de realizar una operación en el cajero.

Si usted esta allí y no recoge el dinero en un tiempo límite de cinco segundos, el computador tomará el dinero y lo arrojará a un buzón. Lo mismo sucede con la tarjeta, si la sesión terminó y el cliente no retira su tarJeta durante los siguientes cuatro segundos. Entonces, el computador toma la tarjeta, porque asume que la persona ya no está y previene un posible robo de la tarjeta o del dinero.

Para recuperar la tarjeta o el dinero, se deberá acudir a la sucursal donde ocurrió el incidente, presentarse con la cédula y pedir que se rectifique la operación.

Los inconvenientes que se presentaron para la utilización de este servicio, empezaron por la falta de confianza que tenían en sus inicios los cajeros y el miedo del usuario a cometer un error en la operación.

Ahora se han convertido en un elemento de la vida diaria, ya que los clientes se han familiarizado con el servicio y se han dado cuenta de los beneficios que éste les proporciona.

Sin embargo, no todos los errores provienen de la falta de información de los tarjetahabientes. Y prueba de ello es el incidente de una de las corporaciones con sede en Barranquilla en la que en una de las cajoneras en la que deberían depositarse billetes de mil pesos, la persona encargada colocó los de cinco mil.

El resultado: pérdida de más de tres millones de pesos para la corporación y una ganancia temporal de cuatro mil pesos por cada mil retirados por el cliente.

Situaciones esporádicas que hacen parte del margen de error de la labor del ser humano, mientras busca la erradicación de la equivocación, el incremento de la eficiencia y la capacidad competitiva en las actividades de servicio.


REDES Y MAS REDES
Con el fin de crear un amplio servicio en cuestión de tarjetas de cajero electrónico, las corporaciones han definido los diferentes intereses de sus usuarios; por lo tanto, uno de los servicios que las tarjetas de corporaciones ofrece es el de la Red Multicolor.

Este servicio proporciona al poseedor de cualquiera de las tarjetas del sistema Upac la posibilidad de comprar sin efectivo, se pagan las compras directamente en la caja registradora con la tarjeta y digitando el número de identificación personal.

Los puntos de la Red Multicolor se encuentran en supermercados y cadenas comerciales entre otros, que han entendido la prioridad de servir al cliente como una necesidad vital, dándole al usuario la opción de adquirir los artículos de primera y segunda necesidad sin llevar efectivo en el bolsillo.


MAS SERVICIOS
Preocupados por el bienestar de sus ahorradores y cuentacorrentistas, las entidades financieras están creando continuamente nuevos servicios. El autobanco es uno de ellos.

Esto con el propósito de que el usuario haga sus operaciones desde su carro, evitando así la preocupación de encontrar un sitio donde estacionar y la angustia de no encontrar vigilancia para su vehículo. En el país existen varios autobancos como el del Banco de Colombia o el del Anglo Colombiano entre otros. La innovación en este servicio no podría ser sólo de los bancos, por ello Conavi, instala en Santa Fe de Bogotá y Medellín el sistema Auto Upac. Primera corporación de ahorro que ofrece este servicio, que próximamente se extenderá a las ciudades de todo el país.

AutoUpac es un sistema de atención rápida para retiros y consignaciones que el cliente podrá efectuar sin bajarse de su vehículo.

El usuario llega a uno de los puntos de atención y se comunica vía citófono con una de las empleadas de la corporación y solicita la operación que desee, marca su clave personal y envía su tarjeta Conavi por medio de los conductos neumáticos que se encuentren allí y la operación queda hecha.

Las ventajas que ofrece este nuevo servicio AutoUpac están siempre en beneficio del cliente.

Ideal para personas que tienen poca disponibilidad de tiempo, ya que por la rapidez y por los horarios extendidos en que opera, la posibilidad de hacer transacciones constantes no será ningún problema.

Ahora es el turno de las entidades financieras, que con su esfuerzo y profesionalismo a la hora de estudiar los beneficios para el cliente han alcanzado técnicas y servicios avanzados que facilitan y motivan el factor financiero de los colombianos.


TAMBIEN POR TELEFONO
Los avances de la tecnología no sólo han llevado a la eficiencia de un cajero electrónico o de una red de interconexión entre las diferentes entidades financieras. Conscientes de la falta de tiempo y el dinamismo de la vida moderna, especialistas norteamericanos en tecnología financiera decidieron implantar una nueva modalidad: el servicio de consulta, información y transacción por vía telefónica.

Este servicio que lleva años en el país del tío Sam, fue implantado en Colombia hace tres por el Banco Industrial Colombiano (BIC), después de un riguroso estudio que se llevó seis meses.

A través del AudioBic, el diente puede hacer consulta de saldos, transacciones de una cuenta de ahorros a una corriente o viceversa, informar el robo de una tarjeta, detener el proceso de un cheque y preguntar por el proceso de consignación, entre otros.

Sólo es necesario conseguir un teléfono digital, marcar el número del AudioBic en Bogotá o Medellín, digitar la clave personal y el servicio automáticamente contará el menú hablado con las operaciones que pueden realizarse.

Técnicamente, el AudioBic consiste en un microcomputador capaz de recibir llamadas y de establecer un diálogo con el cliente. Está dotado de un software en el que a través de un bocalcard se digita la voz del ser humano, en el caso de AudioBic, la de Iván Dario Trespalacios, funcionario del departamento de salarios del BIC en Medellín.

AudioBic recibe de 90 a 100 mil transacciones mensuales, cuenta con 10 líneas en Bogotá y 10 en Medellín, y recibe el 80 por ciento de las consultas que se realizan a la entidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.