Martes, 24 de enero de 2017

| 1995/04/03 00:00

SECTOR FINANCIERO

SECTOR FINANCIERO

LA OTRA ALTERNATIVA
Todo lo que usted quería saber sobre el 'leasing' y no se había atrevido a preguntar.
LAS COMPAÑIAS de leasing existen en Colombia desde la década de los 70. No obstante, hasta hace cerca de tres años esta modalidad de financiamiento comercial comenzó a popularizarse ampliamente en nuestro país y a ser utilizada no sólo por las grandes compañías. De hecho, entre 1992 y 1994, según la presidenta de la Federación Colombiana de Compañías de Leasing -Fedeleasing-, Marta Lucía Ramirez, las empresas dedicadas al leasing quintupticaron su negocio. En tan sólo dos años pasaron de 330.000 millones de pesos a tener más de un billón y medio de pesos en sus activos totales.
¿Qué es el leasing? Es una operación mediante la cual se obtiene la utilización de bienes de capital, a cambio del pago de un canon periódico -cuota-, con la opción de adquirirlo al final del contrato por una suma establecida de antemano. La duración del contrato de leasing varia de acuerdo con la vida útil, tanto técnica como económica, del bien que se arrienda. Los contratos más comunes tienen una duración de 18, 24 ó 36 meses.
Al finalizar el contrato, el arrendatario tiene cuatro posibilidades: devolver el objeto arrendado a las compañías de leasing, adquirir el equipo en las condiciones previamente pactadas, prorrogar el contrato o celebrar uno nuevo con cambio de equipo.
Las posibilidades del leasing son enormes. Prácticamente se puede hacer arrendamiento financiero de todo: desde grandes edificios y plantas industriales basta computadores y vehículos para uso particular. Existen múltiples modulidades de leasing practicadas en el país. Por ejemplo, están el leasing mobiliario e inmobiliario, dependiendo del tipo de bien que es objeto de la operación de arrendamiento.
De otra parte, están el leasing nacional y el internacional. En el primero, la empresa de leasing y el cliente se encuentran en un mismo país. En cambio, el leasing internacional consiste en un contrato efectuado entre una compañía del exterior y un locatario colombiano. En este caso los gastos de transporte y nacionalización corren por parte del cliente.
También existe el leasinq de importación, el cual consiste en la compra, por parte de la entidad leasing, de bienes en el exterior para la importación y arriendo en el país. En este caso, la compañía asume los gastos de flete y nacionalización. No obstante, estos gastos influyen en el valor del canon que paga el cliente.
Finalmente, está el lease-back, operación en la cual el proveedor y el locatario son la misma persona. En otras palabras, quien compra un bien se lo vende a una compañía de leasing y ésta se lo devuelve a título de leasing. Según Marta Lucía Ramírez las modalidades de arrendamiento financiero mas típicas en el mercado colombiano son el leasing mobiliario y el de importación.


UN POCO DE HISTORIA
A nivel internacional, el leasing nació a principios de la década de los 50. Pero de acuerdo con Agustín Guerra, gerente general de Leasing Occidente, no fue sino hasta mediados de la década de los 70 cuando la actividad de leasing apareció en nuestro país.
Durante sus primeros años de vida no fue muy representativo en Colombia. Para Guerra, el leasing aquí se comenzó a desarrollar plenamente hasta mediados de la década de los 80 y llegó a alcanzar altos niveles de crecimiento a partir de 1992. A pesar de que la industria del leasing apareció en Colombia mucho después que en la mayor parte del mundo, hay que reconocer el papel que han ejercido las empresas dedicadas a dicha actividad en nuestro país. Según las estadísticas del Grupo Financiero de Londres, a nivel mundial y de acuerdo con el volumen de la actividad de leasing, Colombia pasó de ser el país número 37 en 1988 a ocupar el puesto 23 en 1993. En América Latina sólo es superado por México y Brasil.
Los expertos en la materia creen que el crecimiento del leasing en el país obedecen a varias razones. La primera de ellas es que "el sector leasing se ha dedicado a apoyar ampliamente el proceso de modernización del aparato productivo colombiano que se dio a raíz de la apertura de mercados". Así lo enfatizó Marta Lucía Ramírez, quien además recalcó que la globaiización de la economía hizo que los empresarios colombianos buscaran invertir en nueva maquinaria y equipos que les permitieran aumentar su productividad para así poder competir a nivel nacional e internacional. En ese contexto, el leasing se convirtió en una gran alternativa.
De otra parte, Hernando Botero, gerente general de Leasing Mundial, considera que la actividad creció en los últimos años debido a cambios en la reglamentación de la actividad. Por ejemplo, la ley 35 de 1993 permitió a las empresas especializadas en leasing captar directamente ahorro del público hasta por un 35 por ciento del valor de sus activos. Antiguamente las empresas dedicadas a la actividad tenían que recurrir a un intermediario financiero para obtener los recursos necesarios para desempeñarse. Lo anterior encarecía las cuotas que los locatarios debían cancelar.
Finalmente, el hecho de que los colombianos comenzaran a conocer y entender los beneficios que trae esta modulidad de crédito al compararlo con otros sistemas de financiamiento tradicionales, hizo que aumentara el número de clientes. Para el gerente general de Leasing Unión, Ricardo Muñoz, "la gente ya le perdió susto al 'leasing' y se borró de la mente la idea de que éste es costoso, pues de hecho casi siempre resulta más barato que otras fuentes de financiación".


'LEASING' VS. CREDITO TRADICIONAL
Las comparaciones son odiosas, pero no por ello no se deben hacer. En cuanto a esta modalidad de endeudamiento el leasing presenta enormes ventajas a sus clientes. Los equipos que se adquieren a través de leasing se pagan con utilización. Es decir, las cuotas son canceladas a través de los ingresos que el bien arrendado produce. También es mucho más rápida y efectiva la tramitología cuando se solicita un leasing. Al respecto, Ricardo Muñoz enfatizó el hecho de que las fu entes tradicio na les de financiamiento exigen múltiples requisitos para obtener un crédito. En cambio a este tipo de compañías lo que les interesa es que el locaturio posea los conocimientos para generar suficientes recursos con el equipo que se le entregue.
Otra de las ventajas está en que es el único sistema que permite financiar el 100 por ciento del valor de un bien de capital, pues el arrendatario no debe desembolsar una cuota inicial. Además, los beneficios tributarios son mejores. Las cuotas de arrendamiento son consideradas como gastos, por lo cual son totalmente deducibles de la renta. Sumado a esto, los bienes objeto del leasing son parte de los activos de la entidad leasing, mas no del locatario. Por ello, este último se libera de la carga tributaria que generan los ajustes por inflación. Alejandro Trujillo, presidente de Leasing Grancolombiana S.A., considera que "no hay que vender al 'leasing' por sus ventajas tributarias, estas son secundarias. Hay que promocionar a las compañías como el socio que le proporciona el equipo necesario a aquellas personas que poseen oportunidades y conocimientos en alguna actividad productiva".


EL FUTURO
En la actualidad en Colombia funcionan aproximadamente 46 compañías de financiamiento comercial especializadas en leasing y la proyección es que este número siga aumentando. Sin lugar a dudas esta actividad seguirá creciendo en nuestro país. "El crecimiento de las compañías de 'leasing' va de la mano del desarrollo económico de un país", señaló uno de los expertos en la materia.
No hay que olvidar que Colombia se encuentra en pleno crecimiento económico. El proceso de apertura comercial obliga a los empresarios a incrementar su productividad para poder competir a un nivel internacional. En ese contexto, los empresarios colombianos necesitan alternativos de financiamiento y el leasing es una de ellas. En Colombia esta modalidad de endeudamiento se ha desarrollado más que todo a nivel industrial. Por ello, para Ernesto Burgos, gerente general de Leasing Ganadero, a nivel de personas naturales es un nicho del mercado que se debe desarrollar en el futuro. Mucha gente cree que sólo las grandes empresas tienen la opción del leasing como una vía de financiamiento.
Así pues, las perspectivas de la actividad en Colombia son alentadoras. Las compañías de leasing continuarán en su tarea de atraer cada vez más clientes del aparato productivo. En un tiempo no muy lejano no será raro encontrar personas que consiguieron su automóvil o su computador personal a través de un contrato de leasing.


QUE SE PUEDE ARREGLAR?

*Equipos de computación y de oficina.
*Equipos de telecomunicación.
*Máquinas industriales.
*Equipos de construcción y mineria.
*Plantas industriales.
*Vehículos y equipos de carga y transporte.
*Equipos médicos, odontológicos y de laboratorio.
*Equipos agncolas y pecuarios.
*Edificios comerciales e industriales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.