Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/3/1995 12:00:00 AM

SECTOR FINANCIERO

ALTA TENSION
La ley 100 de 1993 modifica sustancialmente la política médica del país y enfrenta la infraestructura del Estado con la organización privada de salud. ¿Cómo va a operar?
A TRAS QUEDAron los tiempos en que el empleado era el único beneficiario de la seguridad monopólica del Instituto de Seguros Sociales. Ahora, y gracias a la ley 100 de 1993, el trabajador no sólo puede afiliar a la familia sino que también tiene la oportunidad de escoger entre más de una posibilidad. Esto por cuenta de las Entidades Promotoras de Salud -EPS-, una figura que fue creada con el fin de recibir las afiliaciones, recaudar cotizaciones y contratar con las clínicas y hospitales que presten los servicios del Plan Obligatorio de Salud.
Las primeras interesadas en constituirse como EPS, por su estructura y cubrimiento, fueron las compañías de medicina prepagada, de las cuales Colmena, Sanitas, Bonsalud, Salud Total y Cafesalud fueron las cinco primeras aprobadas por la Superintendencia de Salud. A finales de enero también se aprobó a Unimec, que tiene entre sus socios a 19 cajas de compensación y actualmente se encuentran en estudio tres cajas de compensación familiar y dos compañías de seguros,.las cuales, junto con las aprobadas y el Instituto de Seguros Sociales, completarían un paquete de 12 entidades listas para prestar servicios y con plazo de tres meses para complementar y lanzar al mercado sus planes de salud a los colombianos. Estos, a la vez, deben escoger obligatoriamente una EPS antes de mitad de año o de lo contrario seguirán un año mas por cuenta de los Seguros Sociales, a la que le cambiaron por completo el escenario desde diciembre del año pasado cuando fue aprobada la ley.
Y no es para menos si se tiene en cuenta que, actualmente, es precisamente esta entidad la que tiene en sus manos la salud de buena parte de la clase trabajadora del país y que cuenta con la red de servicios más grande. Los cambios deberán ser de forma y contenido si se pretende conservar las 12 millones de consultas que recibe al año. Y para ello tendrá que entrar a competir con las entidades privadas en condiciones que le aseguren al usuario las mismas prerrogativas y facilidades que, sin duda, las EPS aprobadas le van a ofrecer.
Por cuenta de estos cambios el Instituto se está preparando de manera decidida. Como primera medida se ha puesto en marcha un plan completo para sistematizar todos los procesos, tanto médicos como administrativos del Instituto. La idea es que cada médico posea su propia base de datos conectada a nivel nacional con las historias clínicas de los pacientes. Esto con el fin de mejorar sustancialmente la disponibilidad de información y acabar con los malos recuerdos del pasado -que incluian la demora de trámites, largas colas y el desorden en los datos-. Se calcula que en siete meses los colombianos podrán contar con este avance y que los costos serán de 31.000 millones de pesos, aproximadamente. Actualmente se encuentran 97 computadores iniciando el programa. Se trata, y dado el volumen de usuarios, de imprimirle al ISS la imagen de empresa ágil y segura acorde con los tiempos modernos.
La estabilidad de la compañía es otro de los puntos que actualmente más preocupa a los colombianos. La idea es escoger una empresa que demuestre una seguridad que garantice un impecable cubrimiento y, hasta el momento, tanto las EPS privadas como los Seguros Sociales cuentan con capitales que, bien manejados, asegurarán una prestación de servicios constante. El ISS, por ejemplo, cuenta con reservas de más de un billón de pesos, Bonsalud con 2.573 millones, Salud Total con 3.021 millones, Salud Colmena con 1.000 millones y Sanitas también con 1.000 millones de pesos, entre otras.

CUBRIMIENTO TOTAL?
Con todo esto, es claro que falta muy poco antes de que la verdadera lucha por el poder empiece. Para ello el colombiano promedio debe tener muy claro qué aspectos cubre el Plan Obligatorio de Salud que aprobó la ley 100 y, asimismo, qué deja por fuera. De esta manera será más claro diferenciar entre una EPS y otra por la calidad y el cubrimiento de sus servicios. La ley contempla cubrir toda clase de urgencias, consulta externa con el médico general, consulta de especialista remitido por el médico general, exámenes de laboratorio, diagnóstico, rayos X, hospitalización, cirugía, maternidad, odontología básica y medicamentos esenciales. Todas las enfermedades recibirán atención ya que no existen preexistencias y aquellas que son de alto costo serán cubiertos después de uno o dos años de afiliación, y dependiendo de su complejidad. Para ello también se tomará en cuenta el tiempo de cotización con el ISS. El plan cubre a la esposao e hijos menores de 18 años o hasta los 25, si todavía son estudiantes dependientes. Si el beneficiario es soltero cubrirá a los padres y hermanos, también hasta los 25 años si son estudiantes y dependen del trabajador. La ley también contempla la unión libre y beneficia tanto a la compañerao como a sus hijos.

LOS DETALLES
El tiempo que hay que esperar para que una enfermedad de alto riesgo pueda ser cubierta dentro del plan de salud y otros aspectos que no se contemplan, ha dado paso para que todas las EPS se encuentren perfeccionando los llamados planes complementarios de salud -que a la larga serán los puntos claves de competencia y diferenciación entre una y otra EPS-.
Estas diferencias ya comenzaron a ser evidentes y aunque en ocasiones son sutiles, sí pueden marcar e influenciar al usuario en el momento de escoger. Según Germán Solarte, gerente general de Sanitas, esta se caracteriza por cubrir -100 por ciento- tratamiento y enfermedades de alto riesgo como el sida y sus complicaciones, además de la entrega de medicamentos a domicilio, terapia del lenguaje, nutrición, optometría y 'hoteleria' de cinco estrellas en cuanto a instalaciones médicas se refiere.
Carlos Cano, gerente de Bonsalud, y Consuelo González, presidenta de Salud Total, por su parte, hacen especial énfasis sobre sus planes complementarios, que son los únicos autorizados por la Superintendencia y que fueron creados especialmente para tal fin. También son, hasta ahora, los únicos que han incluido la cirugía estética dentro de sus propuestas con ligeras diferencias, como que Salud Total contempla la cirugía correctiva de la miopía, enfermera en casa y cama de acompañante, mientras que Bonsalud incluye toda clase de accesorios como medias elásticas especiales, corsés y muletas, entre otros. Ambos contemplan el tratamiento del sida y el cáncer con sus complicaciones. El Instituto de Seguros Sociales, en cambio, posibilita cualquier trasplante, incluido el de médula ósea. Y facilita tratamiento de infertilidad, que hasta el momento no es desarrollado por ninquna EPS. También, y si es necesario, existe la posibilidad de remitir el paciente al exterior. Actualmente hay dos en Houston recibiendo atención médica altamente especializada. Todo esto hace parte de las nuevas políticas del ISS que, según Antonio Yepes Parra -presidente de esta institución-, serán enfocadas hacia la descentralización, hacia nuevas políticas de cultura organizacional y, finalmente, a combios drásticos del modelo de salud.
Con todo lo anterior, escoger puede que no sea fácil pero tener acceso rápido a cualquiera de estas facilidades sí lo es. Basta con manifestar por escrito a la empresa, con 30 días de anticipación, la elección hecha y diligenciar un formulario básico de datos. De esta manera el empleador hace los trámites necesarios para que el 12 por ciento de aporte llegue directamente a la entidad beneficiada. Es bueno saber que el usuario queda cubierto en urgencias y maternidad y a partir de la cuarta semana en todos los demás servicios.
Por ahora la Superintendencia ya autorizó, para el ISS, una cobertura de 8.558.909 beneficiarios y para las EPS de 1.420.000 personas, con todo y usuarios potenciales como son las familias de los afiliados.
Y, por lo pronto, todo parece indicar que hay que alquilar palco para observar la competencia que se avecina y para ser testigos de cómo, poco a poco, las compañías de medicina prepagada van desapareciendo. Desde ya los colombianos se están dando cuenta de que no tiene sentido pagarle a una entidad de medicina prepagada si se puede tener el Plan Obligatorio de Salud para toda la familia, subsidiado en parte por el patrono, y el plan complementario cubierto por el empleado pero con un costo casi que del 50 por ciento menos de lo habitual. Esto, unido a las EPS por venir, demostrará a mediano y largo plazo si hay cama 'pa'tanta' gente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.