Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2011 12:00:00 AM

Seducción virtual

SEMANA mide la temperatura sexual de los colombianos y revela sus prácticas más frecuentes, las menos apetecidas, sus fantasías, mitos y creencias.

La tecnología llegó al sexo para quedarse. El intercambio de mensajes de texto, los correos electrónicos con contenido sexual, los chats y las videollamadas están ganando territorio entre las preferencias sexuales de los colombianos. En el mercado internacional ya circulan modernos softwares y vibradores wi-fi que se controlan con el celular para darle estímulos a distancia a la pareja.

¿Por qué es atractivo el sexo en la web?

Porque es una forma novedosa de desear, seducir y excitarse. Con solo hacer un clic, los cibernautas pueden cumplir cualquier fantasía que no se animan a concretar de otra manera por temor a ser censurados: parejas que chatean con otras parejas en una especie de 'swinger virtual', hombres y mujeres que interactúan con personas del mismo sexo, fetichistas, transvestistas, entre otros. Además, no hay secreciones molestas, contagios, embarazos indeseados ni compromisos afectivos. Para el especialista en sexología clínica Ezequiel López, el sexo virtual puede ser interesante como un primer acercamiento, cuando existe distancia geográfica o como un estimulante para el individuo o la pareja.

¿Quiénes y en qué ciudades practican el sexo virtual con más frecuencia?

Según la encuesta de SEMANA, quienes realizan más esta práctica son las personas entre los 25 y los 34 años, con 39 por ciento, seguido por los adultos entre 35 y 44 años, con 34 por ciento. Para sorpresa de muchos, los jóvenes entre los 18 y los 24 años aparecen en el tercer lugar, con 32 por ciento. En cuanto a las ciudades, Bogotá encabeza la lista con el 38 por ciento.

¿El sexo virtual es realmente sexo?

El sexólogo clínico Juan Carlos Kusnetzoff lo define como sexo sin cuerpo, sin caricias, sin ojos frente a otros ojos. Pero si tenemos una perspectiva amplia y desde el punto de vista de López, esta es una práctica sexual en la medida en que hay interacción erótica, juegos, pensamientos sexuales, excitación y orgasmos.

¿Se puede alcanzar un orgasmo en línea?

Sí. De acuerdo con la psicóloga y sexóloga Elizabeth Gutiérrez, "en el sexo virtual se exploran otras zonas erógenas con estímulos como jadeos, diálogos explícitos, imágenes y juguetes eróticos que activan la imaginación". Sin embargo, el encuentro físico es insustituible. "Nada reemplaza la química que se genera en el roce de los cuerpos, la percepción de los olores y sabores propios y del otro, el ir y venir de las caricias, las miradas y las palabras dichas al oído", agrega López.

¿Los contactos sexuales en internet califican como infidelidad?

Cada pareja debe establecer los límites entre lo prohibido y lo permitido. Para algunas, un encuentro que no pase las barreras de lo virtual es insignificante, mientras que para otras, como lo comenta Kusnetzoff, es motivo de preocupación y consulta. "Aunque no pueden calificarse como infidelidad, existen mujeres sensibles que se sienten abandonadas y protagonizan escándalos porque sus compañeros recurren a la pornografía y a los chats eróticos, entre otros".

¿Hay riesgos en el cibersexo?

El sexo virtual puede ser fuente de frustraciones. Según Octavio Giraldo, autor del libro Nuestras sexualidades, quienes lo practican se enfrentan a dos peligros: abandonar otras actividades por estar conectados en busca de un orgasmo o sustituir el sexo presencial con sus bondades, por un remedo de relación virtual. Existen también riesgos externos como el encuentro real con delincuentes que se aprovechan de las ilusiones o excitaciones de otras personas.

¿Es frecuente pasar del plano virtual al real?

La sexóloga Elizabeth Gutiérrez Flórez señala que la mayoría de las veces se busca experimentar nuevas sensaciones y dar rienda suelta a la imaginación y a las fantasías que no pueden realizar con sus parejas por falta de confianza o de comunicación. "Sin embargo, hay quienes no aguantan las barreras de la red y terminan haciendo física la relación virtual". Para Ezequiel López, esta es la excepción, no la regla. Los encuentros físicos muchas veces no se dan por dificultades como la distancia o el dinero, por miedo al enamoramiento o a problemas con la pareja estable.

¿Cómo perder la virginidad virtual?

Kusnetzoff recomienda estar solo, atreverse a chatear, participar en los foros y en las redes sociales y descubrir las múltiples opciones que ofrece la red. Además, López Peralta resalta que esta es una exploración, como ocurre en la sexualidad real, y por eso es importante tener claro cuál es la fantasía, hasta dónde se quiere llegar y estar seguro de que la otra parte tiene las mismas expectativas.

¿Puede llegar a ser una adicción?

En algunos casos se hace una práctica exclusiva que deja de lado la sexualidad en "tres dimensiones". La persona puede gastarse muchas horas al día en el sexo virtual. A veces, hasta se pone en riesgo el trabajo o la pareja, por lo que es necesario pedir ayuda psicoterapéutica.

¿Cuáles son las novedades para los amantes en la red?

Vibradores, masajeadores y otros juguetes que se pueden conectar a dispositivos móviles como celulares, están causando sensación gracias a que pueden ser controlados remotamente por otra persona. Recientemente se lanzó un masturbador que permite establecer interacción entre las parejas, ya que sus sensores transmiten los movimientos del otro, para lograr la estimulación mutua. También existen videojuegos 3D que permiten a los jugadores usar manos virtuales para tocar a los personajes, tener sexo con una enfermera, o con la actriz porno Jena James, o recrear otro tipo de fantasías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.