Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/2009 12:00:00 AM

Sembrando futuro

Más allá de los extensos surcos de café, Caldas le apuesta a diversificar su vocación agrícola y desarrollar el sector rural.

Caldas es un departamento donde el café se produce en grandes cantidades. Desde hace cinco décadas, buena parte de su vocación agrícola gira en torno a este cultivo que tiene a la región como la segunda mayor productora del grano en el país.

Ese sector, representa en promedio el 10 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB del departamento y además sostiene a por lo menos 41.000 familias cafeteras.

Pero como todo lo que sube tiende a bajar, la caída en el precio mundial del grano tiene contra las cuerdas a los pequeños caficultores del país, y prendió las alarmas en la clase dirigente de Caldas. Surgió la necesidad de dar un timonazo a la manera como se vienen explotando las 145.620 hectáreas agrícolas y propender con ello un verdadero desarrollo rural. ¿Pero, cómo cambiar una vocación que por décadas ha sido el sustento de miles de familias campesinas?

Ese es uno de los principales retos que hace 18 meses enfrenta el equipo de trabajo de la secretaría de Agricultura de la Gobernación de Caldas, desde donde se trazó una política agraria integral que en síntesis lo que busca es diversificar los cultivos en medio de las 83.000 hectáreas sembradas con café y donde el 56 por ciento de la tierra existente en la región es utilizada en ganadería extensiva, “No le estamos pidiendo a la gente que abandone el café, por el contrario la estamos fortaleciendo al crear nuevas alternativas productivas”, precisó Hernán Zuluaga Serna, secretario de Agricultura de Caldas, tras explicar que lo que pretenden es hacer del sector agropecuario de Caldas la mejor empresa.

Si bien el tema está en pañales, en materia de cifras ya hay resultados que sorprenden. Por ejemplo, hoy el departamento tiene en marcha cinco grandes proyectos de cadenas productivas, algunos de ellos en marcha, alrededor de frutas, caña panelera, higuerilla, cacao y caucho. Involucran unas 78.000 hectáreas e inversiones cercanas a los 33.000 millones de pesos, en apoyo o convenios con el gobierno nacional, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la empresa privada nacional y extranjera.

Frutas y más frutas
Una de las bondades de Caldas es que se trata de una región con diversidad de climas. De ahí que territorialmente el departamento se dividió en seis subregiones que agrupan sus 27 municipios: Magdalena Caldense, Oriente, Centro Sur, Norte, Occidente Alto y Occidente Bajo. Dicho en palabras más simples, es una verdadera despensa agrícola.
De ahí que este sector se perfila como uno de los más prometedores en la materia. Por ejemplo, sólo en plátano el departamento ya tiene diversificadas casi 20.000 hectáreas que crecen junto al café. “Es el producto número uno en la zona”, explicó Adrian Hoyos, caficultor que tiene una finca en la vereda el Horro, jurisdicción de Anserma. Explicó que desde hace varios años cultiva plátano, porque “la rentabilidad es del 65 por ciento, mientras que hoy el café arroja pérdidas de 5.000 pesos por cada arroba”, aseguró.
El aguacate también parece florecer en esas tierras. Hoy la región cuenta con 1.155 hectáreas cultivadas por 300 campesinos y la meta es llegar a 5.000 hectáreas. Sumado a ello, parte de esa expansión contará con el apoyo de inversionistas chilenos, que buscan extraer aceite natural a partir de aguacate.

Otro producto que endulza la economía campesina de Caldas es la caña panelera. De hecho, la región ya cuenta con 15.642 hectáreas de tierra sembradas donde produce 76.120 toneladas de azúcar al año.

Hay un cultivo que ya brota en catorce municipios: el cacao. En esas localidades del occidente y oriente de la región, cinco asociaciones se encargan de coordinar la cosecha del fruto en 1.773 hectáreas y su meta es establecer una cadena productiva tendiente a suplir la demanda por parte de la empresa de chocolates Lúker, asentada en Caldas.

Caucho e higuerilla
El oriente caldense es un laboratorio agrícola que busca convertir a esta región en la mayor productora de caucho. Hoy municipios como Victoria, Marquetalia y Samaná reúnen a 250 caucheros que lideran la siembra de 962 hectáreas. Sumado a ello, el Gobierno Seccional adelanta la instalación de un vivero para 120.000 árboles de caucho. La inversión alrededor de esta cadena productiva se calcula en 760 millones de pesos.
Pero quizás el proyecto agrícola más ambicioso de Caldas gira en torno a la siembra de higuerilla y Jatropha, para la producción de biocombustibles (semillas de la que se extrae aceite no comestible, usado esencialmente para la producción de combustibles).
El programa que ya se encuentra en etapa de puesta en marcha, prevé sembrar 12.000 hectáreas de tierra y construir seis módulos que se calcula podrán procesar 20.000 toneladas entre biodiesel y biolubricantes. La inversión calculada para el proyecto es de 30.000 millones de pesos, “Las plantas procesadoras se construirán con inversión de los coreanos”, explicó Gabriel Salazar, asesor del proyecto, quien agregó que buscan focalizar la cadena productiva al tema de los bioquímicos usados en pinturas, lacas y prótesis, entre otros.

Si bien el tema aún sigue en el papel, las inversiones iniciales y los estudios efectuados prometen que será una realidad a más tardar en marzo de 2010. De hecho, en la actualidad la Gobernación ya invirtió 495 millones en un proyecto de investigar y sembrar higuerilla y jatropha en Caldas. Así mismo, 650 productores fueron capacitados en transferencia de tecnología alrededor de ese cultivo.

A todas esas cadenas se suman programas específicos de atención integral a las comunidades campesinas, tales como el modelo Agro Solidario, que pretende eliminar los intermediarios del proceso de producción, transformación y distribución de las cosechas. Todo ello sumado a los planes de agricultura limpia e incentivos al ahorro para jóvenes rurales, que ya suman 1.595 beneficiarios.

El tiempo dirá si este timonazo a la agricultura en Caldas está llamado a convertirse en el nuevo horizonte para el desarrollo rural de una región donde el 30 por ciento de sus 976.000 habitantes vive en el campo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.