Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1994/12/12 00:00

SESENTA AÑOS DE MONARQUIA

La historia del Concurso Nacional de Belleza de Cartagena es una historia de anécdotas, curiosidades, escándalos, alegrías y sinsabores.

SESENTA AÑOS DE MONARQUIA

MUCHA AGUA ha corrido por debajo del puente desde aquel 3 de enero de 1934 cuando Colombia coronó a su primera soberana: Yolanda Emiliani Román, candidata por el departamento de Bolívar.
En el transcurso de estos 60 años el Concurso Nacional de la Belleza ha elegido 42 reinas. Al repasar las hojas amarillentas de los periódicos y las revistas, los datos curiosos y la trascendencia del evento para todos los colombianos colocan, sin lugar a dudas, al reinado de belleza como la fiesta más importante del país. Estas son algunas de las cifras y los datos curiosos que hacen parte de la historia del reinado:

- El año pasado se rompió el récord de asistencia, con 29 representantes, mientras que 1949 ha sido el año en que menos candidatas, se hicieron presentes en Cartagena; siete.

- Valle del Cauca ha sido el departamento que en más ocasiones ha ganado la corona: siete veces sus representantes han obtenido el título de Señorita Colombia.

- De los 196 jurados que han tenido en sus manos la responsabilidad de elegir a la Señorita Colombia, tan sólo 33 colombianos han conformado ese selecto grupo.

- Entre las variaciones más significativas que el certamen ha tenido ha sido la de enviar representantes por ciudades y no por departamentos. Eso ocurrió entre 1963 y 1965.

- Los archivos del reinado afirman que en 1949 el segundo lugar quedó empatado entre las candidatas de Antioquia y Valle.

- También señalan esas reminiscencias que dos parejas de hermanas han ceñido la corona. Ellas son Martha Ligia y Luz Helena Restrepo González, por el Atlántico (1962-1967), y las bogotanas Shirley y Julie Pauline Sáenz (19771982). En 1993 Katty Sáenz fue elegida virreina.

- En los 60 años de historia dos soberanas de la belleza han fallecido: Yolanda Emiliani Román, quien fue la primera reina elegida en Cartagena, y Leonor Duplat San Juan, quien en 1963 se alzó con el título.

Los departamentos de Bolívar y Atlántico han estado presentes con sus candidatas en todas las ediciones del concurso.
Otro dato curioso en estos 60 años de vida es que seis reinas han tenido la oportunidad de ver competir a sus hijas en Cartagena.

Pero no todo ha sido color de rosa durante estas seis décadas. Después de que, en 1934, se realizara el primer concurso, transcurrieron 13 años para su reanudación. En 1947, mediante un acuerdo emanado de la alcaldía de Cartagena, se fijó al Corralito de Piedra como sede única y permanente del concurso y se dictaminó que se celebraría durante las fiestas novembrinas. En 1949 de nuevo el reinado pasó las duras y las maduras. Con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el país se convulsionó y, faltando seis días para el comienzo de los actos oficiales del concurso, el gobierno declaró el toque de queda y la ley seca. Sin embargo los organizadores del certamen lograron que para las celebraciones en La Heroica se levantaran las drásticas medidas. El alto gobierno accedió, pero prohibió las fiestas de disfraces.


50

EN LA DECAda de los años 50 se produjeron grandes cambios en el concurso. En 1951 las directivas decidieron, para evitar malos entendidos, que el jurado estuviera integrado sólo por extranjeros. Ese año estalló también el primer escándalo a raíz de que, por primera vez, las participantes desfilaron en vestido de baño.

En 1955 por poco se suspenden las fiestas debido a que en Cartagena se presentó un racionamiento de agua y hubo necesidad de contratar carrotanques en Barranquilla para abastecer a los hoteles. En ese año también por primera vez el show central estuvo a cargo de artistas internacionales. Se presentaron el maestro Agustín Lara y la declamadora Bertha Singerman.

En 1957 el concurso se dio a conocer internacionalmente. Los medios de comunicación llevaron la imagen a varios países latinoamericanos y a dos canales estadounidenses. Una foto de la coronación apareció en la primera página de un periódico londinense. A partir de ese año doña Teresa Pizarro de Angulo apareció en la junta directiva como vicepresidenta de la organización del concurso.

En 1959 la Iglesia intervino en la polémica del vestido de baño: la representante del Valle, Stella Márquez Zawadzky, quien fue elegida Señorita Colombia, pidió al Nuncio Apostólico que intercediera ante los organizadores para que le permitieran no desfilar en vestido de baño para no perder su cupo en el colegio. Al final, el problema se solucionó y la candidata se presentó en shorts ante el jurado.



60

EN LA DECADA DE los 60 los postizos, las pelucas y las pestañas postizas hicieron parte de los nuevos accesorios que llevaron las candidatas a Cartagena. Los asistentes al reinado fueron sorprendidos, porque cada vez que las representantes de los distintos departamentos salían a desfilar lo hacían con una peluca diferente, a tal punto que en un momento determinado nadie sabía quién era quién. Las pavas, las sombrillas, los sombreros, los guantes y las carteras se impusieron en esos años como accesorio infaltable para las candidatas. En cuanto a los vestidos de baño, la moda seguía fiel a los enterizos.

A comienzos de esa década el desfile en traje de baño era una prueba por la que muchas se negaban a pasar. En 1962 la antioqueña Rocío Cook Jaramillo, quien quedó de princesa, aceptó desfilar en vestido de baño, pero llevando una especie de ruana encima para protegerse de las miradas.

En 1965 el reinado se vistió de luto: un incendio en el mercado público, en el cual murieron 180 personas, hizo que las fiestas novembrinas estuvieran a punto de ser canceladas.

Pero entre 1966 y 1968 las festividades en Cartagena entraron en la era del destape. Las minifaldas y las modas go-gó y ye-yé marcaron la pauta. En cada uno de los desfiles las candidatas lucieron trajes atrevidos y los conservadores vestidos de baño dieron paso a diminutas prendas que resaltaban la figura y generaban incluso editoriales de prensa. El reinado dejó de ser también un evento de fotos en los periódicos. Fue en 1969 cuando, por primera vez, se transmitió por televisión la velada de coronación. Los maestros de ceremonia fueron Otto Greiffenstein y Judy Henríquez.



70

LA DECADA COmenzó bien para los caldenses: su diminuta candidata, Piedad Mejía Trujillo, conquistó la primera -y la única- corona para ese departamento, que es la tierra natal de la también única Miss Universo colombiana, Luz Marina Zuluaga, quien fuera virreina en Cartagena en 1957. Piedad fue también la protagonista del primer escándalo del reinado: renunció a la corona para casarse.

Al año siguiente, cuando Piedad entregó la corona a la candidata del Atlántico, María Luisa Lignarolo, los colombianos pudieron observar, por primera vez, la transmisión del Concurso Nacional de la Belleza por televisión.

Para 1975 el jurado tuvo una idea que, aunque pareciera lógica, por poco origina un problema: el jurado, con metro en mano y ante el público, decidió comprobar si las medidas de las concursantes eran exactas o ellas estaban mintiendo. En esa ocasión también se les exigió presentarse sin maquillaje ante el jurado. Algunas candidatas anunciaron que se retirarían del concurso. A pesar de las protestas, los jurados verificaron -como ya dijimos-, metro en mano, los consabidos 90-60-90 que la gran mayoría de las candidatas no reunía estrictamente. La ganadora de esta gran prueba fue la bogotana María Helena Reyes. La primera corona para la capital de la República provocó un verdadero carnaval entre los cachacos, quienes durante 23 años habían esperado ese momento. Meses después los bogotanos volvieron a lanzarse a las calles cuando María Helena quedó entre las finalistas en Miss Universo.

Para muchos, los 70 fueron la época dorada del concurso, pues se hizo mayor énfasis en elegir mujeres que representaran la belleza típica de las colombianas. Los rostros de Ella Cecilia Escandón, María Luisa Lignarolo, Piedad Mejía y Aura María Mojica hicieron época. Y, de hecho, en el reciente evento que reunió en Cartagena a las ex reinas para celebrar los 60 años del Concurso, la opinión general fue que, a pesar de haber transcurrido 20 años, ellas siguen siendo tan lindas como entonces.

Era la época de las maxifaldas y los zapatos con plataforma. Y aunque el desfile en vestido de baño ya no causaba mayores traumas a las candidatas, e incluso se imponía el traje de dos piezas, la verdad es que a algunas, muy tímidas, este trance casi las hizo renunciar a la candidatura. Es el caso de Aura María Mojica, uno de los cuerpos más lindos que se han visto en Cartagena.




80

LA DECADA DE LOS 80 TRAJO UN gran cambio para el reinado: por primera vez el concurso fue transmitido por la televisión en color. Y, a partir de 1982, el evento se salió del teatro Cartagena para trasladarse al Centro de Convenciones.

En esta década La Guajira conquistó la corona por primera vez en 1985, con María Mónica Urbina, quien llegó a ser primera princesa en Miss Universo. Tres años después, en 1988, ese departamento repitió con María Teresa Egurrola.

Sin duda, de todas las reinas de estos 10 años la inolvidable ha sido Susana Caldas, elegida en 1983, y quien ha sido la reina más consentida de los colombianos. Otra reina que conquistó el corazón de los colombianos fue Nini Johanna Soto, quien inició la lista de reinas de la década de los 80. Ese año el Concurso Nacional de la Belleza había perdido la franquicia del reinado de Miss Universo y la bella santandereana viajó a representar al país en Miss Mundo, y quedó de virreina.



90

EN LOS ULTIMOS años el Concurso Nacional de la Belleza ha transitado por un camino de espinas. Para empezar, fue la virreina, Adriana Rodríguez quien, en 1991, entregó la corona a Paola Turbay, en reemplazo de Maribel Gutiérrez Tinoco, quien renunció al reinado para contraer matrimonio. Desde ahí comenzó la época quizás más difícil del concurso. Los constantes rumores sobre la aparición de dineros calientes para financiar a las concursantes sembraron un manto de duda sobre el certamen, a tal punto que para esta última edición fue necesario introducir grandes cambios. Pero no todo ha sido amargura. Las últimas tres reinas han estado a punto de lograr la corona de Miss Universo. Paola Turbay, Paula Andrea Betancur y Carolina Gómez han quedado como virreinas en el certamen universal, a un paso del logro alcanzado hace 34 años por Luz Marina Zuluaga. Esto hace parte de los sueños que genera el reinado. Cada año los colombianos suspiran porque su reina obtenga la corona universal.


Hoja de vida del concurso
1934- 1994

- Reinas elegidas: 42
- Candidatas que han participado: 678
- Año con mayor número de participantes: 1993, con 29
candidatas
- Año con menor número de participantes: 1949, con 7
candidatas
- Departamento que ha obtenido más coronas: Valle, con 7
reinas.
- Número de jurados que han elegido Señorita Colombia: 196,
de los cuales sólo 33 han sido colombianos
- Hermanas coronadas: Martha Ligia y Luz Helena Restrepo, de
Atlántico, en 1962 y 1967. Y las bogotanas Shirley y Julie
Pauline Sáenz, en 1977 y 1982.
- Soberanas fallecidas: Yolanda Emiliani Román, elegida en
1934, y Leonor Duplat Sanjuan, elegida en 1963.
- Departamentos que han estado en todos los concursos:
Bolívar y Atlántico
-Candidatas que han visto a sus hijas competir en
Cartagena: 6

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.