Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2005/05/29 00:00

Sexo 2005

Verdades y mentiras sobre la sexualidad de los colombianos. SEMANA revela los resultados de su encuesta anual.

Sexo 2005

Hace más de 30 años, Woody Allen dio un golpe certero con Todo lo que quiso saber sobre sexo y nunca se atrevió a preguntar. La película dio en el clavo: los fetiches, las frustraciones, las fantasías sexuales de la gente, todas enmarcadas en la duda porque -aunque el sexo aparece en la mayoría de las conversaciones de corredor y comedor- hablar de sexo abiertamente y sin tapujos no es tan fácil.

En Colombia la gente habla de sexo. Algunos se animan a confesar, otros prefieren negar. Algunos alardean y otros minimizan. Usualmente lo hacen con más tranquilidad y franqueza cuando hablan sobre la vida sexual de los demás, no de la propia. Para sacar el tema de los consultorios de los sexólogos o los terapeutas de pareja, y que los colombianos hablaran en 'plata blanca' sobre sus preferencias, tendencias, conocimientos en relación con el sexo, SEMANA hizo, por primera vez hace 10 años, una encuesta nacional sobre el tema. Los resultados no fueron sorpresivos sino más bien previsibles, muy acordes con una sociedad conservadora, tradicionalista y mojigata. Pero el tiempo ha pasado agua ha corrido por debajo del puente. En esta década -con aciertos y desaciertos- se puso en marcha el programa de educación sexual en los colegios. Aunque ha sido bastante cuestionado, por lo menos ha permitido que la sexualidad deje de ser un tabú del que sólo se puede hablar en secreto durante las horas del recreo. En estos 10 años el aumento de las cifras del VIH fortaleció las campañas de concientización y prevención. La masificación de Internet globalizó, entre otras cosas, la pornografía, pero también les abrió un abanico de información a quienes no se atreven a preguntar, aunque sea mucho lo que quieren saber sobre el sexo.

Este año los colombianos volvieron a contestar para SEMANA sobre su sexualidad. Los resultados revelan cambios en la percepción y aceptación de algunos temas, pero son sutiles. En esta oportunidad se les preguntó sobre temas que van desde la masturbación, la fidelidad, el uso de líneas calientes hasta la satisfacción sexual y las prácticas novedosas en Occidente como el sexo tántrico. Los resultados delimitan el mapa de la sexualidad de los colombianos y los accidentes geográficos que conforman ese territorio íntimo. En él se encontraron datos muy interesantes.

¿Verdades o mentiras?

En aras de la satisfacción sexual, quedan claras dos cosas: la gente prefiere las relaciones sexuales convencionales al sexo oral, y las parejas heterosexuales que conviven bajo un mismo techo dicen estar más satisfechas que los que no están casados o en unión libre. Ocurre lo contrario con los homosexuales solteros que dicen estar mucho más satisfechos que las personas que viven en unión libre.

Hombres y mujeres quieren dejar 'bien paradas' a sus parejas. Por eso casi 80 por ciento dice que disfruta el sexo tanto como su par. Pero los que se animan a ser más francos revelan que los hombres disfrutan más que las mujeres durante los acercamientos sexuales.

La frecuencia con la que se tienen relaciones sexuales no parece estar ligada a la satisfacción. Sólo un pequeño 3 por ciento las tiene diariamente, 35 por ciento varias veces por semana y 18 por ciento una sola vez a la semana. La mayoría de las colombianas está conforme con el ritmo de su vida sexual, sólo 17 por ciento quisiera tener coitos con más frecuencia. Por el contrario, casi 30 por ciento de los hombres quisiera aumentarla. También hay un sorprendente 12 por ciento -entre hombres y mujeres- que quisiera tener menos relaciones sexuales de las que tiene actualmente.

Una de dos, o los hombres 'chicanean', o las mujeres mienten. Cuando se les preguntó en qué cita tienen relaciones sexuales cuando están saliendo con alguien del sexo opuesto, el 10 por ciento de los hombres dice que en la primera cita contra 1 por ciento de las mujeres que admite tenerlas en el primer encuentro. ¿Acaso ese 10 por ciento masculino sale con el mismo 1 por ciento femenino? La duda sobre la verdad de la respuesta, queda. En general, la mayoría de los colombianos dice tener relaciones sexuales después de la cuarta cita y no estar de acuerdo con tenerlas con una persona de ocasión. Lo curioso es que, los que están más de acuerdo con estos encuentros furtivos son los mayores de 60 años.

El placer de los sentidos

Aunque menos de la mitad de las personas cree que la pornografía no ayuda a hacer la vida sexual más interesante, ocho de cada 10 hombres consulta páginas pornográficas en Internet, revistas porno, usa los servicios de líneas calientes o ve películas pornográficas. Las mujeres siguen siendo mucho más tímidas para esas prácticas, o por lo menos para confesarlas. Uno de cada cuatro hombres admite haber pagado en algún momento por tener sexo y el 4 por ciento confiesa haber ido a espectáculos de sexo en vivo durante el último año.

El año pasado el 71 por ciento de las personas dijeron que nunca habían sido infieles. Esta cifra, difícil de creer, se mantuvo, con una débil variación. Lo significativo es que en esta oportunidad la mitad de los hombres admite haber sido infiel a su esposa. Las mujeres, por el contrario, parecen ser fieles a su compañero.

Cuando de orgasmos se trata, las diferencias entre géneros saltan a la vista. Los hombres más que las mujeres alcanzan el clímax cada vez que tienen un encuentro sexual. Las razones son diversas. La genitalidad de los hombres es mucho más simple, el 'sexo débil' en cambio tiene distintas formas de llegar al orgasmo: por la vía vaginal o por la estimulación del clítoris. Esta zona, relegada por algunos hombres y desconocida para otros, es la fuente más certera del placer femenino. El 7 por ciento de las mujeres dice sufrir de anorgasmia, una disfunción que puede ser sicológica o fisiológica "a veces es sólo falta de estimulación correcta", dice el doctor Carlos Arturo Díaz Támara, ginecólogo. El porcentaje, sin embargo, no es muy preciso porque muchas mujeres, especialmente las de nivel cultural bajo, no consultan. "Muchas tienen vidas sexuales miserables, pero creen que la sexualidad es así, que es un deber que tienen con el marido y por eso no consultan. Y muchas veces es un asunto médico o de orientación", dice el doctor Díaz. ?

Yo también tuve 20 años...

Los hombres tienen mayor conocimiento sobre las disfunciones que padecen. Más del 30 por ciento admite sufrir alguna: la más común es la eyaculación precoz, después la eyaculación retardada, seguida por la disfunción eréctil. El grupo más afectado es el de la tercera edad. Sobre lo que no queda duda, más allá de las enfermedades, es que a partir de los 45 años empieza a perderse significativamente el deseo sexual. Esta es la razón por la cual las personas compran pastillas para la disfunción eréctil en una afanada búsqueda por recuperar la intensidad sexual de otros días.

Primípara virgen

Durante años un popular grafito ha hecho carrera en las universidades: 'Primípara virgen: a final de semestre no serás ni lo uno ni lo otro'. Este, más que un adagio parece ser una sentencia. La prueba la dan los resultados: el 35 por ciento de los adolescentes ha tenido relaciones sexuales, cuando llega la época universitaria esta incidencia sube al 82 por ciento.

Aunque las campañas para el uso del condón son recurrentes, los resultados del año pasado frente a los de este año muestran un descenso de 11 puntos en el uso del preservativo. Con insistencia se les pide a las mujeres que el condón lo carguen ellas, pero la realidad es otra. Claramente son los hombres quienes toman la iniciativa de usarlo. Más preocupante aún es que la mitad de los colombianos -hombres y mujeres- admiten no usar ningún método anticonceptivo en sus relaciones sexuales.

Finalmente, la encuesta confirma lo que es un secreto a voces: una de cada tres mujeres finge el orgasmo. Las razones se oyen en los consultorios ginecológicos o de terapeutas sexuales: "Para las mujeres -a diferencia del hombre común- el sexo no tiene que concluir en el orgasmo; entonces acceden a tener el coito cuando lo que quieren es dormir", dice el doctor Díaz Támara.



Ficha técnica:

Estudio de opinión sobre sexo contratado por la revista SEMANA con Invamer Gallup Colombia. Escogencia de la muestra: aleatoria sistemática a partir del directorio telefónico de las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. Tamaño de la muestra: 600 encuestas (300 a hombres - 300 a mujeres). Tipo de entrevista: telefónica. Trabajo de campo: la recolección de la información se llevó a cabo entre el 16 y el 20 de mayo de 2005. Margen de error: 4 por ciento con 95 por ciento de confiabilidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.