Sábado, 21 de enero de 2017

| 2000/02/07 00:00

Siglo XX: Resumen del horror

El milenio por Antonio Caballero

Siglo XX: Resumen del horror

¿socialismo o guerra? Las dos cosas. Guerra por el socialismo, y contra el socialismo, tanto entre las clases sociales —veinte revoluciones— como entre las naciones —cincuenta guerras, sin contar el oscuro nublado de la Guerra Fría con su amenaza definitiva de aniquilamiento nuclear—. El siglo empezó en guerra y termina en guerra. Desde los Balcanes, donde estalló la primera con el asesinato de un archiduque, hasta los Balcanes, donde se desarrolló no la última, sino la más reciente: la guerra de Kosovo, que la hipocresía de la ‘comunidad internacional’ se atrevió a llamar ‘humanitaria’. Cuando en octubre de 1917, en las calles de San Petersburgo, Lenin y Trotsky desataban la revolución roja para engendrar un mundo nuevo entre millones de cadáveres, en las trincheras de Francia se enterraba —entre millones de cadáveres— el mundo viejo del siglo XIX, en la sangría humana más espantosa de la historia. Después vendrían otras peores. Pero esta era “la guerra para acabar con las guerras”: la “der des der”, como cantaban confiados los soldados franceses; “la última de las últimas”. No fue así. Por eso se llama la Primera Guerra Mundial. Este ha sido, en palabras del filósofo Isaiah Berlin, “el siglo más terrible de la historia occidental”. Es decir universal. La empresa de conquista iniciada en el siglo XI con las Cruzadas contra el infiel concluye con la globalización de la economía, con la imposición de la democracia a cañonazos y con la hegemonía mundial de Estados Unidos, de todo lo cual se puede informar cualquiera a través de internet, la red planetaria de comunicación electrónica. ¿Cualquiera? No, las cuatro quintas partes de la humanidad viven en la más absoluta miseria. Y esa miseria es el caldo de cultivo de las pasiones primitivas de la religión y la raza. Por entre las costuras mal ajustadas de la aséptica globalización tecnológica supura de nuevo la Edad Media. El terrible siglo XX se puede condensar en media docena de nombres de horror. Verdun, la gran batalla de la Primera Guerra, con su millón de muertos; Guernica, la pequeña ciudad vasca bombardeada por la aviación alemana en la guerra de España, primer ensayo de la guerra total moderna; Auschwitz, el campo de exterminio nazi en Polonia que simboliza el holocausto de los judíos; Stalingrado, la inmensa carnicería que detuvo en Rusia la máquina alemana de guerra; Nankin, flor de vergüenza del imperialismo japonés en China; Hiroshima, la ciudad japonesa aniquilada por la bomba atómica norteamericana. Son nombres de ciudades, no de batallas: la guerra, en este siglo XX, se ha hecho contra los civiles sin armas. Y un sustantivo más, que en realidad es una sigla burocrática en ruso: Gulag. La cadena de campos de trabajos forzados del llamado ‘socialismo real’: la negación totalitaria de una utopía de liberación. Para esos pocos nombres, muchas guerras. El siglo XIX se cerró en 1898 con la ‘espléndida guerrita’ (Teodoro Roosevelt dixit) con la que el nuevo imperio norteamericano estrenó sus fuerzas arrebatándole a España Cuba y las Filipinas. La enumeración de las que siguieron en el siglo XX, aun a grandes saltos, va a ser larga. La primera Mundial, en la que participaron todas las potencias de la época, y que deshizo a casi todas ellas. La revolución mexicana: de todas las revoluciones sociales, la primera en ser traicionada. La revolución rusa (y la consiguiente guerra civil) que acabaría convirtiéndose en un faro de tinieblas. La guerra de España, preludio de la expansión de los fascismos totalitarios. La segunda Mundial, universal de veras, librada en todos los continentes y en todos los océanos, en el aire, en la tierra y en el mar, y en las conciencias. Las invasiones imperialistas del Japón y su consecuencia, la revolución china, que despertó a un coloso dormido durante medio milenio. Las guerras de la descolonización en Asia y Africa, y su largo epílogo de incontables guerras civiles. La interminable guerra entre los árabes e Israel, inesperada consecuencia del holocausto nazi. La guerra de Corea, primera del equilibrio bipolar entre Estados Unidos y la Unión Soviética. La revolución cubana, primera del hemisferio americano. La guerra de Vietnam, primera en que el imperio norteamericano no salió victorioso, y su atroz consecuencia, el genocidio camboyano. Las guerritas civiles centroamericanas, últimos reflejos de la Guerra Fría con la guerra rusa en Afganistán. Y, finalmente, las guerras religiosas (Irán-Irak), o prácticas (la del Golfo, por el petróleo), o étnicas (la disolución de Yugoslavia), o nacionalistas (la de Irlanda, o la de Chechenia). El siglo XX ha sido una vasta lección de geografía, escrita con sangre humana. Todas esas guerras, matanzas, genocidios —salvo las de los quince primeros y los últimos diez años del siglo— fueron en realidad episodios de un solo gran conflicto: el del socialismo contra el capitalismo, con el triunfo final del segundo; o, mejor, con el hundimiento interno del primero. Del cual sólo sobreaguaron después de 1990 —al menos en el nombre— Cuba, que es una pequeña balsa a la deriva; Corea del Norte, convertida en una satrapía militar hereditaria; y la inmensa China forjada por la revolución de Mao tse Tung y del pragmatismo económico de su sucesor Den Xiao Ping. (Para la China, ver siglo XXI). Un largo enfrentamiento a muerte interrumpido por una pausa elocuente: la de la Segunda Guerra Mundial. En la cual la alianza entre la Unión Soviética socialista de Stalin y la Europa y la América capitalistas contra el fascismo alemán que amenazaba a la una y a las otras dio un resultado paradójico: el comunismo salvó al capitalismo en los campos de batalla, y por añadidura le proporcionó el instrumento para transformarse y perdurar: el miedo a la rebelión de las masas. Miedo que, evaporada la amenaza comunista, ya no existe. Con la consecuencia, más paradójica aún, de que hoy es el espíritu del fascismo, físicamente derrotado, el que impera en el mundo: el fascismo ganó las guerras del siglo. Un estremecedor 10 por ciento de la población mundial pereció en ellas. Pero de la población que existía cuando comenzó la centuria. Porque una explosión demográfica sin precedentes en la historia ha quintuplicado en este lapso el número de los seres humanos, que hoy, por el peso del número, ponen en serio peligro la supervivencia del planeta: si los pobres llegaran a consumir y destruir tanto como los ricos, éste no aguantaría. Aunque quizás no hayan sido los horrores políticos, ideológicos y bélicos, con su secuela de retroceso moral de la humanidad, lo más característico de los últimos 100 años: sino los progresos científicos y técnicos (y en ciertos aspectos inclusive culturales), que no tienen parangón con los registrados en los cinco mil o siete mil años anteriores de la historia humana. Queda, pues, la promesa. Y la esperanza es terca.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.