Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2005/12/03 00:00

Silvia Galvis

La periodista bumanguesa ha logrado en sus novelas e investigaciones reconstruir una historia del país que dista mucho de la oficial

Silvia Galvis

Silvia Galvis es una de las pioneras del periodismo independiente de Colombia. Esta bumanguesa de alma liberal, en el sentido clásico del término, ha sido una anticlerical radical y una punzante crítica de la corrupción política. Desde sus columnas de opinión en El Espectador, en el diario Vanguardia Liberal y en la revista Cambio 16, Galvis -con el humor negro que la caracteriza- se burló de los poderosos y de los mojigatos, como quedó para la posteridad en el libro De parte de los infieles (Hombre Nuevo Editores, 2000), que recoge una selección de estos escritos. Politóloga de la Universidad de los Andes, esta mujer introvertida ha vivido entre el periodismo y la historia. Fundó la unidad investigativa del periódico de su familia en Bucaramanga, Vanguardia Liberal, hoy bajo la dirección de su hijo, e hizo un sinnúmero de investigaciones sobre corrupción. A su esposo, el también periodista Alberto Donadío, lo conoció haciendo una investigación sobre un peculado con la bienestarina de Bienestar Familiar. Sin embargo, su marca en el periodismo fueron las entrevistas en profundidad. Vida Mía (Planeta, 1993) es el testimonio de vida de seis aguerridas mujeres como Vicky Hernández, Montserrat Ordóñez y Vera Grabe. Tres años después, publicó Los García Márquez (Arango Editores, 1996), testimonios inéditos de la familia del Nobel colombiano, que sirvieron al propio García Márquez para la reconstrucción de sus memorias. En esa época, Galvis era una reportera obsesiva y ha seguido siéndolo toda la vida. Con la pasión de un monje de la Edad Media, se encierra durante meses enteros en las bibliotecas y los archivos históricos a desempolvar documentos, a desenterrar evidencias de una historia que dista mucho de la oficial. De esa manera, logró reconstruir con su esposo Donadío la dictadura del general Rojas Pinilla (El jefe supremo, Rojas Pinilla en la violencia y el poder, Planeta, 1988) y la infiltración nazi en este país (Colombia Nazi, Planeta, 1986) Sin embargo, fue en la novela histórica donde encontró los recursos necesarios para narrar la realidad desde un punto de vista esencialmente femenino. La vida de María Cano inspiró Viva Cristo Rey (Planeta, 1991) y Soledad Román, la esposa del cuatro veces presidente de Colombia, Rafael Núñez, es la protagonista de Soledad, conspiraciones y suspiros (Arango Editores, 2002). A partir de sus historias, Galvis reconstruyó épocas clave de este país, mostrando las hebras con las que los hombres tejen el poder. Sin embargo, cuando se le pregunta cuál es su favorito, dice que es Sabor a mí, el más modesto de todos, "porque me divertí mucho escribiendo esos 24 capítulos de disparates". Ese es su carácter, sencillo y alegre. Actualmente trabaja en una novela sobre el asesinato de la famosa 'Monita Retrechera', una de las protagonistas del proceso 8.000 durante el gobierno de Ernesto Samper. Galvis, con seguridad, ignorará al elefante y al arzobispo y revelará en cambio la tragedia de una persona atrapada en las redes del narcotráfico, que no es sino la metáfora de este país. *Editora de Semana.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.