Sábado, 1 de noviembre de 2014

| 1994/12/12 00:00

TATIANA: LA DIOSA CORONADA

Tatiana Casto Abuchaibe, una joven segura, culta y aplomada es la nueva soberana nacional de la belleza.

TATIANA: LA DIOSA CORONADA

TATIANA LEOnor Castro Abuchaibe no es vallenata de nacimiento. Pero sus ancestros llevan más de 400 años en estas tierras de acordeones y leyendas. Ella es descendiente del famoso Pedro Castro, a quien los reyes del folclor vallenato le han rendido más de un homenaje.

Es hija de los abogados Iván Castro Maya y de Ruby Abuchaibe López. Aunque nació en Bogotá, la hija mayor de los Castro Abuchaibe pasó su infancia en Valledupar, a donde fue llevada cuando apenas tenía unos pocos meses de nacida. A los tres años la familia partió rumbo a Bélgica, donde vivieron cerca de cuatro años. Entonces, empacaron maletas y emprendieron un segundo viaje. Esta vez, el destino los llevó a Egipto y en esas tierras lejanas Tatiana comenzó a vivir con sus abuelos maternos, quienes ocupaban el cargo de embajadores ante el gobierno del país africano.

El contacto con otra civilización, tan diferente a la occidental, le despertó una gran sensibilidad por el arte y la cultura, a pesar de que para ese entonces la nueva soberana de la belleza apenas contaba con siete años de edad. Durante dos años Tatiana vivió en la tierra de las pirámides. Este recorrido por otras latitudes le sirvió de base para aprender inglés y francés, idiomas que aprovechó durante la entrevista privada con el jurado calificador. Lejos de las parrandas vallenatas, Tatiana se interesó por la música clásica y en especial por la ópera. Por eso, antes que un vallenato prefiero escuchar a Verdi, Puccini o a Mozart.

A pesar de su juventud, 20 años, Tatiana ha viajado por el mundo y conoce casi toda Europa y gran parte de Estados Unidos, y sueña con vivir en Nueva York, la ciudad que más la ha descrestado. Las experiencias de sus viajes le sirvieron para enriquecer su cultura y su espíritu. Por eso en el reinado nacional se le conoció como la candidata más culta del grupo, pero también como la más introvertida y solitaria. Tatiana nunca se integró con el resto de sus compañeras. Su temperamento tranquilo la llevó a aparecer como una candidata tímida. Pero en el fondo, es una persona muy profunda y espiritual.

A su regresó de Europa, Tatiana se instaló en Bogotá, donde terminó sus estudios de bachillerato en el colegio Campo Alegre. No le fue nada difícil escoger profesión. Desde sus años en Egipto había soñado con estudiar arquitectura, carrera que estudia en la Universidad Javeriana donde hoy cursa segundo semestre.

La hija mayor de una familia integrada por cinco hijos, dedica sus ratos libres a la pintura en óleo y a escribir poesía. Sus estudios universitarios los alterna con el modelaje, campo en el cual se ha cotizado porque maneja a la perfección la pasarela.

Su corona la logró con mucha disciplina. Hace cuatro meses, cuando llegó a la peluquería del estilista y preparador de reinas, Javier Murillo, tenía en claro que le esperaba un camino duro y de sacrificios si quería triunfar en Cartagena. Su belleza exótica, que no es exactamente la de una mujer latina sino donde se mezclan varias razas, le dieron el toque internacional de belleza que los jurados buscaban. Eso, sumado al porte con que lució su elegante traje de coronación, en un rojo encendido, fue suficiente para imponerse sobre la representante de Santander.

Desde que llegó a La Heróica en el vuelo real, Tatiana sobresalió por su distinción. Siempre fue una de las grandes favoritas, junto con Chocó, Antioquia y Santander. Siempre estuvo segura de su triunfo y sólo en una oportunidad mostró su gran sensibilidad: el momento en que fue elegida como nueva Señorita Colombia. Entonces Tatiana no pudo contener el llanto, y la emoción pudo más que la serenidad que mostró durante los 13 intensos días del concursO.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×