Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/1992 12:00:00 AM

TENDENCIAS DE FIN DE AÑO


TACTILE, MUCHO TACTO
Textur es su mejor traducción. Una tendencia que se sumerje en el óceano de las superficies. De ahí que Tactile represente una infinita convinencia entre lo suave y lo áspero, entre el realce y lo plano.Allí esculpir o pulir son dos opciones que se reciben de igual manera. Y el lugar de levantarse en guerra civil, estas dos acciones se unen para crear la armonía.
Tactile es además ese sentido del tacto que identifica las superficies. Es recorrer con los ojos cerrados un mundo rico en posibilidades para diseñar nuevas colecciones en esta temporada otoño-invierno.
La tendencia representa entonces el retorno a la importancia de la superficie, especialmente cualquier cosa esculpida o modelada. De ahí que los contrastes y lo paradójico sean el sello propio de Tactile.
Una característica que se hace evidente tanto en los materiales como en los colores.
Para lograr estos contrastes se utilizan especialmente las combinaciones entre los tonos mate y los brillantes. Las telas de la tendencia son los rips, tejidos con puntadas diferentes de tal manera que den texturas, toda clase de acolchados de un solo color o estampados, PVC strech, satines reversibles mate y brillante, terminados brillantes y jersey de seda.
Los colores son cálidos, picantes y ricos sin ser muy vegetales.
BOUDOIRE, A LA VISTA
REPRESENTA LA visión de las formas caprichosas del pastillaje de un ponqué, el encanje de un vestido, la suavidad de una tela, el maquillaje de principios de siglo, la juventud de las abuelas.
Según International Textile esta tendencia esta inspirada en la elegancia y el glamour de los años 40 y significa la indulgencia narcisista.
Para la diseñadora María Elvira Maldonado, Boudoire se acerca a aquella concepción romántica de la moda. Una infinita creación en la que los encajes y los detalles son los protagonistas.
Boudoire se caracteriza por tener texturas muy suaves y cremosas con elementos figurativos antiguos. Elementos en los que tienen una gran participación los camafeos y las flores de tela decoraciones para las piezas.
Documentos de International Textile señalan que la sensualidad y la transparencia son los pilares de Boudoire. De ahí que se utilicen telas supersuaves en tonos mate o brillantes. Surqen entonces, los diseños de vestidos femeninos para la noche con el tronco del cuerpo muy ajustado en telas transparentes que dejan entrever los senos.
Los materiales de Boudoire son el cashemire, los grabados en tela, microfibras gamuzadas, su perficies dimensionales discretas, telas densas y compactas contrastadas con tejidos suaves ya abiertos.
Según la International Textile en esta tendencia es necesario combinar los tonos pálidos con brillantes para evitar que la paleta esté compuesta únicamente por tonos pastel, colores predominantes en Boudoire.
LO MASCULINO ESTA "IN"
CADA VEZ ES MAS FRECUENTE, mujeres con apariencia tan masculina que muchas personas llegan a pensar que son hombres. Esa es una las principales corrientes mundiales de la moda. Se ve tanto en Nueva York como en París,y en Bogotá en menor proporción. Especialistas en moda determinaron que en la actualidad hay tres líneas de estilo cada vez más frecuentes las grandes ciudades del mundo: la mujer andrógena, mestiza y la Lolita.
Recientemente la revista francesa Boutique Internatinal publicó en su especial de moda del 93, un artículo titulado "Sobreponemos y alargamos", en el cual presenta estas tres corrientes bajo tres tipos de look: casual, calle y noche.
LA ANDROGENA
Se caracteriza por ser una mujer refinada, activa y que desea una elegancia neomasculina. La silueta es alargada y estricta, y en consecuencia las prendas básicas son los ribetes, chalecos, camisas de hombre, shorts, sastre pantalón (largos o al tobillo), vestidos y faldas maxi con aberturas.
En un ambiente casual, la silueta de la mujer andrógena se caracteriza por un grafismo y volumen que asocian la sobriedad y la rudeza masculina (acanalados, pequeñas camisetas, T'shirts, briches, shorts a rayas tenis), con el refinamiento de las camisas largas de algodón o crepé liviano con cordones en la abotonadura. Piezas cuyos tonos cuentan con una delicada armonía de colores naturales y pasteles.
Para calle, la mujer andrógena usa piezas largas y fluidas. Aparecen volúmenes muy estructurados (blazer largo) y con movimiento (camisas largas y túnicas en viscosas o muselinas, pantalones largos en crepé).
Muchos creerían que vestir a esta mujer para noche es una tarea titánica. Sin embargo, según la publicación francesa, la silueta de la andrógena para noche, consiste en combinaciones de camisas de aspecto arrugado y chalecos pequeños en lino y pantalón corto, vestidos largos muy ajustados al cuerpo de aberturas altas a los costados dejando ver las medias.
Los colores dan la vuelta alrededor del negro y el blanco, dándoles unos toques de colores vivos.
LA MUJER MESTIZA
Este concepto nace de lo ecológico con influencia asiática, africana y latinoamericana. Se trata de una mujer que prefiere el aspecto burdo sumado a una sofisticación retrocolonial. Según los especialistas, esta será una de esas corrientes guías para el 93.
La silueta es alargada y pura a base de superposiciones y el producto líder es el jean destenido o lavado, acanalados, a los costados con costuras aparentes, vestidos destructurados o de estilo Sahara, bata o falda alargada con botonadura de pliegues o pinzas. Todos con materiales como el denim, algodón, telar, mezclas de lanas, polyamidas, sedas, velos y muselinas.
El look casual de la mujer mestiza se inspira en una tendencia de la ecología a la manera de la recuperación.
A partir de ese producto de base que es el jean (desteñido o prelavado), la silueta juega con la superposición de prendas básicas, el acanalado (redes) y el aspecto de usado, como acabado con costuras aparentes. Los colores consisten en sobre tonos, en neutros y desteñidos que se pueden mezclar con grises y negros.
Para calle la mujer mestiza revela una connotación retrocolonial a la vez sobria y preciosa que evoca la India o la China de los años 30. Alargada y depurada, la silueta pone en relieve la asociación de piezas ajustadas al cuerpo, cortes ligeramente bajos y fluidos, juego de transparencias y drapeados. Los colores están en las armonías de neutros, crudos y patinados.
En la noche, esta mujer se impregna de espiritualidad y sensualidad. La silueta presenta líneas finas y alargadas de hombros estrechos en el producto líder: la bata larga de abotonadura,con acabados en materiales brillantes con relieves. Los colores son sobre tonos profundos.
LA LOLITA
Es la mujer juvenil y campestre que reúne la candidez y la provocación sin saber por qué o cómo. Con una silueta menuda y femenina, este estilo es uno de los fuertes para la próxima temporada de Primavera-Verano 93 inspirada en la ecología en versión campestre.
Para el estilo casual, los productos líderes son las camisetas T'Shirts, mini shorts, blusas de manga sisa y denim destenido, strapless, batas y faldas largas.
El look calle se caracteriza por una silueta fluída y alargada gracias a los efectos de superposición (camisas largas sobre minifaldas, pantalón corto o short) y los escotes vertiginosos. El producto líder son las camistas en jersey acanalados. Los colores se componen de naturales y de tonos suaves, dulces, desteñidos, unidos o estampados.
Por último, para la noche, el estilo para este tipo de mujer es como el de la mujer de los salones de bar del oeste americano. Razón por la cual la pieza líder son los strapless en escote bandeja, espalda desnuda con volantes y bordados en piedras de colores llevadas con faldas largas y aberturas tipo portafolio. El negro se impone para esta ocasión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.