Jueves, 19 de enero de 2017

| 2007/03/31 00:00

Tendencias profesionales

Las áreas administrativas son las que tienen mayor demanda en posgrados; la oferta está en las ciencias de la salud y en las sociales.

Tendencias profesionales

La oferta de posgrados concentra la mitad de sus programas en las áreas de la salud, con 572, y economía, administración, contaduría y afines, con 565. En el tercer y el cuarto puesto están las ciencias sociales, con una oferta de 389, y las disciplinas de ingeniería y arquitectura, con 292. La más baja la tiene bellas artes, con sólo 18.

De acuerdo con el observatorio laboral para la educación, entre 2001 y 2006, se graduaron 129.015 estudiantes de posgrado, el 91,2 por ciento cursaron especializaciones; 8,6, maestrías, y 0,2, doctorados, de los cuales más de 53.000 pertenecían a las áreas de economía, administración, contaduría y afines.

La tendencia explica la necesidad de muchos profesionales de fortalecer sus niveles de liderazgo y aprender a administrar sus empresas. Y los 28.818 graduados en ciencias de la educación muestran cómo la docencia se ha convertido, para muchos profesionales, en una alternativa con la que pueden aumentar sus ingresos.

Alberto Roa Varelo, vicerrector académico de la Universidad del Norte, de Barranquilla, asegura que la mayor demanda se concentra en los programas de ingeniería electrónica, informática y de telecomunicaciones, los relacionados con el área de alimentos, genética, neurociencias, nanotecnología, biotecnología y biocombustibles y, finalmente, los programas de gerencia estratégica y de calidad.

Los estudios en Colombia se han convertido en una buena opción para muchos profesionales, y pueden traer varios beneficios, en especial para los que han estudiado ciencias aplicadas o para los que deseen ejercer sus carreras en el país. Hoy día los posgrados nacionales cuentan con amplias posibilidades de proyección internacional y garantizan altos niveles de competitividad.

Según Tatiana Olarte, directora de fomento a la educación superior, Colombia cuenta con posgrados de muy alta calidad en distintas áreas y no es tan necesario que un estudiante estudie afuera. Sin embargo, lo que muchas personas buscan es aprender otra lengua, conocer otros lugares y acceder a la educación que ofrecen otros países.

Gabriel Burgos Mantilla, viceministro de Educación, asegura que "se está fortaleciendo el intercambio con comunidades internacionales para que vengan docentes de alto nivel y, así mismo, fortalecer los posgrados en el interior del país".

Las cifras de posgrados en Colombia han aumentado considerablemente en los últimos años. En 2006 hubo un crecimiento en la oferta de maestrías y doctorados del 82,2 por ciento, al pasar de 7.126 a 13.428 estudiantes, según cifras del Ministerio de Educación.

Las especializaciones son las más apetecidas por los profesionales, en especial para los recién graduados, que quieren mantener frescos los conocimientos del pregrado. De acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies), en el primer semestre de 2006 en el país se ofrecieron 2.194 programas de posgrado, de los cuales el 82,6 por ciento correspondía a especializaciones; el 14,8, a maestrías, y el 2,6 a doctorados.

La tendencia de participación ha sido homogénea entre hombres y mujeres. En el primer semestre de 2006 se graduaron 7.747 mujeres y 8.104 hombres, de acuerdo con datos del Snies. Se mantiene una relación mínima con respecto a los años anteriores, cuando la diferencia era mayor. Los doctorados siguen teniendo el índice más bajo y son realizados, en su mayoría, por hombres.

Según Antonio Rodríguez, director de posgrados de la Universidad EAN, "en el área financiera hay variedad entre ambos sexos, mientras en humanidades la mayoría son mujeres, y en ingenierías, la mayoría son hombres".

En cuanto al tema de ocupación, el posgrado sí garantiza las posibilidades de vinculación laboral. Así lo demuestra un cruce de datos entre los Ministerios de Hacienda y Protección Social, y las cifras de las universidades, donde el 79 por ciento de los cotizantes actuales en Colombia tienen título profesional, 86 por ciento tiene especialización y 85 por ciento tiene maestría.

Una encuesta realizada a 4.700 profesionales, entre 2001 y 2004, por el observatorio laboral para la educación, concluyó que de 366 graduados de posgrados, el 79 por ciento tiene ocupaciones muy relacionadas con su formación académica, y sólo el 6 por ciento está vinculado con empresas poco o nada relacionadas con sus carreras.

"Los doctorados tienen muchísima ocupación porque se dedican a generar conocimiento a partir de procesos investigativos. Las áreas de mayor proyección en ese campo son óptimas para el estudio de PhD, mientras las áreas manufactureras, por ejemplo, tienen más demanda en los niveles de especialización o maestrías", explica Olarte.

La concentración de la demanda en el nivel de especializaciones puede explicar los bajos índices de profesionales que realizan un doctorado. Este tipo de posgrado implica más tiempo y esfuerzo, además de unos altos niveles de investigación. Por otro lado, muchos horarios laborales no permiten cumplir los compromisos académicos que exige el programa.

Colombia tiene una tasa de graduados de doctorado por cada millón de habitantes de 1,1, cifra que en relación con otros países es mínima, si se tiene en cuenta que Argentina tiene nueve; Brasil, 19; Francia, 140, y Estados Unidos 177. Gabriel Burgos Mantilla explica que para este año se tiene una política muy clara. A través de los convenios internacionales se quieren financiar 2.000 doctores y magísteres en todo el país, para fomentar este tipo de programas con los cuales se llega a la excelencia profesional.

Sea especialización, maestría o doctorado, el mundo moderno exige mayor continuidad en la realización de estudios después del pregrado, y cualquiera que sea el área de un profesional, el éxito laboral dependerá de su nivel académico y de la calidad con la que realice su trabajo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.