Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/1999 12:00:00 AM

TODA LA VIDA HE PINTADO A ANTIOQUIA

Aunque lleva más de 40 años viviendo por fuera de Colombia, Fernando Botero es tal vez el paisa <BR>más paisa de los paisas. Gracias a sus cuadros, los paisajes y la arquitectura de la Antioquia de los años 40 <BR>son patrimonio de la humanidad.

Fernando Botero es un antioqueño universal. Su obra plástica les ha permitido a quienes
disfrutan de su arte en todo el mundo conocer los paisajes, la arquitectura y los personajes que
poblaban la Antioquia que él conoció en su infancia y su adolescencia. Y aunque se fue de Medellín hace
muchas décadas su amor por Antioquia no tiene fisuras. "Los temas de Botero inventan una mitología a
partir de aquellas imágenes almacenadas en su memoria desde la infancia, ese período en el que se
fraguan las experiencias capitales de todo artista. No se necesita haber visitado los pueblos colombianos
antioqueños de la década de los 40 para identificar la realidad social que sirve de telón de fondo a la
imaginería de Botero". Así se refiere el escritor Mario Vargas Llosa a esos paisajes de Medellín y Marinilla
(donde Botero vivió en la niñez), que siguen presentes en la mitología creada por el artista.Pero el vínculo del
pintor y escultor con su tierra natal va mucho más allá de la nostalgia y la temática de su obra. Uno de sus
proyectos más importantes está relacionado con Medellín. A su ciudad natal, más exactamente al Museo
de Antioquia, donde funciona desde 1975 la sala 'Pedrito Botero', piensa donarle 64 obras, de las cuales 10
son esculturas que acompañarán a El pájaro, La Venus durmiente y El torso masculino, que desde 1995
llegaron al parque de Berrío para acompañar a La gorda.Con su acento paisa inconfundible, que redobla
cuando habla de su tierra, el maestro habló con SEMANA de lo que para él ha significado su
departamento.SEMANA: ¿Qué recuerdos le trae Antioquia?Fernando Botero: Son recuerdos agradables a pesar
de que no viví en la opulencia cuando estaba niño. Sin embargo, como es una ciudad y un departamento
tan atractivo, pues tengo un buen recuerdo de una vida bella en medio de ciertas limitaciones. Me marcó
muchísimo y sigue presente en mi trabajo.SEMANA: ¿Qué es lo que más añora de Antioquia?F.B.: Añoro todo.
Debo decir que añoro la comida, añoro las gentes, las casitas con flores de Antioquia, los paisajes, las
montañas, los ríos. Tengo recuerdos bellos de cuando era niño y adolescente y me parece muy triste no
poder estar ahí por la situación de inseguridad en que viven el país y Antioquia concretamente.SEMANA: ¿Qué
no le gusta de Antioquia?F.B.: ¿Qué no me gusta? A ver... (se queda pensando) en realidad no hay nada que
me disguste de Antioquia. La gente es formidable.SEMANA: ¿Usted es hincha de algún equipo de fútbol de
Medellín o de Antioquia?F.B.: La verdad es que no tengo esa pasión. Sólo cuando hay un campeonato
mundial me fijo en el fútbol. Pero no soy hincha ni del Medellín ni del Nacional.SEMANA: ¿Cómo se refleja lo
antioqueño en su obra?F.B.: Se refleja muchísimo. Prácticamente yo no he pintado otra cosa que esa
realidad antioqueña y colombiana que conocí de adolescente y de niño. Yo nunca he pintado un tema gringo
ni francés. Ese es mi mundo espiritual, que está siempre en mi corazón.SEMANA: ¿Cuál Medellín prefiere, la de
antes ola de ahora?F.B.: Por cuestiones de nostalgia obviamente me gusta más la de antes. Me encanta
esa arquitectura paisa de las casitas de un solo piso, con alero y ventanas con reja, lo que yo conocí
cuando era niño. Todavía quedan en Medellín rincones con ese tipo de arquitectura. En cambio esa nueva
metrópoli con autopistas por todas partes no es mi mundo.SEMANA: ¿Ha visitado alguna ciudad o región
del planeta que le recuerde Antioquia o, por el contrario, hasta ahora este es un lugar irrepetible para
usted?F.B.: Yo no conozco nada parecido. Bueno, si acaso he encontrado un poco de eso en Oaxaca,
México. También me han dicho que Costa Rica se parece a Antioquia, que vivir allá es como vivir en Medellín
hace 40 años. No sé si sea cierto. A lo mejor vamos a ir a acabar en Costa Rica si no se puede acabar en
Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.