Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1990/11/12 00:00

A TODA MAQUINA

Aunque no lo parezca, la apertura marcha a pasos agigantados.

A TODA MAQUINA

Para muchos sigue siendo un simple proyecto. Para el gobierno, sin embargo, es una decisión irreversible. Y por eso no ha escatimado esfuerzos para sacarla adelante. La verdad es que la apertura ya empezó, y a pasos agigantados. En desarrollo del programa, se ha tomado un importante conjunto de medidas en materia de comercio exterior, modernización industrial, ampliación y fortalecimiento del sistema financiero, e infraestructura y transporte.Todavía falta mucho por hacer. Es pecialmente en algunos campos críticos como la modernización y la reconversión industrial, para las cuales no se dispone todavía de recursos suficientes. Pero los avances en materia de adecuación normativa e institucional han sido grandes. Las siguientes son, de acuerdo con un documento preparado por la Cámara de Comercio de Bogotá, las principales medidas adoptadas hasta el momento en cada uno de los campos mencionados.

COMERCIO EXTERIOR
-Entre el 22 de febrero y el 18 de septiembre se trasladaron al régimen de libre importación 1.941 posiciones arancelarias. En el régimen de licencia previa quedaron 1.218 posiciones, divididas en cuatro grupos: previa-libre; previa-cupo; previa-encuesta y previa- previa (ver cuadro). El régimen de prohibida importación fue totalmente eliminado.
-En abril se realizó el primer ciclo de encuestas arancelarias (ver recuadro sobre ¿Qué es la apertura?). De 150 millones de dólares asignados para importar bienes distribuidos en 744 posiciones arancelarias, se utilizaron 16.3 millones de dólares (el 15 por ciento) y sólo se recibieron ofertas para cerca de 300 posiciones.
-Entre el 24 de septiembre y el 5 de octubre se realizó el segundo ciclo de encuestas. Se asignaron 133.7 millones de dólares,y se incluyeron un total de 554 partidas arancelarias. Sus resultados aún no se conocen.
-En marzo se hizo una revisión del arancel, con el objetivo de reducir los impuestos a las importaciones y la dispersión arancelaria existente. Para las 5.143 posiciones del arancel, se determinó una reducción de 3.6 puntos promedio en los gravámenes. Los niveles arancelarios pasaron de 20 a 8 rangos.
-En septiembre se produjo una nueva reducción de gravámenes arancelarios para bienes de capital, con una disminución promedio del 5 por ciento.
-En abril se redujo el impuesto CIF a las importaciones del 18 al 16 por ciento. En septiembre se produjo una nueva reducción al 13 por ciento.
-En junio se aumentó en 100 millones de dólares el suministro de recursos a los establecimientos financieros, para facilitar las operaciones en moneda extranjera de las empresas del país.
-En julio se eliminaron las garantías para el reintegro de divisas producto de las exportaciones, y a partir de septiembre los exportadores pueden reintegrar el producto de sus ventas con amplios plazos y sin las garantías y controles previos a que eran sometidos con el estatuto cambiario.
-A partir de julio se autorizó a los bancos comerciales del país a recibir el pago de los derechos de importación, impuestos y demás gravámenes y multas correspondientes a liquidaciones oficiales.
-En abril se modificó el régimen de aduanas para las importaciones urgentes o para el consumo, simplificando los trámites para autorizar su ingreso al país (se eliminó el reconocimiento físico de la mercancía y se agilizaron los mecanismos de control).
-En julio se expidió un Estatuto Antidumping, que faculta a las autoridades para imponer castigos a los importadores que incurran en operaciones contra la industria local.
-En junio el Incomex adoptó un paquete de medidas con el objetivo de agilizar los trámites del Plan Vallejo e incentivar su uso entre los empresarios nacionales . Las secciones de la entidad fueron facultadas para que aprueben solicitudes de adhesión o modificación que presenten los usuarios, reduciendo el trámite respectivo de 30 a 1 día.
-El Consejo Directivo de Comercio Exterior aprobó la "Declaración de ex portación", que permite agilizar el embarque de pedidos internacionales y facilita al exportador el inicio de los trámites para el reintegro de divisas ante el Banco de la República y la de claración ante la Aduana.
-A partir del 10 de agosto se eliminó el registro previo de exportaciones y los controles documentarios que realiza el Incomex. El control y orientación de la salida de mercancías del territorio aduanero quedó exclusivamente en manos de la Dirección General de Aduanas.
-En agosto se aprobó una resolución del Consejo Directivo de Comercio Exterior que establece una nueva estructura orgánica para el Incomex y determina las funciones de sus dependencias. Entre otras medidas, se eliminó la Subdirección de Exportaciones.

SECTOR INDUSTRIAL
-En julio de 1989 se conocieron los resultados de cinco estudios financiados por el Banco Mundial para los sectores automotor, cuero y calzado, textiles, hierro y acero y alimentos, considerados representativos de la producción nacional. Los costos de reestructuración y modernización de dichos sectores fueron estimados en 4.600 millones de dólares. El proceso contará con financiación del Banco Mundial, durante cinco años.
-A partir del 19 de mayo, y por cinco años, los contratos de importación de tecnología, marcas, patentes, programas de computador y "software" que presenten las empresas o personas naturales interesadas en ese tipo de negociaciones, son aprobados automáticamente.

SISTEMA FINANCIERO
-En junio se determinó el desmonte gradual de las inversiones forzosas que debían hacerlos intermediarios financieros en títulos emitidos por el Estado: Títulos de Capitalización Finaciera, Bonos Clase A del Fondo de Garantías, Bonos Clase B del mismo organismo, Títulos de Crédito Normativo y Bonos Nacionales de Deuda Interna. Se busca aumentar la disponibilidad de dinero de los intermediarios y rebajar las tasas de interés.
-En septiembre la Junta Monetaria aprobó una resolución para permitir a pequeños y grandes inversionistas privados la utilización de recursos de crédito por 75.000 millones de pesos disponibles en el Banco de la República y en la Corporación Financiera Popular, para ser prestados a través de los diferentes bancos del país. Los recursos serán concedidos a diez años y tienen como fin promover la ampliación y modernización del aparato productivo nacional.
-En mayo se estableció un nuevo régimen para la emisión de bonos destinados al fortalecimiento del capital de las empresas. Para dar seguridad al inversionista, se estableció un sistema de calificación de riesgo. El decreto crea las condiciones para que un mayor número de empresas tengan acceso a este tipo de financiamiento, como alternativa al crédito de los intermediarios financieros.
-Para revitalizar el mercado de capitales y contar con una fuente adicional de financiación para las empresas colombianas, el gobierno adelanta la reglamentación de los fondos de inversión de capital extranjero (o Fondos Colombia).

VIAS Y TRANSPORTE
-El Gobierno anunció la descentralizacian de los puertos públicos y la introducción de competencia por parte del sector privado en la prestación de servicios portuarios. Ya se autorizó la construcción de dos puertos privados:uno en Santa Marta y otro en Buenaventura.
-Se adelanta, igualmente, un plan de rehabilitación de Colpuertos, en el orden administrativo, operativo y financiero, con recursos por 29 millones de dólares financiados por el Banco Mundial.
-En marzo se modificó la llamada Reserva de Carga, permitiendo que los empresarios contraten los servicios de buques del exterior para movilizar el 50 por ciento de la carga de exportación o importación (en graneles la reserva se disminuyó al 10 por ciento).
-Para el mantenimiento de la red troncal nacional y la construcción de la carretera Cali-Buenaventura, el Gobierno anunció la destinación de 300 millones de dólares, a través del Fondo Vial Nacional, en un período de cinco años.
-En cumplimiento del programa de recuperación del sistema férreo, aprobado en 1988, la Empresa Colombiana de Vías Férreas adelantará en 1990 un plan de recuperación de vías por valor de 12 millones de dólares. Para 1991 están previstas inversiones en toda la red por valor de 323 millones de dólares, con recursos de crédito externo. Se adelanta, además, la constitución de la Sociedad de Transporte Ferroviario, que se encargará de la prestación del servicio.

MEDIDAS EN PROCESO
Para darle más velocidad al proceso, el gobierno contempla desde ya la adopoión de otro conjunto de medidas, entre las cuales cabe destacar:
-El impuesto CIF será reducido al 10 por ciento. El gobierno tiene facultades hasta diciembre para decidir si desmonta totalmente el gravamen.
-Se estudia la posibilidad de establecer un seguro de riesgo cambiario, con el fin de proteger a los industriales que contraten créditos en el exterior.
-El Certificado de Reembolso Tributario, CERT, se reducirá hasta eliminar el componente que no corresponde totalmente a la devolución de los impuestos pagados para las exportaciones.
-El gobierno trasladará a los almacenes generales de depósito la nacionalización de mercancías que estaba exclusivamente en manos de la Aduana.
-El Congreso estudia un proyecto de ley para introducirle reformas al Código del Trabajo, con el fin de flexibilizar el régimen laboral, promover la inversión y aumentar la generación de empleo.
-Para agilizar el proceso de internacionalizaci6n de la economía, facilitar el comercio exterior y las transacciones internacionales, así como para incrementar y agilizar la inversión extranjera, el gobierno presentó en días pasados un proyecto de ley al Congreso de la República. El proyecto modifica varios aspectos del Estatuto Cambiario, concede amnistía a los capitales de colombianos en el exterior y flexibiliza el régimen de inversión extranjera.
En resumen, el proyecto arrancó. Y con muchos bríos. Tanto que el Banco Mundial, principal patrocinador del programa, está plenamente satisfecho con la velocidad con la cual se están haciendo las cosas, según lo manifestó la semana pasada el vicepresidente regional de la entidad para América Latina, Shahid Husain. El proceso, sin embargo, será largo. Y es difícil que antes de cuatro o cinco años se vean los primeros resultados. Sólo entonces se sabrá si tenían razón los defensores de la apertura económica, y si Colombia ha logrado recuperar la dinámica de años anteriores, insertándose con éxito en la economía mundial y demostrando que puede ser una economía viable al comenzar el Siglo XXI.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.