Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2001 12:00:00 AM

Todos ganan

Gracias a la explotación de petróleo varios municipios del país han podido sacar adelante importantes proyectos de inversión social.

El año pasado los colombianos recibieron cerca de dos billones de pesos por concepto de regalías petroleras. El equivalente a lo que se necesita para construir 280.000 viviendas de interés social y más de la mitad de lo que se espera recaudar con la última reforma tributaria.

Estas regalías significan una fuente importante de ingresos para la Nación pero sobre todo, para las zonas apartadas de Colombia. El dinero que genera la producción de crudo representa un enorme beneficio para los municipios y departamentos donde se realiza la extracción, pues les permite contar con recursos para mejorar su infraestructura y brindar mayores beneficios a la población en general. Estos dineros son el soporte económico de departamentos como Casanare y Arauca, donde se ubican los complejos petroleros de Cusiana y Caño Limón, respectivamente.

La forma de invertir las regalías petroleras varía dependiendo del caso. Para los departamentos, por ejemplo, la ley exige que por lo menos 50 por ciento se dirija a reducir la mortalidad infantil, mejorar los sistemas de salud, educación, agua potable y alcantarillado. Para los municipios se contempla que por lo menos 75 por ciento se destine a construir y ampliar la estructura de los servicios de saneamiento ambiental, salud, educación, electricidad, agua potable, alcantarillado y otros servicios públicos básicos.

Los programas de inversión social ejecutados en 2000 beneficiaron a 69 municipios, en los que se realizaron diversos proyectos de desarrollo comunitario. El que más regalías obtuvo fue Aguazul, que recibió más de 62.000 millones de pesos, y le sigue Tauramena, con algo más de 35.000 millones. Estos dos municipios perciben las regalías de los campos de Cusiana-Cupiagua, en los que se extrae cerca de 40 por ciento del total de la producción nacional de crudo. En la lista de los que más reciben también se encuentran Arauca, Villavicencio y Neiva.

Los puertos, que según la ley de regalías participan con 8 por ciento de los recursos, obtuvieron en 2000 algo más de 111.000 millones de pesos. Tolú-Coveñas, por donde se exporta la mayor parte de los crudos producidos en Colombia, fue el más beneficiado con cerca de 52.000 millones.

Sin embargo no es necesario ser un municipio productor para acceder a estos recursos. En el Casanare, por ejemplo, 16 municipios que no tenían ninguna relación con la producción de crudo recibieron cerca de 12.000 millones por concepto de regalías. Esta situación obedece a que, según la ley, cuando la producción en un municipio supera los 200.000 barriles por día recibe directamente 1,25 por ciento, mientras que el resto del dinero se reparte en los otros municipios del departamento por partes iguales.

De los 32 departamentos que tiene Colombia, 19 acceden directamente a las regalías. Los demás lo hacen a través del Fondo Nacional de Regalías, para lo que se requiere del concurso de los alcaldes con la presentación de proyectos que busquen suplir las necesidades básicas insatisfechas en sus regiones. Buena parte de los 2,1 billones de pesos pagados en el año 2000 se destinaron a través de este fondo.

Presencia definitiva

El 20 por ciento de la producción de petróleo y gas natural en Colombia se destina por ley al pago de regalías para las regiones productoras, los puertos y el Fondo Nacional de Regalías. El pago de las mismas —en muchas ocasiones como adelanto— ha permitido a municipios y departamentos financiar proyectos de inversión que, de otra manera, no hubieran podido realizar. Es el caso de departamentos como Casanare y Arauca, que adelantaron de este modo su electrificación.

Para citar sólo algunos casos, entre 1987 y 1994, gracias a estos pagos, se habían tendido 1.425 kilómetros de líneas eléctricas y financiado 21 subestaciones que beneficiaron a más de 33.000 viviendas. Otras 73.000 habían sido beneficiadas con la construcción de 144 acueductos urbanos y 78 veredales. Y los habitantes de 30.000 casas más conocían la calidad de vida que da el tener un alcantarillado que recoja las aguas negras.

Para 1998 las regalías le produjeron ingresos directos a 70 municipios productores, 19 departamentos, ocho corporaciones, seis fondos de inversión, el Fondo Nacional de Regalías y nueve municipios portuarios. Y ni hablar del año 2000, cuando gracias a las altas cotizaciones del petróleo en el mercado internacional el monto total de regalías registró un incremento cercano al 130 por ciento con respecto a 1998 y de 31 por ciento en relación con 1999.

Todo lo anterior ha estado unido a planes de acción regional trazados para mejorar la calidad de vida de las comunidades donde Ecopetrol y sus asociados operan. Es por eso que una mayor producción petrolera no sólo es fundamental para Ecopetrol, sino para toda Colombia. La importancia del crudo en la economía nacional es tal que temas como las regalías, las exportaciones o los ingresos fiscales del gobierno dependen en gran medida de la suerte que tenga el país en este campo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.