Domingo, 22 de enero de 2017

| 2004/11/21 00:00

Tres veces viuda

Una mujer anónima cuenta cómo los tres hombres de su vida fueron asesinados por supuestos nexos con el narcotráfico.

En su última relación incluso su novio la amenazó con matar a su madre si lo dejaba.

La pesadilla de Vicky * comenzó a sus 19 años y duraría 14 más. Fue cuando conoció a un ganadero millonario, célebre porque lo mencionaban en vallenatos y quien logró amasar una gran fortuna en un corto período. Para Vicky llevaban una vida normal, con comodidades para una joven que recibía todo de manera natural. Ella le dijo a SEMANA que se casó por amor sin preguntar el origen de su fortuna, algo que no hizo ni el día en que fue misteriosamente asesinado en una calle de Medellín.

"No tenía una vida doble, nadie puede hablar de él como un mafioso", dice para defenderlo de los rumores. Según ella, su muerte se debió a un error "por acompañar a un amigo que andaba en problemas". Lo tomó con algo de resignación ya que también había perdido a su padre, que había sido asesinado en un intento de secuestro. Cuando trató de recomponer su vida la enredó más. Cinco años después conoció a un político y agricultor, hermano de uno de los capos del cartel de la Costa.

El político se interesó en la joven viuda y una amiga en común los presentó. En su soledad se convirtió en la novia de una persona extraña. "Su mundo era diferente, llegaba al anochecer, empecé a ver hombres armados y le preguntaba por qué. No me gustaba que mi hija viera gente armada", dice.

Vicky se cansó de la situación ya que estaban despertando sospechas entre los vecinos. Su compañero nunca la involucró en ninguna de sus actividades ni mucho menos en las de su hermano. Vicky asegura que ellos aparentaban ganarse la vida con una arrocera y oía que su cuñado tenía mucho dinero.

"Uno mientras menos sepa, mejor; me encargué de ocupar mi puesto de señora, de no preguntar, me limitaba al rato en el que él pudiera estar conmigo, sin preguntar porque así era mejor", recuerda. Con él vivió una intensa relación, a pesar de que él tenía esposa, tres hijos y otra amante. "Creí que estaba separado y no vi problema". Después de tener un hijo, su vida se convirtió en tragedia cuando su novio fue abatido como secuela de la vendetta que además les costó la vida a dos de sus cuñados. Esta nueva muerte la sumiría en un nuevo duelo. "Y mis hijos sin papá", dice.

Su vida era un mundo de contrastes, de lujos y comodidades dentro de su casa, que cambiaba con solo atravesar la puerta. También llegaron las amenazas y las extorsiones, y con ellas el miedo. Además, varios mafiosos trataban de enamorarla. "Me decían la 'viudita' y yo no les paraba bolas, me desesperé, no quería saber nada de esa gente que andaba en un mundo oscuro y turbio", cuenta. Un mundo del que sería muy difícil zafarse.

Después de la muerte de su novio, el miedo y la soledad la empujaron a buscar la seguridad de un hombre con el que asegura cometió su mayor equivocación. Sólo bastó un mes para descubrir la clase de persona con la que compartiría cinco años de pesadilla. Además de ser un reconocido capo del cartel de la Costa, su nuevo amante la trataría de retener a como diera lugar. "Era de los que llamaba a amenazarme si no estaba con él, era como una obsesión. Trataba de huir pero regresaba porque me amenazaba, me decía 'si te vas lejos tienes que volver al entierro de tu mamá", relata. Cuando lo detuvieron asegura haber descansado y después, cuando lo asesinaron en una cárcel, fue a su entierro para ver si era verdad que estaba muerto; "al enterrarlo a él los enterré a todos ellos", dice. Como ahora quiere ver enterrado ese pasado que simplemente quiere olvidar.



* El nombre ha sido cambiado y los demás han sido omitidos por razones de seguridad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.