Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/25/1989 12:00:00 AM

TURISMO Y VACACIONES-

PRIMERO COLOMBIA
Ni la más elaborada crónica de viaje ni la mejor fotografía pueden igualar las impresiones que el propio viajero logra cuando se enfrenta al paisaje de la región que ha escogido como destino turístico.

Alguien decía, y así se experimenta en cada viaje, que "sólo se puede decir que se conoce un lugar cuando uno se ha empapado de él: cuando se han recorrido sus calles paso a paso, se han tocado los muros de las iglesias, se ha visto la propia silueta reflejada en los cristales de las edificaciones, se ha escuchado de viva voz la música típica, se han deleitado los platillos tradicionales en las mesas sin manteles, se ha respirado el aire de los atardeceres, se ha visto a la luna erigirse sobre la urbe, se ha entablado conversación con sus gentes, se ha detenido a analizar el panorama lejano, se han recorrido los lugares que frecuentan los privilegiados y también aquellos que soportan los oprimidos, se ha contemplado la sonrisa de los niños...".

Dos conclusiones saltan a la vista: no todos los lugares que se visitan llegan a conocerse realmente y nunca podrá decirse que un lugar ya se conoce del todo. Muchos promotores turísticos están interesados ahora en motivar a los colombianos a que conozcan su propio país. A que lo conozcan de verdad. Colombia, es cierto, puede ofrecer las más diversas opciones. Hay un lugar para cada gusto y cada lugar tiene mucho que ofrecer.

Por eso, el propósito para las próximas vacaciones puede ser el de conocer una parte de Colombia. El destino predilecto. Recorrerlo calle a calle. Sentirlo a fondo. Comprender que "el turismo comienza por casa".

MUCHO MAS QUE SEMANA SANTA
La Unesco está convencida: Popayán es patrimonio histórico de la humanidad. Así lo ha comprobado y así, muy posiblemente, lo dará a conocer al mundo entero en poco tiempo. Y es que esta ciudad del occidente colombiano ha sabido conservar, como muy pocas en el continente, los encantos de la Colonia... Encantos que ni siquiera el terremoto de 1983 fue capaz de destruir.

Muy de mañana, el 10 de abril de ese fatidico año, los payaneses sintieron como nunca toda la fuerza de sus ancestros, toda la tradición de una raza que le ha dado al país un número considerable de presidentes, literatos, poetas y artistas. Salieron a la calle e hicieron el inventario de los desastres, para que muy pronto los visitantes que llegan permanentemente hasta la ciudad pudieran encontrar de nuevo, en todo su esplendor, ese armónico conjunto de museos, iglesias, casonas, puentes y caminos que constituyen una valiosa joya arquitectónica y que guarda en su interior tesoros invaluables que van desde los pasos de Semana Santa en miniatura hasta piezas tradicionales de la orfebrería caucana.

Popayán se posicionó, de tiempo atrás, como la ciudad ideal para vivir en plenitud la Semana Santa. En la idiosincrasia de sus habitantes se refleja el peso de dos factores que se conjugan con excelencia para darle a estas festividades su nota más destacada: el gusto por el arte y la cultura y su profundo culto religioso. Así, pues, las procesiones diurnas y nocturnas y el Festival de Música Religiosa, entre otros elementos, han hecho carrera en el mundo entero.

No obstante, el departamento del Cauca y su capital han sabido de mostrar que son mucho más que Semana Santa. Sus innumerables atractivos logran conquistar cada vez un mayor número de turistas que llegan hasta esta tierra de ensueño en cualquier época del año.

Por tierra, desde Cali o desde Pasto, y por aire, en el vuelo diario de Intercontinental de Aviación, muchos visitantes arriban al Cauca cada día en busca de un turismo que ofrece múltiples opciones. Por un lado están los atractivos de Popayán, con una arquitectura que merece ser fotografiada en cada esquina, con puentes de piedra que invitan a ser recorridos paso a paso con suficiente detenimiento, con una completa lista de museos --donde están desde aquellos que ofrecen exclusivamente la obra de pintores de la región, como la Casa Museo Negret o El Tejar (museo de Efraín Martínez), hasta casonas tradicionales, donde ha quedado plasmada la historia de sus más célebres hombres, como la Casa Valencia o la Casa Mosquera--, con iglesias y conventos que se destacan por su valiosa imaginería, sus fachadas que respetan hasta el último detalle de los estilos de varios siglos y su imponencia que invita al recogimiento y, en contraste, con modernos establecimientos, donde la rumba parecería que no va a terminar.

Al lado de estos atractivos, de indudable romanticismo, Popayán ofrece servicios turísticos con una atención de 5 estrellas pero con precios más asequibles. Y lo más interesante es que su infraestructura respeta el estilo de la ciudad. Ahí está, por ejemplo, el tradicional Hotel Monasterio, de reconocimiento internacional, y recordado sobre todo por su hermosa arquitectura. Algo similar ocurre con sus restaurantes, muchos de ellos ubicados en casas del siglo pasado con amplios zaguanes, donde se encuentran desde las típicas empanadas de pipián hasta los más exigentes platos de la cocina internacional. Vale decir que el restaurante Camino Real fue distinguido con la Toca de Plata nacional en la última edición del famoso premio otorgado por Nestlé.

Pero más allá de la valiosa herencia colonial de Popayán, el departamento del Cauca presenta un inventario de atractivos que lo convierten en destino turistico muy llamativo.

Los puntos de mayor interés pueden comenzar en el propio litoral Pacifico y terminar en lo más alto de los nevados que se levantan sobre el Macizo Colombiano. De cualquier manera, lo importante es reconocer que en el Cauca es factible encontrar cualquier tipo de paisaje, pues, de hecho, se hallan todas las altitudes.

Relativamente cerca al continente, en la Cuenca del Pacífico, que promete enorme desarrollo hacia el futuro, las islas de Gorgona y Gorgonilla se proyectan como,sitios de especial interés, con playas de arenas blancas de extraordinaria belleza, que contrastan con otras, de carácter rocoso, que parecen arrancadas al gran morro en el que habitan innumerables comunidades de aves marinas. Ya en la costa, en el sector de Guapi, los manglares y las selvas virgenes sirven de fondo para el espectáculo musical y gastronómico que se ofrece en las aldeas típicas.

Otras zonas de gran importancia las constituyen los asentamientos indigenas, desde Tierradentro hasta el municipio de Silvia, donde una aceptable infraestructura turística permite entrar en contacto con zonas arqueológicas que han merecido los mejores comentarios de los conocedores internacionales. Silvia y Guambía, por su parte, reconocidos por sus mercados de artesanías, ofrecen la posibilidad de realizar camping a la orilla del río Piendamó.

Atractivo sin igual resultan los parques nacionales de Puracé, Munchique y del Nevado del Huila. En el primero de estos, por ejemplo, los turistas han disfrutado desde tiempo atrás con paseos, como el que se organiza a los cráteres apagados de Los Coconucos o con los medicinales baños termales de San Juan, Guarqueyo y Tablo, entre otros. En el Parque del Puracé realmente hay mucho para entretenerse; además de contemplar los ríos, las nacientes y las cascadas, el programa lo complementan las visitas a las cuevas, las lagunas y las haciendas de la zona, además del interés que constituyen los cabildos indígenas de varios siglos atrás.

Y la lista sería interminable. Lo cierto es que el departamento del Cauca tiene suficientes atractivos como para ser visitado en todos los meses del año, y no sólo en la tradicional Semana Santa.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.