Domingo, 19 de octubre de 2014

| 1991/04/08 00:00

TURISMO Y VACACIONES

TURISMO Y VACACIONES

CANTOS Y ENCANTOS EN ALTAMAR
Semana a semana, entre el bullicio de la gente y el silencio del mar, un trozo de felicidad visita las islas caribeñas. Por eso, turistas de todos los lugares no dudan al decir que viajar en él significa permanecer durante siete días y seis noches a bordo de las mil y una maravillas del ingenio humano para recorrer las bondades de la naturaleza a lo largo y ancho del mar Caribe.

Lentamente, el S.S. Nor way se desliza entre las olas mientras la tripulación se prepara para recibir en Miami a 2.044 pasajeros en ocupación doble. Una capacidad que le ha otorgado el título del trasatlántico de pasajeros más grande del mundo, con un peso de 75 mil toneladas y un tamaño de popa a proa de 300 metros.

Y en medio del asombro de viajeros de todo el planeta, el Norway abre las puertas de sus lujusos restaurantes, majestuosas discotecas y bares, además del elegante teatro y del casino, para dar la bienvenida a sus nuevos huéspedes.Mientras los turistas permanecen aún perplejos por la imponencia de la nave que será su hogar durante una semana, un miembro de la tripulación narra la historia del Norway. Entonces, llega la hora de las evocaciones y la memoria revive aquel 11 de mayo de 1960 cuando el mar se vistió de fiesta para dar la bienvenida al S.S. France, hoy el S.S. Norway, mandado construir por el general Charles De Gaulle para que recorriera el mundo en nombre de la república francesa.

Una nave que durante sus 30 años de vida se ha convertido en la más apetecible adquisición para cualquier línea marítima de la Tierra, incluso hoy a pesar de ser la nave líder de la lujosa flotilla de Nonwegian Cruise Line.

El S.S. Norway fue heredero de un impecable servicio tarlto por su origen francés como por las atenciones acostumbradas en su línea madre. Por eso, son tradición en el crucero la exquisita comida cuya base es lagastronomía francesa, el buen servicio de atención y recreación, además del programa de espectáculos que ofrece el crucero durante su recorrido por islas como San Thomas, San John y San Martín, consideradas entre las seis más hermosas del mundo.

Y es que al elevar el ancla para ir en busca de los puertos de llegada, un festival de sonrisas, cocteles, programas, deportes, sol y brisa marina caribeña impregnan el ambiente del S.S. Nor way. Por eso, la primera impresión que un viajero desprevenido percibe, es la de la inmensidad. Un sentimiento que incluye tanto la expectativa que se crea alrededor de la imponente nave, como la tranquilidad que transmite el paisaje exuberante del Caribe.

Cada puerto es una aventura de romances, agua y arena. Primero San Thomas, la joya de las islas Vírgenes, después San John y San Martín con la fascinante mezcla de Holanda y Francia ofrece a los turistas las mejores olas para practicar surf y finalmente, la isla privada de la compañía con lo exuberante de la naturaleza del Caribe.

Durante el viaje, los pasajeros pueden disfrutar del Roman Spa, inspirado en la sabiduría de los antiguos saunas romanos. Se trata de un moderno gimnasio que ofrece los servicios de sauna, masajes, mascarillas de lodo y baños de hidroterapia.

Pero además, el crucero cuenta también con dos piscinas exteriores y un jacuzzi al aire libre que hacen del trasatlántico uno de los más exclusivos cruceros de la historia comparable con el Oueen Elizabeth y sus tradicionales noches engalanadas. Prueba de ello es que al caer la noche, los pasajeros del S.S. Norway se preparan para vivir las noches más inolvidables con espectáculos de danza, magia y música. Pero no todos se detiene allí. Porque los mejores espectáculos de Broadway hacen su arribo en el teatro de balcones del crucero con escenario móvil y una capacidad para 850 personas. Y después de la cultura se prende la noche de fiesta y abarabía que finaliza a altas horas de la madrugada cuando los primeros rayos de sol aparecen en el horizonte.

Entonces, los turistas descansan por un par de horas para llegar finalmente, al puerlo de Miami, empacar y despedirse en silencio del Norway, aquel gigante que dejó las huellas de las risas, la fiesta y la imponencia, sobre el mar.


NATURALEZA, AMORES Y AMANTES
Jamaica no es simplemente una palabra musical. Tampoco es lo que significa en araucano:

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×