Jueves, 25 de diciembre de 2014

| 1992/01/20 00:00

TURISMO Y VACACIONES

TURISMO Y VACACIONES

EL EXPRESO DEL ORIENTE
CON EL CIERRE DE LAS PORTEZUELAS DE los vagones, se unen inexplicablemente el pasado y el presente, la literatura y la realidad. Es una sensación tan misteriosa como la novela de Aghata Christie que revivió en las entrañas del Expreso del Oriente la más apasionante historia de un crimen.
Hoy, capítulo a capítulo, el Venice Simplon Orient Express se perfila como una de las más exquisitas opciones para despedir el 91 y recibir el 92. Una digna celebración que conmemora el paso de los años y el nacimiento de los nuevos.
Porque el Venice Simplon Orient Express es eso. Transporte de reyes, emperadores, cortesanas y espías. El tren que inspiró a Aghata Christie para su narración lleva más de 80 años yendo y viniendo entre Londres, Paris y Viena. Un pasado imperial que hoy se une a la más maravillosa y exquisita historia turística para recorrer entre la opulencia y la sobriedad, cada rincón del viejo continente.

LA RUTA DE AYER
Con dos viajes a la semana, la ruta tradicional del expreso arranca en Londres y realiza un majestuoso recorrido frente al palacio de Buckingham, el Teatro Nacional y la compañía Royal Shakespeare, entre otros.
El recorrido continúa hacia París, la ciudad luz que permanece a orillas del Sena y recibe con brazos abiertos al ilustre huesped que la visita desde los primeros asomos de los años 20 y en cuyo seno nacieron innumerables romances e historias casi inimaginables. Allí, en cada uno de sus vagones, quedaron impresas las huellas de personajes de la talla de Eduard, Principe de Gales, de los Duques de Windsor, del Duque y la Duquesa de York, del rey Jorge VI y la reina Elizabeth de Mata Hari y el lord Baden Powell, entre otros ilustres pasajeros.
De Paris, la travesía continúa hacia Viena, para explorar los secretos de la antigua capital del imperio austrohúngaro. Una ciudad que a orillas del Danubio ofrece el espectáculo de lugares tan enigmáticos como el Palacio Schonbrunn, la Catedral de San Esteban, el Ayuntamiento y el paseo de Prater.
El recorrido continúa y el Orient Express llega a la ciudad isla edificada sobre el mar Adriático: Venecia, un paraíso del romance y la nostalgia que lleva a los pasajeros a finalizar el recorrido a bordo del M.V. Expreso del Oriente durante siete días.
Un viaje ensoñador que permanece impregnado del calor de antaño con las ventajas de un medio de transporte moderno. Consolidación de dos tiempos en un espacio.

LEVEN ANCLAS
LA MAGIA Y LA SEDUCCION DEL MAR CAribe son inexplicables. Ningún aventurero que recorra sus longitudes y sus movimientos puede transmitir acertadamente los mensajes que recibe de las profundidades. Sin embargo, experimentar la sensación de regocijo y tranquilidad al vaivén de las olas caribeñas es la aventura que miles de personas desean vivir.
Y esta avidez de aventura es una realidad cuando a las cinco de la tarde en el muelle de Miami, la voz de ¡todos a bordo! hace eco en cada uno de los rincones del escenario de partida.
Una escalera transporta a los tripulantes hacia un gran imperio, el crucero

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×