Lunes, 16 de enero de 2017

| 1992/01/20 00:00

TURISMO Y VACACIONES

TURISMO Y VACACIONES

GORGONA, CIENCIA Y MAGIA
LA AVENTURA COMIENZA CON LA LLEgada a Cali, la capital vallecaucana, y continúa en el puerto de Buenaventura. El barco Tropic Surveyor se prepara para dar rienda suelta a la imaginación y zarpa hacia el Pacífico como desafiando las aguas del océano. Y entonces, la exploración en firme empieza en el momento mismo en el que la embarcación toma el rumbo temeroso que durante años adquirió el nombre sonoro de Gorgona.
Un imperio natural en el que la fauna, la flora y los encantos de sus profundidades consolidaron a la pequeña isla como parque de la nación. Hace un año, con las impactantes filmaciones de las ballenas jorobadas, Gorgona se constituyó en un exótico destino turístico y de buceo al que se llega por vía marítima.
Por eso, el Tropic Surveyor de Cruceros de Colombia, representa una alternativa agradable que configura unas vacaciones divertidas y científicas para visitar las profundidades del Pacífico y la exótica superficie de la isla.
En esta embarcación tienen cabida turistas, buzos profesionales y no profesionales, camarógrafos y equipos que pretenden llevar un testimonio de la vida submarina a tierra firme. Pero además, en el Tropic Surveyor se dan cita los apasionados de la naturaleza que disfrutan con cada una de las maravillas que el océano Pacífico ofrece al mundo.
El Tropic Surveyor cuenta con la infraestructura necesaria para bucear y con una capacidad para 35 pasajeros instalados en las cabinas para cuatro y seis personas, un tonelaje bruto de 154, velocidad de 11 nudos, corriente de 115 y 220 voltios y profundímetro para localizar los puntos de buceo.
De la isla Gorgona, el Tropic se abre hacia el océano y cruza para llegar a cabo Corrientes, un lugar tan exótico como la isla pero con rasgos diferentes.
El lugar se caracteriza por la riqueza de la vida submarina y la abundancia de cuevas. El Tropic entonces, pasa por La Roñosa, un pequeño islote al norte de cabo Corrientes, se desliza hacia Jurubidá y de allí recorre tramo a tramo, la ensenada de Utría, parque nacional natural poseedor de grandes y hermosas playas, y de abundante selva.
De allí, la expedición se dirige a Bahía Solano para luego recorrer las aguas del Pacífico con dirección a la isla Malpelo, la más grande de la región, poseedora a su alrededor de grupos hasta de 70 tiburones martillo.
El apasionante viaje parte de Malpelo pasa por la isla de Cocos, Contadora y Panamá hasta llegar a la inmensidad del océano Atlántico, el Caribe en todo su esplendor.
Pasando por las islas de San Andrés y Providencia, el Tropic Surveyor visita las inmensas aguas que chocan contra las playas de Cartagena de Indias y se detiene en las islas del Rosario, el punto presidencial para bucear.
El viaje continúa hasta llegar en Santa Marta al parque Tayrona, entre otros lugares. Un escenario de fascinación y encanto que cierra con broche de oro la travesía del Tropic Surveyor por las aguas colombianas. Naturaleza y diversión que se conjugan en el recorrido.-
LA MULTIPLACION DEL SERVICIO
HACE MAS DE DOS AÑOS, EL BANCO Sudameris y la agencia de viajes y turismo Aviatur, pusieron cartas sobre el asunto y decidieron crear una tarjeta de crédito afiliada al sistema Credibanco que pudiese ofrecer una multitud de servicios.
Intentaban entonces, hacer algo así como la multiplicación de los panes pero con opciones para los clientes. La tarjeta ofrecería todos los servicios de la tarjeta Credibanco Visa, al grupo de clientes habituales de Aviatur tales como adquirir bienes y servicios en los 65 mil establecimientos a nivel nacional, entrega en efectivo a través de los cajeros de Servibanca y Llavebanco, pago diferido de las compras a 12 meses, seguro gratuito de vuelo para pasajes nacionales e internacionales. Pero además, el servicio ofrecería al tarjetahabiente que hubiese adquirido los tiquetes en cualquiera de las oficinas de Aviatur a nivel nacional, el acceso a los trámites de documentación, descuentos en hoteles nacionales e internacionales, entrega de pasajes a domicilio, garantía de tarifas aplicadas, entrega de pasajes a través del cajero automático en el aeropuerto Eldorado, de Bogotá, prechequeo de equipaje y boletos para los viajes, asistencia de emigración e inmigración y busqueda de equipajes extraviados, entre otros. Este proyecto se realizó con lujo de detalles y actualmente está en vigencia. El impacto de tan completo equipo de viaje no se hizo esperar. Y tanto el banco como la agencia continuaron sumergidos en el océano de los servicios en busca de uno más.
El primero de noviembre de este año, el Banco Sudameris y Aviatur lanzaron un nuevo servicio en la tarjeta Credibanco Clásica. Se trata de la obtencion sin costo adicional, de asistencia médica gratuita durante los viajes al exterior de los tarjetahabientes. La tarjeta Credibanco Sudameris-Aviatur cuenta con el respaldo del Groupe Europeen S.A, GESA, con más de 30 años de experiencia y 300 corresponsales repartidos en los cinco continentes.
El reintegro de gastos médicos hasta por 2.500 dólares, repatriación en caso de enfermedad o accidente, boleto de ida y regreso para un familiar o a quien se designe si la hospitalización es superior a un lapso de lO días son algunos de los beneficios que se obtienen con la tarjeta.-

SAN ANDRES: HACIA LA APERTURA TURISTICA
ES UNA MEZCLA ENTRE CENTRO HOTELEROS turístico, comercial y hasta científico. Sin duda, la isla de San Andrés posee un enorme potencial para el país. Y aunque algunos aspectos se han explotado más que otros, en términos generale, la isla no ha sido lo suficientemente atendida como para decir que es resultado de una buena política.
No obstante, con esfuerzo e impulso de los sanandresanos, esta maravilla del Caribe ha logrado bailar al ritmo del comercio y del turismo. Dos pilares que durante muchos años mantuvieron a flote este trozo de tierra.
Con las nuevas políticas económicas de apertura el campo comercial perdió su encanto. Sin embargo, persiste el turismo de esta región que lleva inmerso en sus entrañas el indudable embrujo de la magia caribeña San Andrés es Caribe y esta zona a través del tiempo se ha ganado el título de centro de las actividades culturales que buscan promocionar un sitio por sus cualidades.
Por eso, la isla tiene en su composición geográfica y en su tradición el impulso necesario para desarrollar la actividad turística con un resultado positivo. Es más, hay mucha tela que cortar y otra tanta que organizar.
Pero aún, el encanto persiste al vaiven de la palmeras, al ritmo de un reggae y con coctel en mano. La isla aparece impetuosa ante los ojos de miles de turistas.
Recorrerla es como transportarse a un lugar tan distinto como divertido. Es impregnar la imaginación de aquella fantasia caribeña mezclada con la malicia de los nativos, es el lenguaje que utilizan, las canciones que escuchan y la comida que saborean. Es tocar con las manos del viajero, la cultura de una isla tan colombiana y tan Caribe a la vez.
El desfile comienza en la parte norte de la isla. La playa Rocky Bay inicia el recorrido por las pasarelas turísticas para fin de año. Un tapete blanco y espumoso que recibe los rayos del sol en cada grano de arena para crear el reflejo de la magia caribeña en la piel de los turístas.
Después de una mañana de sol, los vientos costeros guían los sueños de aventura hacia el asentamiento urbano de San Luis. Aquí una cocina tradicional a la espera de los paladares sedientos de la gastronomía isleña, Coco, arroz y un gran sancocho de pescado son los platos que desfilan en la mesa de la isla en homenaje de bienvenida para los turistas.
Horas más tarde, el tren de la felicidad detiene la aventura en South Bay, una playa de dos kilómetros de blancas y finas arenas que recibe con brazos abiertos a los turistas en busca de refugio en este paraíso tropical.
Finalmente, el hoyo Soplador lanza su mejor respiro a la llegada de la caravana turística para recibir ovaciones y ser fotografiado como la estrella de cine caribeño mejor cotizada de la isla.
Y como Morgan también es amante de la publicidad y la farándula abre las puertas de su cueva. Un misterioso e histórico lugar de San Andrés donde aún se escuchan los ecos de la historia isleña y se recibe el aroma del paso del tiempo.
Cuando el día se disuelve y la noche comienza a asomarse, el sol de los venados aparece en el horizonte caribeño. Un cuadro donde se recrean el recuerdo de los viejos dragones y la voluptuosidad de las sirenas del trópico.
La magia de la noche se toma los rincones de la isla. Por eso, nadie se resiste a la llamada de la rumba caribeña que hace eco en los diferentes hoteles de la región. Altos, bajitos, gordos, flacos mujeres, hombres y niños se toman las calles sanandresanas para bailar al son que toquen los mejores instrumentos de la isla. Las discotecas parecen un enjambre de abejas. Los casinos se asemejan a una bolsa de valores, y las playas a un escenario romántico al calor de una fogata. Todo un carrusel de felicidad y diversión que tiene un toque de luz y armonía en cada noche de embrujo caribeño.
Por eso, en esta época la prueba del potencial turístico de la isla se refleja en las calles, la algarabía y las risas de miles de turistas que en la selección de unas vacaciones de fin de año escogieron la isla colombiana como horizonte de aventura.
De ahí que San Andrés tiene en sus rincones la fuerza del guerrero para vencer las tempestades de la apertura y el encanto de la seducción para atrapar bajo las redes de la belleza a los turistas del mundo entero. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.