Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/1992 12:00:00 AM

TURISMO Y VACACIONES

TIERRA DE ELEFANTES
SUMERGIDOS ENTRE LEYENDAS Y AVENTURAS está Sudáfrica. París rico en especies animales, vegetales exóticas y en millones de mitos que ronronean paso a paso, los lugares para visitar. Allí se han encontrado minas de diamantes, se trabaja con maestría el oro y ha sido cuna de innumerables investigaciones antropológicas.
Pero Sudáfrica también ha sido realidad. Una verdad a la que no pueden escapar sus habitantes, hombres que vivieron la ley del Apartheid y que están sujetos a un sistema político rígido bajo el gobierno de la minoría blanca. hay casi 30 millones de negros, gobernados por cuatro millones de blancos.
Localizada en el extremo sur del continente africano, la República de Sudáfrica cubre un área de 1.221.000 kilómetros cuadrados. Los Oceános Atlántico e Indico bañan la extensa costa sudafricana: 3.000 kilómetros de playas doradas. Pero el espectáculoo más hermoso se puede observar en el extremo sur del Cabo; ambos oceános se unen en una espectacular convergencia de corrientes marinas opuestas.
Para muchos visitantes Sudáfricanos es realmente un mundo es un solo país, una tierra de drásticos contrastes. Grandes y modernas ciudades se entrelazan con zonas de cultivo y regiones tribales. El sobrio sonido de las orquestas filarmónicas se cruza con el de los tambores africanos, las modernas discotecas conviven con las danzas nativas, y a los hoteles cinco estrellas se unen otras alternativas de alojamiento como el camping. En este lugar tamparadójico como sorprendente contrastan las grandes autopistas con los caminos naturales.
Y en medio de estas paradojas que hacen un solo país exótico y llamativo, están las cuatro provincias de la región. Cada una ofrece al visitante algo especial, ya se trate del reino floral del historico Cabo, del alpinismo o surfing en Natal, de la vitalidad y de las reservas naturales de Transvaal o bien de los campos auríferos del Estado Libre de Orange.
Cuatro regiones en la que la hospitalidad de los habitantes y la alegría de esta cultura permiten a los turistas que escapen del invierno y a los que buscan aventuras, pasar unas vacaciones de película.
OCTUBRE EN EL TRANSVAAL
Situado a 1.735 metros sobre el nivel del mar, la ciudad de Johannesburgo es el centro urbano y comercial más grande del país. Y a unos 50 kilómetros al norte de Johannesburgo se encuentra una de las ciudades importantes, Pretoria. Allí impactan los 480 kilómetros las calles arborizadas con Jacarandas que dejan en el alma de un turista una imagen imborrable, en especial en el mes de octubre cuando este árbol está en flor.
Las tierras del Transvaal son tan sorprendentes como hermosas y como si fuera poco cuenta con ricos tesoros minerales. Hacia el sur, las praderas del Transvaal son conocidas como las tierras altas o Highveld, que terminan en una abrupta escarpada. Al norte, y 1.000 metros más abajo duerme la zona conocida con el nombre de "bushveld", la sabana que cubre gran parte del continente africano, el imperio de la caza y los safaris fotográficos.
En los alrededores de Johannesburgo hay otras atracciones como el Gold Reef City, un centro de entretenimiento que lleva al turista hacia el pasado mostrándole cómo era esta ciudad hacia comienzos de siglo. Y como la aventura apenas comienza, allí también se puede descender a los profundos niveles de una mina de oro donde se explica la manera como se trabaja el metal.
A dos horas de la ciudad se encuentra Sun City, un extravagante complejo de entretenimiento para toda la familia, conocido como Las Vegas de Africa Meridional.

NATAL, AL VIENTO
En esta región se encuentra la ciudad de Durban, el principal centro de vacaciones de Sudáfrica que cuenta con un clima privilegiado -su temperatura raramente baja de los 20 grados centígrados-.
Como buena ciudad turística su costa está rodeada de espléndidos hoteles que miran a las extensas playas y al océano Indico.
Un lugar turístico pero que no ha perdido aquel carácter exótico que conserva todo el continente. Allí el turista tendrá la oportunidad de dar un paseo en un cochecillo tirado por un guerrero zulú.
Durban posee además todos los entretenimientos que identifican a un centro turístico costero: pesca, surfing, natación, tenis y los lugares más exclusivos para disfrutar una gran vida nocturna.
Al norte de la ciudad se encuentra la cadena montañosa del DraKenstberg, de 1.600 kilómetros de longitud donde algunos de sus picos alcanzan los 3.500 metros de altura. Una cadena de hoteles se ubica en las laderas más bajas, terreno ideal para realizar cabalgatas.
Al este de Natal, especialmente en el área Zululandia o tierra de los zulúes, se encuentra una tierra fértil de suaves lomadas enmarcadas por árboles y praderas, y donde el exótico rinoceronte blanco ha sido salvado de la extinción.

EL CABO ENTRE DOS MARES
Para muchos este trozo de tierra sudafricana representa las más inolvidables aventuras. La capital de esta provincia es Ciudad del Cabo, la ciudad madre de Sudáfrica que fue fundada en el año 1652 para servir como un nuevo puerto de escala para los barcos de la Compañía de las Indias Orientales, durante sus largas travesías desde Holanda hacia el lejano Oriente.
Ciudad del Cabo se presenta así como una metrópolis cálida donde viejos y nuevos estilos combinan a la perfección. Ella misma evoca la unión entre el pasado y el presente, dos tiempos que se combinan en un espacio y comienzan a convivir. Ese es el encanto de este lugar.
La ciudad permanece bajo la legendaria montaña de la Mesa, a la cual se puede llegar en teleférico. Otras atracciones turísticas las constituyen los elegantes centros comerciales, el castillo de Groot Constantia y una rica vida cultural. A ello se suma el jardín botánico de Kirstenbosch que contiene más de 4.000 variedades de plantas autóctonas de las cuales 2.600 son originaLes de El Cabo, botánicamente la región más rica del mundo.
También se puede viajar a Cape Point (Punto del Cabo), el extremo del continente africano donde se une el océano Indico con el Atlántico, momento inolvidable en el que las aguas de los mares se hacen una. Los turistas podrán también visitar los viñedos donde se producen los exquisitos y mundialmente reconocidos vinos del Cabo.
Pero lo que el turista definitivamente no puede perderse es el recorrido por la Ruta Jardín, camino de flores enmarcado por imponentes montañas, el viaje a los criaderos de avestruces, las cuevas del Cango y la ciudad de Port Elizabeth.
La visita a esta región se hace toda una aventura al llegar al parque de elefantes Addo y al Big Hole, el agujero más grande del mundo excavado por el hombre, localizado en Kimberly. Allí entre 1871 y 1914 se extrajeron 25 millones de toneladas de tierra y tres toneladas de diamantes brutos.

LIBRES EN ORANGE
Conocida como la capital judicial de Africa, Bloemfontein es la ciudad principal de esta provincia. Una región que se caracteriza por las enormes formaciones areniscas, cuevas abiertas, inmensas praderas y largas hileras de álamos.
La mayor atracción turistica de la provincia es la belleza del parque nacional Golden Date Highlands, verdadero santuario de vida salvaje que está rodeado por precipicios. Este parque alcanza su mayor esplendor durante el otoño cuando los álamos se tiñen de un color rojizo produciendo un hermoso paisaje.
También pueden organizarse caminatas al sendero de Rhebuck, recorrido de 32 kilómetros y que se lleva dos días para completarlo. Allí hay parajes ideales para acampar.

UN VIAJE AZUL
Para recorrer cada una de las provincias sudafricanas, este país cuenta con uno de los trenes más lujosos del mundo. Se trata del legendario Tren Azul que viaja de Pretoria o Johannesburgo hasta Ciudad del Cabo. Cruza completamente el país en medio de un imperio de comodidad y reposo. Porque en el Tren Azul todo está especialmente diseñado para asegurar uno de los viajes más placenteros que turista aIguno haya imaginado.
Los vagones tienen aire acondicionado, están alfombrados, cuentan con música y radio. Los compartimientos poseen canillas de agua fría, helada y caliente. Y como si fuera poco las comidas son preparadas por cocineros especializados de Sudáfrica y servidas en elegantes carros. El tren azul tiene también salón de té y bar. El viaje dura aproximadamente 24 horas.
Un recorrido a través de uno de los países más exóticos y aventureros del mundo. Lugar adecuado tanto para aquellas personas que disfrutan con la vida salvaje y sin comodidades como para aquellas que desean viajar a los mejores hoteles y restaurantes del mundo.
Por sus contrastes y diversidad de ambientes y lugares, Sudáfrica es un rincón del mundo hecho a la medida de todos los turistas para entregarles la aventura que deseen.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.