Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/1989 12:00:00 AM

TURISMO

LA COSTA DE LAS MIL OPCIONES
La Costa Atlántica colombiana no deja de seducir a quienes la visitan, aunque lo hayan hecho una o mil veces. Cada vez se descubren nuevos encantos. En cada viaje un rincón colonial que no se conocía, de repente, a su paso, puede ser el responsable de que el turista pierda el bus, o el cochero chambacunero, como ocurriría en Cartagena si se pretende dar un vistazo al Corralito de Piedra.

Lo mismo puede pasar en la playa, tal vez en Santa Marta o en Coveñas... Cualquier noche, alrededor de una fogata que eleva sus llamas al ritmo de sones guapachosos, el cielo deslumbrará a los danzantes con la mágica aparición de una luna color plata, color arena, color oro o incluso color ocre, segun la hora, según la fase y según el ánimo y el grado de alegría que haya logrado contagiar a quienes la contemplan.

La Costa Atlántica es simplemente un paraíso, compuesto por mil y un paraísos que se pierden a lo largo de una atrevida geografía que entra y sale del mar con flagrante coqueteo.

Y es que en realidad resulta tan tentadora la Costa, que aun quienes la visitan por razón de su oficio, quizás para adentrarse en el complejo de Cerrejón o para supervisar alguno de los importantes procesos industriales que se verificar en Barranquilla, le robarán unas horas a su tiempo de negocios para dejarse llevar por cualquiera de sus encantos.

O acaso, ¿quién podría ignorar el mar tranquilo que baña las playas de El Rodadero? ¿Quién resistiría la tentación de armar un paseo hasta las Islas de Rosario o hasta el Cabo de la Vela? ¿Quién, después de entrar por la Puerta de Oro de Colombia, no querría palpa con más emoción toda la rumba caribe que se destapa en el Carnaval de Barranquilla?
En realidad los encantos de la Costa van más allá de la playa, la brisa y el mar. Hay una aventura que se esconde en cada plan. Hay un momento para la alegría en cada minuto que pasa bajo el sol más radiante del Trópico.

La historia surge en cada paso: con los recuerdos del Libertador que pasó sus últimos días en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta; con los hechos que conservan los fuertes de Cartagena, como el de San Felipe de Barajas, y en cada pueblo y en cada rincón, porque todos tienen algo que contar... desde los tiempos en que llegaron los conquistadores, hasta los últimos años.

Y hay, también, todo el folclor que se requiera para gozar en grande.
Hay una nota dispuesta al baile y la pachanga, y no importa la hora ni el lugar. Lo mismo da mover la cadera en uno de los lujosos salones del Centro de Convenciones, o en la playa blanca al ritmo de una papayera.

Si se quiere gastronomía, también la Costa tiene la palabra. De hecho uno de los encantos que más recuerda el turista que llega al Caribe colombiano es su cocina. Desde una arepa de huevo en Luruaco hasta lo más exigente de la comida de mar, valen la pena. Y la verdad es que se dan muchas facilidades. Porque, como lo asegura Doris Chalela, propietaria del conocido restaurante " Doris" en Cartagena, "acá tenemos la ventaja de que el pescado pasa directamente del mar a la sartén".

Y está el sentir deportivo en mil maneras: con la imponencia del estadio Metropolitano de Barranquilla, con la sencillez de los potreros de Pescadito, en Santa Marta, o con los cuadriláteros improvisados en alguna calle de Montería.
La lista de encantos sería interminable. Hay que llegar hasta ellos, hay que vivirlos de cerca para disfrutar en grande y volver mil veces. Y los costeños lo saben: por eso todo se ha dispuesto para hacer de ésta, una región privilegiada en materia de viajes, donde los encantos naturales se han complementado adecuadamente con la mejor infraestructura hotelera y turística en general.

DESDE EL PRADO, TODO EL CARIBE
Barranquilla, puerta de oro de Colombia, conocida como Centro Industrial de la Costa Norte, tiene una ubicación privilegiada. A sólo 50 minutos de Santa Marta y a 90 minutos de Cartagena, el visitante podrá disfrutar desde Barranquilla de las mejores playas del país, de magníficos restaurantes, de fabulosas compras, y de la belleza y el descanso que ofrece el hotel El Prado .

Considerado Monumento Nacional, conserva orgullosamente el estilo arquitectónico de arcadas, balcones, terrazas y el ambiente caribeño de sus jardines tropicales. Con permanente renovación y excelentes servicios, cuenta el Hotel El Prado con 200 habitaciones modernamente equipadas, 10 confortables salones dotados de completos equipos audiovisuales para convenciones y eventos, exclusivo centro de negocios "Dorado Club", cinco restaurantes en diferentes ambientes, Disco Bar Caribe, áreas recreativas con canchas de tenis, piscina, juegos infantiles y próximamente SPA del Prado con el más moderno gimnasio estilo americano, sauna, baños..turcos, jacuzzi, aerobicos y equipos deportivos.
La Cava del Chef Reservar La Cava del Chef es obtener el pasaporte para una cena difícil de olvidar por lo creativo de sus platos, en los que se logra un equilibrio perfecto entre los ingredientes, la preparación, el punto de cocción, la presentación, el vino y el servicio, en un menú que no se repite y donde el Chef pone todo su ingenio para halagar el paladar de los comensales, que no son nunca más de seis.

La Cava es un sitio de privilegio dentro del Restaurante Tinajero de Doña Rosa. Allí, entre más de mil botellas de vino en existencia, se dispuso muy originalmente una mesa, elaborada con las maderas en que vienen enguacaladas las diversas marcas de vinos franceses, chilenos californianos e italianos y donde los afortunados participantes de este ritual encuentran ya arreglado el servicio de cubiertos y cristalería para un menú gastronómico de siete platos, acompañados por una selección de tres vinos para complementar la cena.

Parejas de recién casados, jefes de Estado, diplomáticos, periodistas, pintores, artistas, gourmets o amantes de la buena vida, se cuentan entre las personas que han disfrutado el discreto encanto de una cena intima en La Cava del Chef del Hotel Cartagena Hilton. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.