Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1987/05/04 00:00

TURISMO

TURISMO

DESTINOS EXOTICOS
María Consuelo Moreno, tecnóloga en hotelería y turismo nos explicó que cuando aprendemos a diseñar el croquis de Colombia, utilizando los dedos de la mano para conformar l costa norte, es el dedo meñique el que nos facilita dibujar el territorio comprendido entre Panamá y el mar Caribe y que entre los dedos meñique y anular siempre situamos el Golfo de Urabá. Al empezar a descender, diseñando el Golfo de Urabá, ese primer punto que trazamos es Cabo Tiburón yenseguida marcamos Sapzurro, Capurganá, Acandi, Trigana, San Francisco, Titumate y las bahías Candelaria y Colombia.
Al iniciar el ascenso por el costado occidental del dedo anular está Turbo, Punta de Piedra y Necoclí. Entre estos dos puntos está el asentamiento cuna, tan famoso en el país y en el exterior por las molas que diseñan y confeccionan y que con gran dificultad distribuyen en los centros artesanales del país, pues los cunas no quieren saber mucho de la gente civilizada.
Esta zona, en el departamento del Chocó, limita con la República de Panamá y el mar Caribe y en el departamento de Antioquia, con Córdoba y el mar Caribe.
Rodrigo de Bastidas fue el primero en conocerla en 1501. Posteriormente visitaron la región, Alonso de Ojeda en 1508 y Martín Fernández de Enciso en 1513.
Cuando Agustin Codazi llegó por el río Atrato al Golfo de Urabá, escribió maravillado sobre la vegetación, los recursos fluviales, las flores, las frutas, los frutos del mar, la explotación del oro, el comercio de telas, la fauna, las especias. Se asombró tanto como Vasco Núñez de Balboa 300 años antes y como nosotros hoy.
"Aquí he visto aves de distintos colores, picos, plumajes. Despertar en estas tierras es maravilloso. La pesca permite suculentos platos. El banano es el mejor del mundo". No se puede leer la firma de quien esto escribe, pero si nos motiva a viajar.
El Hotel Calipso Capurganá, con 25 cabañas, piscina, canchas de tenis y un bien organizado turismo que permite a través del transporte fluvial conocer Sapzurro, Cabo Tiburón, y de acuerdo con el tecnólogo en turismo, Javier Melo, lo mejor de este paseo es poner un pie en Colombia, otro en Panamá, recrearse con unos paisajes bellísimos, playas inexploradas, la hospitalidad de los chocoanos y el delicioso sancocho de mulata paseadora, el pescado con coco, el birimbi, el arroz clavao y el almirajó.
Lo único que no se hacen son compras. Sólo se consiguen vajillas fabricadas en China para té o tinto y las lindísimas molas de los cunas, pero en materia de naturaleza, y para oxigenarse, están los recursos naturales de los 80 kilómetros que conforman el Golfo de Urabá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.