Jueves, 30 de octubre de 2014

| 1994/05/23 00:00

UN EXITO CONCRETO

Detrás del gran 'boom' constructor del país, la industria cementera vive su época dorada.

UN EXITO CONCRETO

AL SECTOR DE LA CONStrucción y a la industria cementera se les podría aplicar aquel dicho que reza que "detrás de un gran hombre hay una gran mujer". Tras el espectacular boom constructor que ha vivido Colombia durante los últimos dos años, las empresas cementeras dieron la talla, lo acompañaron en el éxito y lograron el año pasado sus mejores resultados en todos los tiempos. Y eso que hay quienes creen que hay mejores cosas por venir.
Los despachos nacionales de cemento efectuados por la industria cementera colombiana en 1993 totalizaran 6.995.000 toneladas de cemento gris y blanco. Este nivel se constituye en un verdadero hito para la industria al superar en 834.600 toneladas (13.5 por ciento) el resultado alcanzado en 1992, en tanto que con respecto a 1991 el avance es de 1.510.500 toneladas (27.5 por ciento).
Las cifras incluyen 6.908.500 toneladas de cemento gris, que crecen en un 13.5 por ciento con respecto al nivel de 1992 y en un 27.5 por ciento sobre 1991, así como 86.500 toneladas de cemento blanco, con avances del 10 por ciento y el 27.6 por ciento respectivamente, según cifras del Instituto Colombiano de Productores de Cemento (ICPC). Incluso al cierre de los dos primeros meses de 1994 el crecimiento de consumo interno era ya del 15 por ciento superior al mismo período de un año antes.
Todo ese incremento en cifras hizo que Colombia, por primera vez en la historia, superara la barrera de los 200 kilos por habitantes, al totalizar 206 kilos -habitante- año, superior en 21,5 kilos (11.7 por ciento) al alcanzado un año antes. Así el país se acerca al promedio de consumo per cápita del mundo que fue de 216 kilos en 1991 y, en América, de 224 kilos. El crecimiento ha sido impulsado por el auge notorio de la actividad edificadora en los dos últimos años. Medida por el área de las licencias de construcción aprobadas, creció el año pasado un 27 por ciento en Medellín y sus municipios vecinos; en Cali el incremento fue del 12 por ciento; en Barranquilla del 73 por ciento y disminuyò 21 par ciento. El promedio nacional mostró una caída del 1 por ciento.
La industria completó una serie ininterrumpida de 11 trimestres en los que cada resultado trimestral ha superado al alcanzado en el período inmediatamente anterior, en tanto que en los últimos seis timestres se ha roto reiteradamente la marca histórica impuesta tres meses antes. Y los récords seguirán rompiéndose. Mayores estímulos se darán para la industria por los grandes proyectos que vienen en camino dentro de la internacionalización de la economía, en materia de puentes, puertos y carreteras, obras en concesión, mientras en los sectores petrolero e hidroeléctrico hay una lista importante de proyectos por venir, entre ellos Porce II y La Miel I.
Aunque el gran Grupo Argos (ver recuadro) sigue manejando parte importante del sector, Cementos Diamante se ha consolidado como la gran revelación de los últimos años en el país. Sólo al año pasado el Grupo Diamante casi duplica sus ventas de 56.000 millones de pesos a 98.000 millones de pesos (integrado por Diamante y sus compañías asociadas, Diamante Compañía de Financiamiento Comercial, Cementos Diamante de Tolima, Ibagué, Bucaramanga, Construcciones e Inversiones Diamante, Distribuidora de Cementos Combeima Ltda, Concretos y Triturados del Cucuana Ltda. y Cementos Diamante Transportes Ltda.).
El parte de victoria se lo anota con la construcción de la fábrica de Caracolito en Ibagué -la más grande en Colombia hoy- con un horno de tal capacidad que duplica al que le sigue en tamaño. Produce 3.000 toneladas diarias de clínker y "su tamaño es comparable a cualquiera que por estos días se haya en Estados Unidos o Europa", advierte Andrés Uribe Crane, presidente de Cementos Diamante. El grupo Diamante puede producir ya 2.300.000 toneladas de cemento al año.
La planta fue situada en Ibagué, un punto estratégico para atender los tres grandes mercados del país: el del altiplano cundiboyacense, el de Antioquia y el eje cafetero, y el del Valle del Cauca. La mayoría de las cementeras son regionales, pero a ese paso Diamante casi que cubrió el territorio nacional. Cuando empezó a abastecer al mercado, a mediados de 1993, lo hizo en momento oportuno porque, debido al crecimiento de la actividad constructora, a finales de 1992 ya se habían dado ya los primeros síntomas de escasez en los mercados regionales.
El Grupo Diamante decidió su expansión clave en 1978, cuando vendió Cólombates y prefirió especializarse sólo en cemento y concreto. Adquirió Cementos del Norte, en Cúcuta, y de allí ha ido expandiéndose por todo el territorio nacional. A finales de 1992 constituyó la Sociedad Diamante S.A. que asumió el control de las plantas de concreto que ha ido abriendo en el país (Neiva, Guamo, Ibagué, Girardot, Dosquebradas y Cali) y de las que vienen en camino.
Para donde se mire esta industria, se habla de expansiones, más ventas y buenos augurios. ¡Y pensar que hace unos años la crisis portuaria y los crecientes ataques guerrilleros a sus instalaciones le causaron sinsabores! Hoy, en cambio, se puede decir con toda claridad que la mezcla ya cuajó.


ARGOS: 60 AÑOS DE CEMENTO

El Grupo Argos, que incluye nueve empresas filiales y asociadas, produjo en conjunto 14.000 toneladas por día, con lo cual abastece la mayor parte del occidente colombiano y despacha al exterior sus excedentes. El pasado 27 de febrero completó 60 años de actividad y los números de su crecimiento hablan por sí solos: de cinco accionistas iniciales pasó a tener 6.000; su capital de partida de 300.000 pesos se convirtió en un patrimonio de 700 mil millones de pesos y la producción de cemento de 50 toneladas diarias creció a 14.000 toneladas diarias actuales.
Constituida por Claudino Arango, en su historia sólo ha tenido tres gerentes: Jorge Atango C., Carlos Duque Salazar y Adolfo Arango Montoya. Su acción en bolsa es una de las más codiciadas por los inversionistas y ocupa el primer lugar en el número de operaciones de contado realizadas por medio de la Bolsa de Medellín. Una inversión de un millón de pesos en acciones de Argos efectuada en diciembre de 1988 se convirtió en diciembre pasado en 50.7 millones de pesos.
El grupo de cementeras de la costa Atlántica -Caribe, Totcemento y Colclìker- que aumentó en un 30 ciento el año pasado sus entregas internacionales, acaba de anunciar que invertirá 350 millones de dólares para ámpliaciones con el fin de incrementar su producción en un millón de toneladas de cemento. Han preferido, incluso, réducir sus exportaciones con el fin de atender casi que exclusivamente la demanda interna que sigue en ascenso. En 1993, en conjunto, alcanzaron a despachar al exterior 1.240.000 toneladas por un valor igual a 34 millones de dólares.
La Compañía Colombiana de Clínker vende en forma importante productos al mercado de Estados Unidos y el año pasado despachó cerca de 337.000 toneladas de cemento y unas 275.000 toneladas de clínker. Al parecer en el futuro las exportaciones aumentarán porque la reactivación de la economía estadounidense hace prever que sólo en 1995 importará unos 13 millones de toneladas de cemento. Por su parte, en 1995 Cementos del Valle instalará y pondrá en operación un nuevo horno de cliker para incrementar la oferta de cemento.
Cementos Rioclaro, por su lado, se convertirá en 1995 en la mayor cementera del paìs al concluir su nueva planta que duplicará su producción (2.000 toneladas diarias adicionales de clínker) y aumentará su participación en el sector, del 10 al 22 por ciento. El proyecto demanda una inversión de 65 millones de dólares. Cementos El Cairo continuará con el proyecto de desarrollo de minerìa subterránea con inversión de dos mil millones de pesos este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×