Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2004/09/24 00:00

Un país del pueblo

La aparición de líderes populares que sustituyan al liderazgo tradicional será una de las principales características de Colombia en 2020.

Dentro de 16 años, los colombianos vivirán una crisis económica similar a la de comienzos de este siglo y se habrá acabado la violencia.

En la medida en que vayamos adentrándonos en el siglo XXI, toda la humanidad se verá obligada a cambiar su nivel de ser por el llamado cambio de ERA. Estamos entrando en la ERA de compartir fraternalmente la emergencia mundial; lo que equivale a decir que si no nos ha unido el amor que han pregonado los grandes maestros, nos ha de unir -y a la fuerza- el dolor que estamos y vamos a compartir como especie humana.

Políticamente, la llamada ERA de Aquarius se caracteriza por el mando de líderes populares; pero populares en el sentido de que son "gente como nosotros" al decir del pueblo. Es decir, gente que habla, piensa, siente y se viste como nosotros. Adiós a los políticos de partidos tradicionales; es más, adiós la tradición. El cambio es tan contundente que "personas como nosotros" ya las vemos en Venezuela, Brasil, Ecuador, las alcaldías de Bogotá, Cali, etcétera. ¿Qué les falta a estos dirigentes? Que los dejen trabajar y que lo sepan hacer bien.

Colombia no está ajena a los ciclos terrenales y los ciclos cósmicos lo demuestran, pues en cierta forma Colombia es uno de los países generadores de más violencia en el mundo. Cuando llegue el Apocalipsis mundial, los colombianos bien podremos decir, ¿cuál Apocalipsis? Es decir, el dolor general será tan general que si no nos damos la mano entre razas, países y religiones, el terrorismo engendrado con más fuerza desde 2008 hasta 2024 terminará por llenarnos de más pesimismo que el actual.

Para 2020 Colombia estará atravesando por una crisis económica peor que la actual; peor en el sentido de que los colombianos estamos aprendiendo a valorar lo que debe ser valorado y a desechar lo que no. Eso es lo que hemos aprendido con la crisis actual; eso se llama priorizar las prioridades. Al ser del signo Cáncer (otros dicen que es del signo Leo y otros que todo eso es charlatanería barata) Colombia es un país lunar y como tal eminentemente agropecuario. Es hacia allá hacia donde los dirigentes deben encaminar sus esfuerzos, hacia el pueblo rural. En ese sentido, para 2020 Colombia estará más aliada con otros países latinoamericanos para sobrellevar su carga y aprovechar mejor sus riquezas naturales.

Desde el idioma astral, las riquezas astrales las gobierna Plutón, Plutón el rico; y una de las principales riquezas es el agua. Volvemos, entonces, a que Colombia es un país lunar y por lo tanto rico en recursos hídricos. Allí estaremos en primera fila con la Luna al lado nuestro; cuando dicho recurso será cada vez más preciado por el mundo entero.

En este idioma, Júpiter regenta los temas internacionales y hacia el año 2020 tendremos muchos más amigos a nivel mundial, porque ellos necesitan lo que tenemos: nuestras riquezas. No se necesita ser astrólogo para saber que esto es obvio; pero Colombia es y seguirá siendo un Paraíso Terrenal para toda entidad o país que necesite progresar y generar riquezas.

Habiendo salido de los problemas guerrilleros o de la violencia extrema que vivimos hoy, el turismo crecerá de manera más consciente. Y lo hará, porque en la medida en que nos ha hecho falta, al volver, siendo más conscientes de su ausencia, lo explotaremos mejor. Para 2020 Colombia será cada vez más del pueblo.

*Astrólogo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.