Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2009 12:00:00 AM

Un país en vías de construcción

Después de muchos años de atraso, se avecinan buenos tiempos para el desarrollo de la infraestructura en Colombia.

Es claro que Colombia carece de infraestructura para ser competitiva. Los derrumbes en las vías y el trancón en puertos y aeropuertos son el común denominador para muchos usuarios de estos servicios.

Sin embargo, desde hace varios años el país comenzó un proceso para modernizar la infraestructura que lo dejará en muy buena posición competitiva cuando se concreten las obras.

Un ejemplo son los tramos de doble calzada que han venido entrando en operación en distintas partes del país, como por ejemplo en la carretera entre Bogotá y Girardot. Esos son apenas visos de lo que va a ser el país en materia de infraestructura en pocos años.

Otro caso son las enormes inversiones en puertos que se vienen desarrollando y que buscan dejar a Santa Marta, Barranquilla, Cartagena y Buenaventura en las mejores condiciones para competir.

Pero además están listos varios mega- proyectos. Ahí está la Autopista del Sol, que necesita inversiones por más de 6.000 millones de dólares y que deberá quedar adjudicada en noviembre próximo. Este proyecto va a reducir de manera considerable el tiempo de tránsito entre el centro del país y la Costa Caribe.

El túnel de La Línea ya fue adjudicado. Las obras se iniciarán en octubre y quedará terminado a finales de 2012. Proyectos como los Corredores de Competitividad y la Autopista de las Américas, la Ruta de los Comuneros y la Autopista de la Montaña le van a sumar al país unos 6.000 kilómetros de buenas carreteras. Las concesiones de aeropuertos también serán solución para muchos de los problemas de movilidad que hoy sufre Colombia.

En otros frentes como el energético se adelantan por lo menos ocho megaproyectos que le darán a Colombia no sólo la tranquilidad para la generación futura de energía, sino la posibilidad de ocupar un puesto estratégico en la región, como exportador de este servicio.

Obviamente aún hay asuntos por resolver, pues al país le cogió la noche y ahora los concesionarios y el propio gobierno están buscando recursos y seguros para las grandes obras. Las autoridades y los empresarios se están moviendo para facilitar que llegue más inversión al país.

Allí las noticias son alentadoras. A pesar de la crisis con los precios del crudo, este año, las compañías petroleras siguen invirtiendo en Colombia. Esto muestra que no es imposible atraer inversión hacia el país aun en tiempos de crisis.

Si se supera la incertidumbre y todos estos proyectos se concretan, el país va a quedar muy bien parado en materia de competitividad en los próximos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?