Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/12/02 00:00

Una capital lúdica

La ciudad tiene una oferta cultural y de recreación tan activa como su mismo ritmo de vida.

El Festival Iberoamericano de Teatro se convirtió en un evento multitudinario y exitoso, y derrotó así el escepticismo

Que Bogotá funcione de lunes a lunes, las 24 horas del día, ya es una realidad. Los eventos culturales crecen a un ritmo acelerado y la escena cultural y de entretenimiento está respondiendo a la demanda. Un ejemplo es que 2.600.000 personas asistieron el año pasado a los eventos realizados por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo -en 2003 fueron 1.900.000 personas-, como los carnavales de Bogotá, el de Niños y niñas al parque, y 'Siga, esta es su casa', entre otros.

Gracias a esto, Bogotá será el próximo año la Capital Iberoamericana de la cultura, la Capital mundial del libro y sede del Congreso de formación artística y cultural para América latina y el Caribe. "Sin embargo, se requiere una mayor inversión en cultura, no sólo del sector público central -la inversión actual del Idct es del 0,67 por ciento del presupuesto Distrital-, sino también de los gobiernos locales y del sector privado", asegura la directora del Instituto, Martha Senn.

A medida que crecen eventos de gran factura, la imagen de la ciudad mejora en el exterior. Bogotá entró a hacer parte de las agendas de giras promocionales de los artistas. "Los músicos internacionales ven la ciudad como una buena plaza para presentarse, estamos casi superando mercados como el de Venezuela y el de Ecuador", asegura el empresario Alfredo Villaveces, quien este año trajo artistas como Cerati y Jamiroquai.

Así, con el 'voz a voz', los artistas, los apoderados y los empresarios que vienen, recomiendan a Bogotá y esto genera confianza entre artistas. La experiencia del Iberoamericano es un claro ejemplo de lo anterior. "Para convocar a los artistas en las primeras ediciones era difícil, ellos no creían en la ciudad, en que la gente respondiera a un espectáculo de teatro masivo, y les preocupaba el tema de la seguridad. Ahora, sucede lo contrario, para ellos, el Iberoamericano se convirtió en un escenario casi obligado para presentarse", dice Fanny Mikey, directora del Festival.

A pesar de esta gran actividad, a la que se le suma el auge de nuevas galerías de arte, salas de cine, de teatro, entre otros, Bogotá aún tiene varios problemas por resolver para convertirse en la Meca de la cultura latinoamericana, así piensa Villaveces: "No hay escenarios ni infraestructura para traer grandes artistas".

Por último, según Martha Senn, para que la ciudad funcione las 24 horas del día, todos los días, hace falta una oferta de transporte masivo y permanente, una mayor vinculación del sector privado y una mejor percepción de los ciudadanos con respecto al tema de seguridad.

Al furor por los grandes eventos habría que sumarle las bondades que ofrece el sistema de parques de la ciudad, que en total se acercan a los 5.000, distribuidos por toda la ciudad, los completos sistemas de entrenamiento para deportistas de elite que ponen a Bogotá como pionera en el deporte nacional, además de nueve humedales y alamedas, unos imponentes cerros orientales, un completo y organizado sistema de 121 kilómetros de ciclovía y 340 kilómetros de ciclorrutas, una completa red de bibliotecas públicas, alrededor de 60 museos, más de 30 salas de teatro, 28 iglesias, el primer recinto ferial de la zona Andina, Centroamérica y el Caribe (Corferias), que maneja un promedio de 25 eventos por año y cerca de 1.400.000 visitantes de todo el mundo, y atractivos científicos como Maloka, el Jardín Botánico y el Planetario distrital.

Todos estos elementos convierten la capital en una de las ciudades con mayor oferta cultural y deportiva. Son tantas las posibilidades que existen que, según datos del Idrd, el año pasado se generaron 8.656 eventos, con una asistencia de público de 7.396.347, y es que cada vez es más la apropiación de los bogotanos por asistir masivamente a los eventos que se programan. En palabras del propio director del Instituto de Recreación y Deporte del Distrito José Tapias, "Bogotá es más lúdica porque la misma ciudad ha generado espacios para que la gente se apropie de ellos, porque a su vez existe la infraestructura necesaria para que la gente asista a la ciclorruta, a la ciclovía, porque existe una demanda de actividades para que las personas encuentren en los parques, en las calles o en cualquier lugar, planes a toda hora, de las cuales la mayoría son gratis o a muy bajos costos".

Y es que anteriormente eran pocas las actividades que se programaban y, en la mayoría de los casos, estas eran a muy altos costos. Hoy día sucede lo contrario y eso permite que haya más inclusión y participación masiva. Existe una relación directa del entorno y la misma infraestructura física con la que se cuenta y que invita a los ciudadanos a que caminen, monten en bicicleta, vayan a cine, a un museo o asistan a los puntos de recreo vía para hacer aeróbicos. Entonces así el ciudadano dice "yo salgo, yo voy", porque hay qué hacer y en últimas se marca un aspecto importante que abre la posibilidad de que exista una oferta y una demanda, en la medida en que la gente tome conciencia de eso, la administración mejorará cada vez más la oferta de eventos. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.