Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2012 12:00:00 AM

Una lucha entre sábanas

Los hombres enfrentan una nueva batalla: desvirtuar los mitos sobre su sexualidad y compartir el trono en la intimidad con sus compañeras.

Durante años el hombre se ha caracterizado por ser el ‘macho’ dominante, que debe ser fuerte, activo, imponente y, sobre todo, el que debe asumir la tarea de dar placer a la mujer en la intimidad. De esta forma, se le atribuye la responsabilidad de que un encuentro sexual sea exitoso o no. Sin embargo, aunque esta creencia sigue arraigada, no es más que un mito del que ya quieren liberarse.

Este estereotipo esconde otra gran cantidad de suposiciones como que ellos deben tener la iniciativa, siempre deben estar listos para la acción y que, como maestros de orquesta, deben dirigir el acto para que sea perfecto. A esto se le suman ideas como que el tamaño es decisivo, que el hombre que no se excita con facilidad tiene problemas físicos o que quien no quiere dormir con una mujer que no le parezca atractiva es homosexual.

Con todos esos mitos, los ‘machos’ sienten una gran responsabilidad en sus pantalones y, aunque piensen en sexo unas 19 veces al día, según estudios de la Universidad de Ohio en 2011, puede que no lo hagan por placer, sino porque les preocupa la tarea.

Todas esas especulaciones han sido desvirtuadas por expertos en la materia. Así hombre y mujer son responsables del placer, el tamaño es lo de menos, los hombres no son máquinas de sexo y pueden elegir cuándo y con quién, y la excitación puede variar por factores externos como el estrés. Sin embargo, esas falsas creencias continúan afectando la vida sexual de los ‘machos’ porque fueron aprendidas a muy temprana edad.

Según el sexólogo Rogers Patiño, los mitos ya están en la mente masculina como una verdad inmutable y esto impide que en medio de un encuentro sexual el varón tenga tiempo para disfrutar porque está pendiente de sus ‘obligaciones’. Según el experto, la ansiedad también produce autoevaluaciones constantes y baja autoestima.

Para Carolina Londoño, que estudió una especialización y maestría en Sexología Clínica, la preocupación del hombre por estos mitos y el desconocimiento de su propia sexualidad son las principales causas de disfunciones sexuales. “Las especulaciones además pueden generar dificultades en las relaciones de pareja”, agrega.

Desde la misma perspectiva, la psicóloga Carmen Navia señaló que los hombres que no pueden satisfacer a sus parejas pueden tener depresiones o ignorar las necesidades de su compañera, lo que podría afectar la convivencia en una relación amorosa.

Frente a estos mitos y sus consecuencias, los hombres libran su nueva lucha entre las sábanas por entregar un poco del control en la cama, que según los expertos solo puede solucionarse al conocer más y mejor la sexualidad propia, al desgenitalizar las relaciones íntimas, al flexibilizar los roles de género y al permitirse más erotismo y placer.
 
¿Y qué pasa con el tamaño?

Uno de los mitos más comunes es que el tamaño del miembro viril es crucial para que la mujer sienta placer, pero esta creencia está superada por estudios científicos como el que publicó en 2011 la Universidad de Texas, que reveló que un 50 por ciento de las mujeres considera que el grueso del pene es más importante que su longitud.

Ese resultado es afirmado por expertos como la sexóloga Carolina Londoño, para quien lo más importante es la inteligencia del hombre para encontrar los puntos erógenos propios de su pareja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.