Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/5/1993 12:00:00 AM

VACACIONES Y DEPORTES

PARAISO HISTORICO Y MODERNO
QUE DELICIA! LOS MEJORES HOTELES, playas paradisíacas, parques naturales, amplios centros comerciales e innumerables atracciones turísticas, hacen de Panamá uno de los mejores lugares para veranear.
Este exótico país fue erigido el 15 de agosto de 1519 y es el más antiguo fundado por los españoles ya que fue el centro de la conquista de América Central y de América del Sur sobre el Pacífico. En la actualidad, del viejo radio urbano, de lo que desde entonces se llamó Ciudad de Panamá, queda menos de la mitad pero en perfecto estado.
Llegar es fácil. Sólo se necesita tener el pasaporte vigente y adquirir, en la aerolínea por la que se va a viajar, una tarjeta de turismo que tiene un valor aproximado de cinco dólares. Las monedas utilizadas son el balboa y los dólares americanos que tienen curso legal. Y en cuanto al idioma, tampoco hay problema ya que la población habla inglés y español.
¿Que sigue? Arribar al avión, para llegar a cualquiera de los numerosos hoteles que ofrece el país. El Panamá es uno de ellos. Ubicado en el centro de Ciudad de Panamá, ofrece al visitante 340 hermosas habitaciones, además de jardines, grandes vestíbulos, una inmensa piscina, discoteca y casino.
El Ejecutivo es otro hotel, localizado en el nuevo centro comercial de la ciudad, a una cuadra del Banco Chase Manhattan. Posee 96 habitaciones, restaurante, bar, piscina y aire acondicionado. Y si lo que se necesita es un apartahotel, las Suites Ambassador ofrecen este servicio.
EL CANAL
Es difícil no tocar este tema cuando se habla de Panamá. Fue el rey Carlos V, quien en 15Z4 ordenó los primeros estudios topográficos para su construcción. Pero pasaron más de tres siglos antes de que se hiciera realidad. En 1903 se firmó un tratado con los Estados Unidos y se emprendió el levantamiento del canal interoceánico que después se convertiría en una de las hazañas más grandes realizadas por el hombre.
El canal de Panamá une a Norte y Sur América a través de 80 kilómetros de aguas profundas. Una nave promedio tarda alrededor de nueve horas en transitarlo. Durante este período, los turistas tienen la oportunidad de observar los dos trechos cortos a nivel del mar, uno en cada extremo, los tres juegos de esclusas gemelas, el Gatún, que es uno de los lagos artificiales más grandes del mundo y el Corte Gaillard.
Pero también se puede llegar por tierra y pasar del Atlántico al Pacífico en carretera o ferrocarrril. Hay líneas de autobuses que salen de los principales sectores de todas las ciudades panamenas. Y otra opción es alquilar un auto por medio de las agencias de viajes o los hoteles. Un servicio de guías recibe a los visitantes en las esclusas de Miraflores en el sector Pacífico del Istmo, donde hay un pabellón especial para observar el tránsito de los barcos.
LA CARA ANTIGUA
Después del canal ¿qué mejor para continuar que los sitios históricos de la ciudad? O de las ciudades, porque en realidad son tres: La Vieja, constituída por las ruinas que dejó a su paso el pirata Morgan en 1672. Panamá Colonial, con calles angostas, balcones de hierro forjado, iglesias, plazas y paseos. Y Panamá moderna, la de los grandes edificios y fabulosos almacenes.
El casco antiguo de la ciudad tiene un cerco de muralla, construído hace 320 años para evitar los ataques piratas. En esta zona se pueden visitar diferentes plazas, como la de La Catedral, la de Francia, la de Bolívar o la Plaza Herrera. Los palacios también son muy atractivos. Es el caso del presidencial, el de gobierno o el municipal.
Tampoco pasan inadvertidas las iglesias y los conventos de época. Están la iglesia de La Merced, la de San José (con su altar de oro), la Catedral, la de la Companía de Jesús, la de San Francisco y la de San Felipe. Eso sin contar otras que también guardan importantes reliquias religiosas: la de Santo Domingo de Guzmán, en Parita, provincia de Herrera, que también conserva su altar de oro. La iglesia de San Francisco de la Montaña, en la provincia de Veraguas, con retablos matizados de arte indígena y español. La de San Atanasio, de la Villa de los Santos, provincia de los Santos, y la Basílica de Nata, la más antigua en uso, que se encuentra en la provincia de Coclé.
Hay otros sitios históricos, llamados defensivos, como las bóvedas que hoy en día son mirador y paseo romántico, además del Baluarte de la Mano del Tigre y la Plataforma de las Monjas. En este lugar están los museos de Historia y de Arte Religioso Colonial, muy cerca el uno del otro.
También hay ciudades que encierran historias del pasado. Una de ellas es la de San Felipe de Portobelo, fundada el 20 de marzo de 1597 y que cuenta con una impresionante muestra de arquitectura militar de la época. Su ambiente natural es el mismo que encontró Colón en 1502 cuando descubrió la bahía que albergaba el poblado, tiene tres de los 32 ecosistemas más interesantes del Caribe panameño: la Sierra Llorona, las formaciones de manglar y los fondos marinos, con un arrecife tan llamativo que se han instalado en la zona ocho clubes de buceo.
La ciudad de San Lorenzo el Real de Chagres fue levantada inicialmente en 1575 como una fortaleza para defender el río del mismo nombre. Allí, Juan Bautista Antonelly levantó un castillo medieval en 1597. Con su doble foso y puente levadizo, grandes bóvedas, "cortinas" de cañones de 60 libras, plazas de armas y cobertizos que todavía dominan la desembocadura del río, esta es una verdadera reliquia arquitectónica.
Imposible abandonar el recorrido histórico por el país sin apreciar en estos lugares lo mejor de las costumbres, tradiciones y folclor panameño: el torito guapo, los montezuma, los diablicos sucios, la danza del gran diablo, el matrimonio campesino, los diablicos cacuas y muchas otros ritos tradicionales legados por España y por Africa protagonizan la fiesta con instrumentos como el acordeón, el violín y la guitarra, y con la pollera confeccionada utilizando aderezos de oro y piedras preciosas. Este es un traje típicamente panameño. Otras festividades, como la junta de embarre, las peregrinaciones, las procesiones, la pasión de Cristo en vivo y el drama de los reyes magos, son ampliamente difundidas .
PLAYA,BRISA Y ...
Sol durante todo el año es lo que ofrecen las distintas playas de este país. Frente al mar Caribe, en Bocas del Toro, hay varias islas con hermosas playas y lanchas disponibles durante todo el día. En Colón lo mejor está en Isla Grande, que ofrece hospedaje para todos los gustos y todos los bolsillos.En Playa Angosta no hay hospedaje y en San Blas,de cultura indígena, los hoteles son pequeños y modestos.
Frente al Pacífico hay buenas alternativas inmediatas a la ciudad de Panamá como el balneario de Kobbe. La playa de Veracruz, cerca de Kobbe, es abierta y popular. Playa Naos, está situada en Fuerte Amador al este de la entrada del Canal.
Pero las opciones para bronceados espectaculares no terminan aquí. A dos horas de Ciudad de Panamá existe el llamado Cinturón de Playas del Pacífico con excelentes instalaciones en Punta Chame, Nueva Gorgona, Coronado,San Carlos, Playa, Corona, Río Mar y Santa Clara, principalmente.
Los amantes del deporte náutico hallaran playas exuberantes donde podrán dar rienda suelta a sus aficiones. Playa Venado y Santa Catalina, por ejemplo, tienen las mejores olas para el suff.
Tantas playas por conocer son indicio de las numerosas islas que posee el país y que representan puntos estratégicos para todo buen turista. Isla Grande es una de ellas y está situada a 29 millas de la ciudad de Colón. La rica vegetación y la arena blanca son sus mayores encantos. Cerca de allí se encuentra la Isla Namey que ofrece facilidades y servicios para estadía, buceo y recreaciones.
Sin duda, otro paseo obligado es Contadora, a 15 minutos de vuelo de la ciudad. Una isla conocida a nivel mundial por su complejo turístico de primera categoría y por sus playas concurridas o desiertas en donde se pueden practicar todos los deportes náuticos y de tierra. Pero ante tal variedad de atracciones, imposible detenerse aquí.
También hay que visitar a San Blas, un archipiélago de 365 islas, a 20 minutos de vuelo de Ciudad de Panamá. Los indios kunas, habitantes de esta tierra, mantienen sus costumbres ancestrales y diseñan las famosas molas, telas de vivos colores trabajadas artísticamente. Y la Isla de Taboga que esta a una hora de distancia por lancha. Aquí el turista podrá descansar plácidamente entre aguas tibias y cristalinas que invitan al buceo, la natación, el esquí acuático y la pesca.
VERDE...MUCHO VERDE
Cuando la playa no es suficiente, Panamá tambiÉn ofrece a sus visitantes un encuentro con la naturaleza. Hay varias reservas y extensas zonas recreativas. El Parque Nacional Soberanía, se destaca por su extensión y belleza. Fue creado en 1980, cuenta con más de 22 mil hectáreas y se encuentra ubicado en la ribera este del Canal de Panamá (entre las provincias de Panamá y Colón) Aquí se pueden disfrutar cerca de 2.000 especies de plantas, más de 300 aves distntas y aproximadamente 50 especies consideradas endémicas o en peligro de extinción, esto sin contar las 100 clases diferentes de mamíferos, como el mico de noche o el venado de cola blanca. No está muy lejos, desde la capital se llega en 20 minutos y desde Colón en media hora.
Dentro de este mismo parque se encuentra el Jardín Botánico Summit que representa el mejor espacio de recreación en el área. Son 70 hectáreas acondicionadas para el esparcimiento al aire libre. Aquí se pueden encontrar senderos pavimentados, cómodas merenderas, barbacoas, agua potable y ranchos típicos. Este jardín botánico cuenta, además, con un zoológico que protege a distintas especies como jaguares, pumas, loros, venados, guacamayas, lagartos, nutrias.
Otros parques de gran interés son el Natural Metropolitano, el Refugio de Vida Silvestre de Taboga, una isla paradisíaca ubicada dentro del canal de Panamá. Además, el Parque Nacional Chagres y la reserva de Gamboa.
A COMPRAR!
En Panamá comprar, más que una costumbre, es historia. Desde hace 400 años el país entero es centro comercial por excelencia. En el siglo VI los comerciantes de las islas del Caribe, así como los de Norte, Centro y Sur América llegaban a las costas atraídos por los esclavos, las telas, los tintes, el cacao, la cascarilla, la concha nácar, las sedas, el oro, las pieles, los licores, las joyas... en fin. Y actualmente la situación no ha cambiado demasiado dada la cantidad de artículos novedosos que salen contínuamente al mercado. Aquí se pueden encontrar reconocidas marcas de ropa, calzado, cosméticos, perfumes, equipos electrodomésticos, cristalería, vajillas y porcelanas ¡de lo mejor!
A todo esto hay que adicionar el Centro Bancario Internacional con más de 140 bancos establecidos y facilidad de compras con toda clase de tarjetas de crédito. Este Centro Financiero Internacional junto con los mejores hoteles, se encuentra ubicado a lo largo de la vía España y sus alrededores.
¿Qué tal?, playas, islas, historia, tradición, libre comercio...
que más se puede pedir para las próximas vacaciones. Esta vez va a ser fácil escoger.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.