Jueves, 19 de enero de 2017

| 1991/12/30 00:00

VALLE

VALLE

Cuando los hermanos Llano decidieron vender maní en el colegio, el negocio no pasaba de ser un simple medio de sustento personal.
Pero con el tiempo el enano se creció, y lo que antes fue considerado como un trabajo temporal -mientras transcurrían los años de estudios secundarios y universitarios se convirtió en una empresa sólida, que incluso ya se da el lujo de exportar a Europa.
El éxito los cogió por sorpresa. Su único producto, el maní de sal, se vio pronto acompañado de otras variedades, como el mani con pasas y el maní dulce.
Cuando llegó el momento de la evaluación el negocio había aumentado tanto, que se hizo inminente la expedición de una licencia de funcionamiento, y por lo tanto, de la fundación de la empresa como tal. El paso era decisivo, pues su inexperiencia como empresarios podía echar al traste con todo el trabajo hasta ahora construido. En ese instante apareció la Fundación Carvajal para el desarrollo de la microempresa.
Gracias a su ayuda y a la que posteriormente les proporcionó Fundaempresa otra institución sin ánimo de lucro dedicada al estímulo de este tipo de empresas los hermanos Llano pudieron consolidarse. Sus productos empezaron a despacharse a los supermercados y en corto tiempo las precarias instalaciones que habían acomodado en su propia casa, se cambiaron por una sede más amplia que hoy se quedó también pequeña. Actualmente sus amplias variedades de presentación del maní, que incluyen turrones y mantequilla, no sólo cubren el Valle del Cauca, sino también Bogotá, Medellín y Popayán. Y por si fuera poco, el año pasado los hermanos Llano exportaron 12 toneladas de mani a Holanda.
El anterior ejemplo no es un caso aislado en Cali. Hoy en día, miles de jóvenes egresados han incursionado en el mundo de la microempresa con un éxito incluso superior al obtenido por varios países desarrollados, gracias a las instituciones que para este fin se han creado en el departamento del Valle. Carvajal fue una de las pioneras en este campo. Y después le siguió una hija de la FES: Fundaempresa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.