Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/05/27 00:00

A la vanguardia

En materia de salud,Santander cuenta con tecnología de punta y oferta de servicios especializados. Sin embargo, no logra cubrir las necesidades de toda la población.

A la vanguardia

La prestación de servicios fue una de las claves de discusión en la negociación que Colombia realizó con Estados Unidos por el Tratado de Libre Comercio. No en vano, allí estaba más del 70% de la oferta nacional y por ello la mayor oportunidad de ingresar en el mercado norteamericano. Los servicios son múltiples, son variados y además, elásticos.

Y la salud es uno de los de mayor atención, especialmente en países como Colombia, que se han vuelto atractivos con paquetes completos de turismo de salud. Bucaramanga cuenta con una infraestructura suficiente para competir de tú a tú con cualquier otro país.

Por ello, Santander está en el proceso de consolidar el grupo de la salud fortaleciendo servicios especializados en las áreas cardiovascular, vascular periférico, oftalmología, oncología, neurología, neurocirugía, ortopedia, trasplante de órganos, cirugía estética, ortodoncia, parasitología, fertilidad y medicina tropical, entre otras.

Se trata de ofrecer modelos asistenciales propios, con el apoyo dado por la investigación, la innovación, el desarrollo tecnológico y la aplicación de eficientes modelos administrativos que ya hoy funcionan en la ciudad.

La Fundación Oftalmoló-gica de Santander Clínica Carlos Ardila Lülle -FOSCAL es digna representante de lo que se puede hacer. Ello por su consolidación como la primera institución dentro de Santander y el nororiente colombiano.

El doctor Jorge Ricardo León Franco, de la FOSCAL, explicó que la tecnología de punta, el equipo calificado y la calidad integral del servicio lograron su posicionamiento.

Son todas las especialidades en un mismo sitio y por eso a sus instalaciones llegan pacientes de Arauca, Norte de Santander, Casanare, Cesar, el sur de Bolívar, el nororiente de Antioquia y el noroccidente de Boyacá.

Está también la Fundación Cardiovascular que, con su programa Corazón a Corazón, ha llegado a por lo menos 42.000 niños y niñas de bajos recursos que sufren de cardiopatías, y de ellos unos 3.500 han recibido una cirugía correctiva de cardiopatías congénitas, defectos de variada complejidad que se presentan en ocho de cada mil recién nacidos vivos y, de manera casi exclusiva, en la población de escasos recursos.

Aún falta en lo local

Mientras tanto, la cobertura de salud en Santander ha logrado avances importantes en los últimos años. Hasta hace poco, había una pésima cobertura, especialmente en el régimen subsidiado que atiende a los más pobres. Se han logrado hasta ahora cerca de 600.000 nuevos cupos, tanto para subsidios parciales como para los subsidios plenos, lo que se ha conseguido con aportes del gobierno nacional.

O sea que, según datos de la Gobernación de Santander, el departamento está a 30.000 cupos de lograr que la prestación de los servicios mínimos de salud llegue a todos sus habitantes.

A esto se ha sumado la viabilidad de la red pública de los hospitales dentro del plan nacional. Hasta hace tres años, en el departamento había un déficit muy grande y atrasos en pagos de mesadas pensionales y sueldos de trabajadores. Sin embargo, ahora la situación se está saneando y aunque todavía se requiere de un aporte del gobierno por 50.000 millones de pesos para culminar la tercera fase del proyecto, la situación ha mejorado.

Primero se liquidó el Hospital Universitario Ramón González Valencia, de primer nivel, y que atendía a más de cuatro millones de personas, y se creó el Hospital Universitario de Santander, que hoy tiene un modelo exitoso con el que presidente Álvaro Uribe ejemplifica en todo el país.

La segunda fase cubrió los hospitales de segundo nivel de seis municipios del departamento donde se está aplicando un nuevo modelo de contratación.

En el sector de regímenes subsidiado y contributivo, Santander tiene empresa propia. Se constituyó desde empresas sociales de Santander y eso hizo que desde su inicio, hace ya 10 años, la estrategia de Solsalud se dirigiera hacia el logro de un impacto social. Eso ha hecho que esté presente en 435 municipios del país y 22 departamentos.

Por eso ya tiene hoy un millón y medio de usuarios entre los regímenes contributivo y subsidiado, lo que los ha hecho líderes en el régimen subsidiado como empresa del sector privado.

Genera 5.400 empleos entre directos e indirectos, y es una empresa netamente santandereana, con la más amplia cobertura territorial.

Patrimonialmente cuenta con 20.000 millones de pesos que la ponen en competencia directa con las más grandes del país. La diferencia, según el gerente nacional de la compañía, es que "no sólo queremos dar salud, queremos que los colombianos estén bien".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.