Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/1993 12:00:00 AM

VEHICULOS

El mejor seguro
DENTRO DE UN BUEN MANTENIMIENto preventivo de todo automóvil, se considera una operación básica la limpieza del motor.
Un motor descuidado se convierte en el obstáculo principal para realizar con éxito cualquier tarea de revisión o reparación, ya que dificulta detectar a tiempo las fallas incipientes, que localizadas a tiempo pueden ser corregidas con facilidad. De otra manera, es casi seguro el lento degeneramiento de las partes y el funcionamiento del motor. En este punto se hace inevitable la visita al taller y los ya conocidos costos que una visita de estas puede acarrear.
Capas indeseables
Es más que seguro que después de un kilometraje de recorrido respetable, lo primero que se acumule sea el polvo, los vapores de aceite y la gasolina que siempre existen debajo del capó del automóvil. Estos restos se depositan sobre las diferentes partes del motor formando una gruesa capa, muy común en la mayoría de los automotores . Es cuando se abre el capó y se comprueba que el motor unta y mancha más de lo normal.
Hasta hace algunos años, se tenía la creencia de que esta capa de mugre protegía el bloque y las partes del motor de la acción de la corrosión y que sólo era necesaria su limpieza en el momento preciso de vender el carro. Incluso se pensaba que el petróleo que se empleaba en el lavado deterioraba mangueras, cauchos y empaques, todo lo anterior está más que revaluado.
Los expertos opinan que nada mejor que una gruesa capa oscura y grasosa en el motor para esconder perfectamente escapes de aceite, agua, gasolina y desajustes o roturas de algunos elementos del motor. La acción de la grasa, gasolina, aceite e incluso aire sulfatado debajo del capó ayudan a acelerar la muerte de mangueras, empaques, cauchos, cables y empalmes eléctricos.
Actualmente, para los que temen ensuciarse demasiado, existen líquidos desengrasantes o detergentes ideales para esta clase de trabajo. Adem&s que ahorran tiempo, esfuerzo y ofrecen excelentes resultados.
Limpieza ágil
El motor se debe limpiar cada 4.000 ó 5 .000 kilómetros de recorrido. Es recomendable hacerlo junto con el cambio de aceite. La limpieza se debe hacer con un líquido detergente especial y en lo posible se debe evitar el uso de petróleo puro o gasolina.
Si la operación de limpieza se realiza manualmente, no se debe olvidar que existen sitios especialmente escondidos como la parte baja del filtro, del distribuidor encendido e incluso de los recodos del motor. La limpieza debe incluir la tapa o capó del motor en su parte interior, sin necesidadde medir el líquido limpiador. El motor no se ve perjudicado si se excede la cantidad de este producto.
Una vez aplicado el limpiador, se verifica que la mugre se ablande lo suficiente para producir un enjuague general. Si se dispone de tiempo suficiente, lo mejor es proteger -antes del enjuague el distribuidor, los cables de encendido, el alternador y el motor de arranque, con un plástico.
Escurrido el líquido limpiador es aconsejable otra aplicación con agua ligeramente jabonosa, (con jabon neutro), esto con el propósito de eliminar muy bien los residuos de agua. En este enjuague se deben tener muy en cuenta las grandes superficies pintadas como la carcaza del filtro, la tapa de balancines y la parte interior del capó.
Parece difícil, pero realmente no lo es. El proceso de limpieza del motor puede convertirse en una agradable rutina que, sin lugar a dudas, le ahorrará mucho tiempo y dinero al dueño de un automóvil.
En busca de auto propio?
EL INGRES0 AL PAIS DE UN NUMER0 TAN importante de vehículos como los que han llegado en el último año, plenos de lujo, belleza y confort, hace que la gran mayoría de los colombianos se pregunte: ¿Cómo puedeo yo adquirir el modelo de mis sueños?
SEMANA presenta la respuesta a ese interrogante en el presente artículo donde se explican una a una las cuatro principales formas de obtener el aparentemente lejano auto a mediano o largo plazo. El ofrecimiento lo hacen los bancos, las compañías de financiamiento comercial, las cooperativas de ahorro y crédito y los consorcios comerciales. Cada opción (esto es lo maravilloso del momento que Colombia está viviendo), responde a determinadas necesidades de aprobación del crédito, plazos para amortizarlo y porcentajes de financiamiento.
Directo al banco
Dependiendo de su reglamento interno, cada banco otorga créditos con diferentes características. El préstamo para vehículo puede estar incluído en la modalidad de préstamos de cartera ordinaria para inversiones no específicas o en líneas especialmente diseñadas para el fin señalado.
Lo que generalmente hace la entidad es estudiar a fondo las necesidades de sus clientes o clientes potenciales, velar por la correcta presentación de los requisitos de solicitud del crédito y comprobar si en realidad los usuarios de su servicio tienen capacidad de pago.
La cuantía de los préstamos que hacen los bancos varía: puede ir entre los 200 mil y los 15 millones de pesos y algunas entidades discriminan, según sea para vehículos nuevos o usados. Para los primeros otorgan hasta el 80 por ciento del valor total y para los usados, que dicho sea de paso, por las características de la economía colombiana no han dejado de venderse en tiempos de apertura, hasta el 70 por ciento. Los plazos son de 12, 24, 30, 36 y 60 meses, y el interés corriente es del 3,25 por ciento mes vencido. Siempre, la amortización se hace en pagos iguales.
¿Tiene afán?
En el otro extremo del abanico de posibilidades está el crédito ofrecido por las companías de financiamiento comercial. Mientras un banco puede demorarse entre ocho días y un mes para aprobar el crédito, estas tardan de 24 a 48 horas.
Además prestan dinero máximo por 36 meses. Y la verdad es que se encargan de un gran porcentaje de los negocios de este tipo pues mantienen un estrecho contacto con los concesionarios.
Para obtener un crédito de este tipo hay que diligenciar un formulario en el que se solicita información referente a los datos personales, actividad económica, patrimonio, créditos antes recibidos, tarjetas, referencias y algunos documentos más, según el solicitante sea una persona natural o jurídica.
El monto financiable es de 75 a 80 por ciento para automóvil nuevo y 70 por ciento para vehículo usado con una edad máxima de siete años. Además, estas compañías ofrecen financiación de la mitad del dinero para taxis. ¿Y cómo se paga? En cuotas por mes vencido o por trimestre anticipado. El interés es siempre de 36 a 41,9 por ciento, y por regla general se exige la adquisición de una póliza de seguro que equivalga al ocho o al 10 por ciento del valor comercial del vehículo.
Crédito con sorpresas
Los consorcios comerciales, empresas administradoras de fondos comunes son ideales para aquellas personas que prefieren las soluciones en equipo, no tienen afán y confían plenamente en su suerte.
Un grupo de personas -siempre son 100, con el deseo de adquirir un vehículo de características similares se compromete a pagar cuotas por 50 meses, al cabo de las cuales cada quien tendrá su propio vehículo.
Por eso se establecen mecanismos de adjudicación periódica. ¿Cuáles? Un sorteo y una oferta que se realizan mensualmente en la asamblea general de suscriptores con la presencia de un representante de la Oficina de Rifas, Juegos y Espectáculos.
En el sorteo, uno de los participantes recibe el dinero necesario para comprar un carro. Y en la rifa, por el sistema de sobre cerrado, cada quien se compromete a pagar por anticipado cierto numero de cuotas. El que más cuotas ofrezca se convierte en el segundo ganador del carro. Los dos favorecidos continúan pagando las cuotas pero ya no participan en las adjudicaciones.
La vinculación al selecto grupo de los 100 representa el dos por ciento del valor comercial del vehículo deseado y las cuotas mensuales al 2,28 por ciento discriminado así: dos por ciento para abonar al carro, 0,24 por ciento para gastos administrativos del consorcio y 0,04 por ciento para un fondo de reserva que cubriría eventualidades.
Durante el plan se hacen algunos incrementos generales por el alza en el costo del vehículo y la devaluación. Pero estos valores se convierten en pequeñeces al ser divididos entre todos los miembros del grupo.
Pura disciplina
Queda aún una opción más para adquirir vehículo y en esta ya no existen sorteos ni ofertas como en la pasada. Las cooperativas de ahorro y crédito ofrecen líneas de libre inversión en las que debe estar presente que cada quien tiene derecho a solicitar únicamente el equivalente a cuatro o cinco veces lo allí depositado.
Los plazos pueden ser de 12 a 36 meses o de 12 a 48 meses dependiendo del reglamento interno de cada corporación. Y en cuanto a la tasa de interés, está alrededor del 2,2 por ciento mes vencido o anticipado, según las condiciones del préstamo. Inferior, claro a las demás opciones.
El pago puede hacerse en cuotas mensuales, lo único un poco complicado es reunir los documentos requeridos, que incluyen para las personas naturales la declaración de renta y los estados financieros.
Las cartas quedan sobre la mesa. Lo único que falta es escoger la mejor para adquirir su propio automóvil y el modelo, lo que también ha dejado de ser una tarea difícil, pues ofertas hay en todos los estilos y con las mejores cualidades técnicas y comodidades.
Claro que, si la cuestión es de poner a producir el automóvil hay que acudir mejor a la Corporación Financiera del Transporte que otorga créditos para automotores de transporte intermunicipal, urbano de pasajeros o de carga pesada. Las tasas están entre el 27 y el 30 por ciento y su pago puede hacerse de manera mensual, trimestral o semestral e incluso se pueden pedir nueve meses de gracia para iniciar el pago del capital.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.