Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/02/28 00:00

VEHICULOS

VEHICULOS

EL CORAZON DEL AUTOMOVIL
EL MILAGRO DE LOGRAR EL ALMACENAmiento químico de electricidad es posible gracias a la batería, protagonista central de este artículo. Como todos las demás autopartes este es esencial. Pero lo que aún no está muy claro en la mente de muchos es su funcionamiento y cuáles son las opciones que se ofrecen en el mercado nacional.
En síntesis, una batería está compuesta por seis celdas pequeñas, conectadas en serie. En cada una de ellas hay un electrodo sumergido en agua y una solución de ácido sulfúrico, es decir un electrolito. Los electrodos son placas alternas de plomo y peróxido de plomo. Para prevenir la posibilidad de un corto llevan consigo unos separadores porosos , no conductores, entre las placas.
La reacción química entre el ácido sulfúrico y las placas de plomo causan el flujo entre los electrodos, y es en este punto cuando las baterías, o acumuladores, se encargan de convertir la energía química en energía eléctrica por reacciones que son esencialmente reversibles, es decir, que pueden ser cargadas nuevamente por una corriente eléctrica.

No todas son iguales
A simple vista, todas las baterías se parecen pero, en realidad, existen varias clases. Es el caso de las llamadas baterías primarias, que son un tipo de pilas no recargables. Hay otras que sí son recargables y se conocen como baterías secundarias o también se pueden llamar acumuladores. Cuando a estas se les suministra energía eléctrica se provoca, en sentido inverso, la secesión de las reacciones químicas que intervienen en la fase de descarga.
El tipo más difundido es el acumulador de plomo, que equipa prácticamente a todos los automóviles y que, además, se emplea para la tracción de vehículos especiales como submarinos, ferrocarriles, instalaciones fijas, industriales, instalaciones telefónicas y de emergencia, y otras más. En la actualidad existen investigaciones y pruebas en camino, que seguramente darán como resultado nuevas clases de batería.
Por ejemplo, ya se habla del acumulador de níquel-cadmio, que se utiliza para alimentar calculadoras pequeñas, intermitentes electrónicos, televisores portátiles y otros sistemas. Se le conoce un inconveniente: es más costoso que el acumulador de plomo, lo que hasta el momento ha limitado su utilización.

Una buena opción
Y así como cuando se ve una batería no se han visto todas, ya que son distintas en su funcionamiento, también es cierto que la variedad de marcas que prestan excelentes servicios en el campo automotriz se hacen notar. Y no es para menos si se tiene en cuenta la amplia gama de automóviles que por estos tiempos circulan por las vías del país.
Una de ellas es Baterías Mac, que tiene una planta de producción en la ciudad de Cali y cuenta con excelente tecnología. Esta firma también produce otros autopartes como cajas, separadores, placas y óxido de plomo, con lo que alcanza a cubrir la demanda de otras fábricas en Colombia y en el exterior. Todo sin contar con la red de distribución y comercialización más extensa del país, ya que cubre todas las ciudades importantes e intermedias con puntos propios de atención y servicio como las servitecas Goodyear y un Tecnicentro Icollantas.
Un punto interesante de recalcar es el interés de esta empresa por la conservación del medio ambiente, por eso creó una planta de reciclaje única en el país que transforma las viejas baterias en materia prima reutilizable. En ella se transforman las baterías viejas en materia prima reutilizable recuperando el plomo y transformándolo en un 100 por ciento a estado natural para ser utilizado nuevamente.
Baterías Tudor, es otra marca importante de baterías, de origen europeo y reconocida ampliamente en todo el mundo. La empresa tiene su sede administrativa en Medellín y su planta de fabricación en el municipio de Guarne, cerca de la capital antioqueña. Esta industria genera empleo permanente a un núcleo importante de la población nacional, ya que produce baterias estacionarias imprescindibles en la era de la informática. A través de los "energicentros" y las "energitecas", esta reconocida firma cubre las ciudades más importantes del país.
Y continuando con la descripción de las marcas más completas en el mercado no se puede dejar de lado a Coéxito S.A. que es, actualmente, el negocio con más años de experiencia, 50 en el mercado . Además de las baterías del mismo nombre esta empresa distribuye lubricantes e importa y comercializa repuestos eléctricos, amortiguadores y herramientas. Además posee dos "energitecas" en Bogotá y Barranquilla.
Hablando de esto último, las energitecas se crearon como una nueva modalidad de atención automotriz, pensando en ofrecer un servicio más completo a los clientes. Son modernos centros especializados en prestar un servicio eléctrico a toda clase de vehículos y proveer de las mejores marcas de baterías, incluidas las mencionadas en este artículo. Sus locales se destacan por diseños modernos y llamativos que lucen aún más por la buena atención y la avanzada tecnología en equipos de revisión automatizada y un efectivo servicio. La sincronización electrónica, el análisis computarizado del sistema eléctrico, la venta de baterías, los repuestos eléctricos y lubricación son algunos de sus servicios. Actualmente existen 15 energitecas en Colombia, una en Ecuador y otra en Venezuela.
Al parecer, para entender qué se necesita para que un automóvil funcione correctamente lo ideal es conocerlo de manera detallada por dentro y por fuera. Con estas premisas, qué mejor que comenzar por las baterías, que es el corazón del auto. Todo parece indicar que por calidad, nuevas opciones y equilibrio de la naturaleza ya no hay que preocuparse; los fabricantes y comercializadores están atentos a mejorar cada día más estas prioridades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.