Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/31/1995 12:00:00 AM

VEHICULOS

TODO TERRENO
Antes los camperos eran vehículos de trabajo y no de placer. Hoy en día los 'jeeps' invadieron las ciudades pues lograron combinar la fuerza con el confort.
ERAN LAS 8:30 DE la mañana y decenas de carros estaban metidos en uno de los ya famosos trancones bogotanos. Todo parecia indicar gue no existía ninguna salida para evitar el tráfico. Sin embargo, un conductor descaradamente viró el timón y se montó sobre el andén. Cualquiera pensaría que lo único que logró el dueño fue destrozar su vehículo. No obstante, lo anterior no sucedió pues no se trataba de un coche cualquiera sino de uno de los tantos modelos de camperos que hoy invaden las ciudades colombianas.
En los últimos años las ventas de los camperos se dispararon no sólo en el país sino a nivel mundial. También en el mercado japonés, norteamericano y europeo se convirtió en una moda comprar vehículos utilitario-deportivos. Por ejemplo actualmente el campero más vendido en los Estados Unidos es el Ford Explorer, que sólo de enero a abril de este año distribuyó casi 116.000 unidades.
Según las últimas estadisticas, el mercado colombiano de camperos pasó de 9.193 unidades vendidas en 1992 a distribuir aproximadamente 16.000 vehículosen 1993.
Actualmente, según Julio César Lara, director de la División de Camperos de Motorysa, la demanda por estos autos crece alrededor de un 20 por ciento al año. Este incremento de ventas es mayor que el que está dándose para la categoría de los automóviles.
Todo pareciera indicar que los vehículos lujosos de los 90 son los camperos. Cada día un mayor número de consumidores que poseen el dinero para adquirir un sedán de lujo están optando por comprar carros como el Ford Explorer, el Grand Cherokee y el Chevrolet Blazer. Al respecto, en un articulo del Wall Strret Journal (5-9-94) se expone cómo en 1993 los estadounidenses compraron 1,4 millones de vehículos utilitario-deportivos en comparación con 1,1 millones de automóviles de lujo.
El porqué se ha incrementado tanto el mercado de los 4x4 se explica básicamente por dos razones. La primera de ellas es que la depreciación de los camperos es menor a la de los carros de lujo. Por lo general, un utilitario-deportivo pierde el 15 por ciento de su valor en los dos primeros años. En contraste, un automóvil puede llegar a perder hasta la mitad de su valor de compra en el mismo período.
Pero la razón más importante del éxito de esos carros es que hoy en día se diseñaron de tal forma que "logran combinar el confort y la facilidad de manejo de un automóvil con la versatilidad y la fuerza de un campero", afirmó Ignacio Ortiz, gerente de mercadeo de Ford Colombia. Todos los expertos entrevistados coinciden en que a las versiones más nuevas de los 4x4 se les incorporaron todas las sofisticaciones y los accesorios de un sedán de lujo -tales como los frenos ABS, aire acondicionado y vidrios y espejos eléctricos-.
Los jeeps de hoy no se parecen en nada a los Willys desarrollados por Chrysler en la Segunda Guerra Mundial. Al respecto, Rubén Baquero, vicepresidente comercial de Crump América, señaló el hecho de que los 4x4 de antes eran muy duros de maniobrar y no tenían una línea tan estética y aerodinámica como los de ahora. Hoy en día las cosas cambiaron pues sólo un 20 por ciento de las personas que compran un campero lo hacen porque lo necesitan para su trabajo. Según Lara, casi el 80 por ciento de los compradores de esos carros los utilizan para transitar básicamente en la ciudad.
El éxito de los camperos es todavía más justificable en Colombia si se considera el mal estado en el que sé encuentran las calles del país, enfatizó Enrique Vargas, subgerente administrativo de Nissan-Colombia. Definitivamente la gente desea carros altos que resistan los huecos y los desniveles de las carreteras. Lo bueno de los jeeps es que Poseen la suspensión más adecuada para las avenidas y la topografía colombiana.

MAS ALLA DEL LUJO
En el grupo de los utilitario-deportivos hay decenas de modelos para escoger. Existen tres subdivisiones: los compactos, los medianos y los grandes. Los primeros están dirigidos hacia un público de perfil joven pues generalmente tienen la opción de ser descapotables y además poseen el precio más asequible. Se trata de carros como el Susuki Vitara o el Kia Sportage. Ya el grupo de los medianos y grandes abarca modelos como el Nissan Pathfinder, el Range Rover, el Toyota Land Cruiser y el Mitsubishi Montero (Pajero). Estos últimos apuntan hacia ejecutivos de alto nivel de 35 a 50 años por lo general con hijos pues los camperos son por excelencia vehículos familiares.
La gama de precios de los 4x4 medianos y grandes está entre los 35 y los 87 millones de pesos. La competencia es muy reñida si se considera que todos los modelos traen básicamente lo mismo. Hoy en día, los camperos son la prueba de que la sofisticación y la rudeza pueden coexistir en armonía. No solamente proporcionan los beneficios de la potencia y la versatilidad, sino que además vienen equipados con todos los lujos imaginables. Vidrios y espejos exteriores eléctricos, equipo de sonido, sun-roof dirección hidráulica con timón ajustable, caja de cambios auto mática , frenos ABS, bloqueo central, aire acondicionado climatizado (permite seleccionar la temperatura exacta a la que se desea la cabina), termómetro, altímetro y brujula electrónica son sólo algunos de los accesorios con los que cuentan los camperos.
Incluso existen modelos equipados con una pequeña nevera como el Range Rover y el Land Cruiser (La burbuja) o que traen computador de viaje que señala los niveles de gastos de combustible y distancias recorridas, entre otras cosas.
Así que según Enriquem Vargas, la decisión de cuál de los camperos elegir depende básicamente de la imagen que el comprador tenga de la marca y el respaldo de la misma. Para todos los entrevistados es primordial fijarse en la calidad de los servicios que ofrece la red de concesionarios del vehículo que se piensa comprar. Ademas, entra en juego un elemento subjetivo que es el del atractivo de la línea del carro. Finalmente, como es obvio el cliente potencial se preocupa mucho por el motor y los accesorios que ofrece cada coche.
Tomando en cuenta todas las características anteriores, el consumidor decide, dependiendo del dinero que tenga disponible, cuál de las alternativas le ofrece más.

¿POR QUE UN 4X4?
Si hay algo que justifica su compra es el hecho de que el final de la carretera no significa el final del viaje para los camperos. La aventura de esos vehículos comienza donde otros se ven obligados a parar. Ni los destapados, ni las montañas, ni los pantanos, ni las dunas de arena, ni los terrenos resbaladizos son un obstáculo para estos carros. Y lo mejor de todo, afirma Alejandro Delgado, de la Land Rover, es que por el gran lujo con que vienen equipados, proporcionan estatus, lo que le permite a sus dueños transportarse por cualquier parte sintiéndose bien con su vehículo: "desde un coctel exdusivo en la ciudad hasta un destapado en medio de la selva".
El éxito de los camperos de hoy estriba en que éstos se manejan con la misma facilidad que un sedán de lujo pero al mismo tiempo proporcionan ventajas como la gran potencia de sus máquinas. Se trata de motores de hasta 5.200 centímetros cúbicos con 225 caballos de fuerza.
Además, la opción de utilizar la tracción en las cuatro ruedas (4x4)> permite que el coche tenga un mejor agarre, una mayor estabilidad y que pueda hacerle frente a cualquier terreno. Y como si lo anterior fuera poco, el campero es ideal para paseos porque proporciona un espacio amplio tanto para pasajeros como para carga.
Además, los vehículos utilitario-deportivos son mucho más seguros. Su robustez permite que los conductores se sientan protegidos dentro de la cabina. Para Enrique Vargas, si hay algo que hace especial a los camperos es que colocan al conductor por encima del tráfico, permitiéndole detectar con anterioridad los problemas potenciales que se pueden presentar varios carros adelante.
Por todo lo anterior, en la mayoría de los concesionarios el inventario de camperos se está acabando en un dos por tres. Y no cabe la menor duda de que esta especie de vehículos será cada vez más popular en las carreteras colombianas. Después de todo, se dio un cambio pronunciado en el gusto de los consumidores y actualmente la aceptación social de un campero está al mismo nivel que la de un sedán de lujo.

MERCADO COLOMBIANO DE CAMPEROS
AÑO UNIDADES
1991 5.653
1992 9.193
1993 15.680
1994 15.698
1995 7.100*
* De enero a mayo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.