Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2004/05/23 00:00

Verse y sentirse bien

Cuando se habla de belleza pocas veces se piensa en la salud, por eso cada vez más personas buscan un mayor equilibrio entre cuerpo y espíritu.

El mercado de la belleza ha crecido tanto que además de las cirugías existen terapias como el yoga que ayudan a ejercitar el cuerpo, incluso cuando se está en embarazo, como Xiomara Xibillé en su centro Anthakarana.

La buena alimentación, el deporte, las terapias alternativas, los tratamientos y las cirugías están cada vez generando mayor bienestar en las personas.

Todo cuenta cuando se trata de mejorar la apariencia física o mental, y en esto la medicina ha sobrepasado los límites. Los avances en las cirugías estéticas como la lipoescultura, la reducción del busto o la nariz contribuyen en gran medida a que las personas se sientan a gusto consigo mismas.

"Ahora la tendencia es lograr el cambio pero más natural, que la persona no parezca operada, y eso en gran medida se debe al contenido cultural y ético de los medios", dice Alfonso Riascos, cirujano plástico.

Sin embargo la razón fundamental de este auge en la belleza es que esta ha llevado a que las personas se vean saludables. Dos conceptos que juntos han hecho que la expectativa de vida del ser humano aumente.

Si las personas están buscando belleza igualmente están mejorando su salud, porque el hecho de sentirse bien y tener una alta autoestima las impulsa a preocuparse más por su cuerpo y su mente.

A medida que la gente se cuida con el ejercicio, terapias y alimentación llega mejor a su vejez. Claro está que no todas las edades son indicadas para empezar este tipo de tratamientos, ni todo lo novedoso es tan bueno y seguro como parece ser.

"Las niñas a los 15 ya no están pidiendo viajes sino que les regalen una cirugía estética", dice Leonardo Forero, cirujano plástico. Esto puede tener un lado positivo, ya que les permite corregir ciertas imperfecciones y "brindarles seguridad, feminidad, y hace que socialicen con más facilidad".

En la madurez la gran mayoría de mujeres buscan el rejuvenecimiento facial, ya sea a través de cirugías o de productos que combatan los efectos negativos asociados con la edad o a las agresiones ambientales.

Sin embargo no siempre se debe confiar en todo lo que sale al mercado. Cada que se inventa un producto nuevo, la gente lo busca porque piensa que va a ser la solución definitiva, pero con el paso del tiempo o no resulta lo esperado o trae algunos efectos secundarios que generan complicaciones a largo plazo. Siempre se debe dar un tiempo de espera al producto hasta comprobar que sí es efectivo y que no sólo hace parte del boom de lo novedoso e innovador.

Exportación de servicios

Debido a la alta credibilidad que se tiene a nivel mundial en los médicos colombianos y la accesibilidad de los precios de las intervenciones quirúrgicas, se están exportando servicios que se realizan en el país.

"Estamos recibiendo pacientes que viven por fuera, pero que vienen a Colombia a realizarse cirugías estéticas, dice Forero. Y eso en parte se debe a que aquí los costos son la tercera parte de los del resto del mundo".

Pero las mujeres no son las únicas que vienen en busca de mejorar su físico, pues las cirugías y tratamiento en hombres se han incrementado en 30 por ciento con la lipoescultura y rejuvenecimiento facial en los últimos años.

Las terapias alternativas, masajes y productos también están a la vanguardia de lo que la gente busca, porque pueden no tener la misma rapidez de una cirugía, pero ofrecen un menor riesgo y logran el mismo efecto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.