Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/1993 12:00:00 AM

VIDA Y SALUD

El cumpleaños del girasol
HACE 10 AÑOS, PREMIER FUE LA PRImera marca que propuso a las amas de casa colombianas la semilla de girasol como la fuente del aceite vegetal de mayor calidad. Ellas aceptaron el reto y comprobaron los beneficios que su uso continuo podía otorgar.
El girasol, una hermosa especie vegetal que es posible cultivar en más de ocho variedades y crece incluso hasta los dos metros y medio, contiene alto nivel de grasas insaturadas (ácidos grasos básicos) que limitan el colesterol. Y también ácido linoleico, elemento indispensable para el crecimiento.
Pues bien, Lloreda Grasas S.A., la compañía que produce el aceite, está celebrando con sus clientes esta década de éxito con su línea de productos Premier.
Hoy recuerda que el producto recibió desde el principio un amplio apoyo, pese a su precio, un poco más alto que el de los demás, pues los colombianos entendieron sus beneficios. También, que en 1988, 1a marca se fortaleció con el lanzamiento de la margarina Premier que aun hoy, continúa siendo la única 100 por ciento de girasol.
Pero fue en 1992 cuando se completó la línea. Efectivamente, el año pasado Lloreda Grasas empezó a importar directamente de Madrid (España), y a envasar en su planta el aceite Premier Oliva.
Dentro de la celebración, Ia firma llevó a los principales autoservicios del país una actividad para el consumidor: "Prémiate con Premier en el girasol de la suerte". Además, desarrolló una campaña publicitaria con dos atractivos comerciales para agradecer a todos aquellos que han contribuido con la agradable tarea de dejar una botella de Premier vacía.
Plan de fin de semana
DURANTE EL 2 Y EL 3 DE OCTUBRE PAsados se celebró en el aeropuerto de Guaymaral, en Bogotá, una interesante competencia de paracaidismo. ¿El nombre? Primera Copa de Paracaidismo Santafé de Bogotá. ¿La modalidad? Precisión de aterrizaje. ¿El organizador? El Club Saint Michel, el mismo que actualmente se encarga de disenar una verdadera reglamentación para esta actividad deportiva en el país. El borrador de la propuesta está en manos de la Aeronáutica Civil y de ser aprobado representará una importante moción de apoyo para el grupo, cada vez más grande, de practicantes en el país.
En Colombia, el paracaidismo en el sector privado empezó hace unos 20 años, cuando fue creado el Club Civil. Y de ese tiempo para aca las cosas han ido mejorando, cada día con mayor celeridad. El año pasado, Saint Michel club que recibe su nombre del santo que protege a los paracaidistas en Francia organizó las dos primeras competencias: una a nivel nacional y otra internacional. En esta última participaron siete países, hubo competencias de precisión y trabajo relativo, y ganaron los chilenos.
Pero abrir camino no es muy fácil. Saint Michel realiza sus prácticas cada fin de semana en el aeropuerto de Flandes camino a Ibague, después del puente de Girardot. El lugar es perfecto pues esta a 400 metros sobre el nivel del mar lo que permite a los paracaidistas mantenerse más tiempo en el aire. Pero no siempre las demás condiciones son las mejores. Aun que la entidad existe desde hace dos años, hace apenas cinco meses que la Aeronáutica les cedió una oficina para guardar los 70 equipos con que cuentan . Y a la hora de empacar el equipo no disponen de un espacio cubierto.
De cualquier forma, el placer de la caída libre o la tranquilidad que se experimente cuando se abre la cúpula y se inicia el trabajo en el aire, superan los más grandes contratiempos.
Eso fue posible apreciarlo en en la competencia del fin de semana antepasado. Participaron 50 hombres y mujeres que realizaron 300 saltos. Había representantes del Ejército, la Fuerza Aérea y el sector civil. Previamente se habían integrado 12 equipos de cuatro personas, los mismos que realizaron una demostración llena de colorido y emoción al empezar el evento. La modalidad de precisión en el aterrizaje, en la que participaron como se dijo anteriormente, consiste en llegar a un punto fijo de cinco centímetros de diámetro o lo más cerca posible. Cada participante saltó seis veces y se midió humana y electrónicamente la distancia entre su punto de aterrizaje y el "blanco" objetivo. Ganaban quienes tuvieran menor distancia entre en el total de saltos.
Al cierre del campeonato, que se piensa realizar cada cuatro meses, los resultados quedaron así: el primero, segundo y tercer puestos en la categoría individual masculino fueron para Fabrice Bertrand del Club Saint Michel, Iván Matamoros y Miguel Pérez del Ejército Nacional, respectivamente.
Las mujeres se ubicaron de la siguiente manera: el primer puesto para María Paula Ospina del Club Saint Michel, el segundo para Marcela Vidales del mismo club y el tercero para Olinda Becerra, del Club de Paracaidismo del Ejército. Halcones Negros, también del Ejército Nacional, obtuvo el primer lugar en la modalidad por equipos y las mujeres ocuparon el quinto puesto.
El paracaidismo, como todas las disciplinas deportivas que requieren valentía y un gusto especial por la aventura, ofrece de regreso una gran satisfacción emocional. Así parece entenderlo en el Club Saint Michel desde el director técnico y presidente, el bicampeón mundial Francois Latorre, hasta los que hasta ahora se deciden y saltarán por primera vez el próximo fin de semana. Los equipos, con cupula redonda para los principiantes y cuadrada para quienes tienen experiencia, estan esperando. Si desea mayor información diríjase a Deportes Aventura en la carrera 12 No.82-63 o llame a los telefonos: 2183135 o 2550980, en Bogotá. Una experiencia inolvidable y posiblemente su hobby para el resto de la vida lo están esperando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.