Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2003/04/28 00:00

¿Y dónde está el petróleo?

Para Ecopetrol este año es crítico. Espera resultados en la búsqueda de petróleo y acuerdos en las negociaciones con la USO. El carbón, en cambio, tiene buenas perspectivas.

Encontrar petroleo en los próximos meses y resolver su complejo problema laboral son los dos retos de la empresa más grande del país en 2003. Aunque son los mismos que ha enfrentado de tiempo atrás, este será un año crítico para asegurar la autosuficiencia petrolera del país en el mediano plazo y recuperar, según palabras de los directivos de Ecopetrol, "la gobernabilidad de la empresa".

La caída en la producción y las exportaciones de crudo comenzó a afectar los resultados de Ecopetrol, que vio caer sus utilidades en 6 por ciento el año pasado a pesar del impacto positivo que tuvieron la devaluación y los precios internacionales del petróleo sobre sus estados financieros. Aunque sus ingresos totales aumentaron 24 por ciento, debido principalmente a la subida del dólar, los volúmenes vendidos disminuyeron. El año pasado Ecopetrol exportó 9.000 barriles de crudo por día menos que en 2001 y la producción cayó 12 por ciento.

Después del descubrimiento de los pozos de Cusiana y Cupiagua, a comienzos de los 90, el país no volvió a encontrar grandes reservas de petróleo. "Se ven nubarrones en el horizonte", dice Alejandro Martínez, director de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), pues de no encontrarse nuevos pozos el país se convertiría en importador de crudo en 2005.

Es un hecho que la búsqueda de petróleo no ha despegado. Las cifras hablan por sí solas: mientras en 1989 se perforaron 54 pozos para buscar crudo, el año pasado sólo se perforaron 10. Según cifras de la ACP, entre 1998 y 2002 el valor de las inversiones exploratorias pasó de 1,3 billones a 196 millones de dólares. Durante el gobierno de Andrés Pastrana se cambió la forma de calcular las regalías que pagan las petroleras para que fuera más rentable para las compañías buscar crudo en Colombia. Esto llevó a un repunte de la exploración desde 2000, con la firma de 74 contratos para el efecto en los últimos tres años.

Según Tomás Villamil, vicepresidente de exploración de Ecopetrol, las inversiones exploratorias recientes se han enfocado en proyectos grandes, el 70 por ciento de ellos concentrados en los Llanos y el Magdalena Medio, con buenas probabilidades de encontrar petróleo. El reciente hallazgo de hidrocarburos de alta calidad en Gibraltar, un pozo que la Occidental había devuelto a Ecopetrol a comienzos del año pasado, revivió las esperanzas, aunque todavía no se sabe qué tan rentable será el yacimiento. Otros proyectos, como el de Niscota -en asociación con la británica BP-, Acevedo -con la canadiense Talisman- o Capachos -con la española Repsol- podrían despejar el panorama petrolero del país en este año.

Las finanzas de Ecopetrol también se han resentido por el contrabando y el robo de combustibles. El volumen vendido de gasolina el año pasado cayó 2 por ciento, mientras el comercio ilegal de la misma se ha disparado. Según cifras de ACP, el contrabando y el hurto de combustibles alcanzan ya 20 por ciento del mercado formal -el equivalente a lo que vende Texaco en las estaciones de servicio- y representa pérdidas para Ecopetrol y el fisco por cerca de 752.000 millones de pesos al año.

El otro frente que debe cubrir la petrolera estatal es el laboral. En virtud del régimen especial que cobija a sus empleados, éstos no hacen aportes a la seguridad social y, por lo tanto, la empresa debe hacerse cargo de la totalidad de las pensiones y los gastos de salud. Así, las obligaciones de Ecopetrol con los pensionados de mañana ascienden a 7,6 billones de pesos, una cifra que supera todo su patrimonio. Esto quiere decir que hoy, técnicamente, la empresa pertenece más a los trabajadores que al gobierno. Para pagar las pensiones desde 1999 Ecopetrol ha venido ahorrando recursos en patrimonios autónomos, que a diciembre del año pasado ascendían a 3,7 billones de pesos, es decir, 48 por ciento de su pasivo pensional.

En el corto plazo, sin embargo, el principal problema que se avecina en material, laboral es la posibilidad de que los trabajadores vayan a huelga. A finales de 2002 Ecopetrol decidió tratar de cambiar la convención colectiva y presentó la respectiva denuncia para el efecto. El propósito es, según Carlos Alberto Sandoval, su vicepresidente financiero, "recuperar la gobernabilidad de la empresa más que desmontar algunos beneficios". La denuncia de la convención pretende, entre otras cosas, permitir que Ecopetrol contrate con terceros la prestación de ciertos servicios y facilitar la reducción de la nómina.

Todavía no se ha discutido el primer artículo pues la USO se ha negado sistemáticamente a negociar la denuncia de la convención que presentó Ecopetrol. Esto llevó a la empresa a solicitar un tribunal de arbitramento, lo que también ha sido rechazado por el sindicato. "Antes que tribunal, huelga general", se lee en los carteles que ha puesto el sindicato en las paredes del edificio de la empresa. Por esto días hay mucha expectativa sobre lo que pueda pasar.

En el futuro inmediato las perspectivas de Ecopetrol son inciertas. En la eventualidad de una huelga prolongada se podrían lesionar los resultados de 2003. Además la producción continúa cayendo y la venta de combustibles en el país no da muestras de repuntar. Tampoco es probable que los precios internacionales del crudo vuelvan a los niveles que tenían antes de la guerra de Irak. A mediano plazo sólo un gran hallazgo podría mejorar las cosas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.