Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/10/01 00:00

¿Y la plata del semestre?

Además del Icetex hay otras alternativas de crédito educativo

¿Y la plata del semestre?

Diana Milena Guzmán es uno de los 383.210 bachilleres que presentó las pruebas de Estado los pasados 18 y 19 de agosto. Su mayor ilusión es obtener un buen puntaje en el Icfes e ingresar a la Universidad Javeriana, donde tiene planeado estudiar derecho. Ella es la menor de cuatro hermanos, tres de los cuales ya son profesionales, “¡a Dios, gracias!”, según dicen sus papás, pues mientras esta adolescente de 16 años se pasea feliz contándole a todo el mundo sus planes de ser abogada, sus padres, un médico pensionado del Hospital San Juan de Dios y una bacterióloga desempleada, no saben de dónde sacar los 2.300.000 pesos que vale la matrícula. Pero, empeñados en no dejar a la Benjamín de la familia sin un título universitario, los padres de Diana Milena han iniciado un recorrido por las diferentes instituciones oficiales y privadas para ver cuál de todas ofrece la mejor alternativa en crédito educativo.

El abanico de posibilidades es amplio, comenzando por las universidades, que en buena medida han optado por diferir en varios contados el pago de la matrícula o tienen convenios con bancos y corporaciones, pasando por los fondos de empleados, las cajas de compensación familiar y las entidades financieras, hasta llegar al Icetex, que sigue siendo la principal fuente de recursos con la que cuentan los futuros profesionales colombianos.



Con el Icetex

Desde hace 50 años la primera opción de financiación para educación la ofrece el Icetex. Este instituto colombiano, que fue el primero en su género, ha sido un modelo de exportación a diferentes países del mundo y ha beneficiado durante estas cinco décadas a más de tres millones y medio de colombianos, de los cuales cerca del millón y medio se han hecho profesionales con el crédito educativo.

El año 2001 marcará un hito en la historia del Icetex ya que es la primera vez que la entidad aprueba todos los créditos solicitados. Según Luz Marina Chica Arango, su directora, para este segundo semestre académico se aprobaron 10.586 nuevos créditos educativos para financiar 9.341 estudios de pregrado y 1.245 de posgrado, con una inversión de casi 12.000 millones de pesos. Este año ya se han incrementado en un 20 por ciento las solicitudes para el primer semestre de 2002.

Sorprendentemente la directora de este instituto es una de las pocas funcionarias públicas que no se queja por la falta de plata. La razón es una: el Icetex tiene dinero para apoyar a los nuevos bachilleres y futuros profesionales y lo está consiguiendo a base de tomar estrictas medidas, que van desde recuperar la cartera de la institución hasta ofrecer mejores facilidades para el pago de los créditos, entre otras.

El Instituto continúa con las tres líneas de crédito básicas: a largo, mediano y corto plazos. En el primer caso presta hasta el 70 por ciento del valor de la matrícula de las universidades privadas y hasta el ciento por ciento en las públicas, pagadero a 10 años. A mediano plazo presta hasta el 90 por ciento, cuyo pago se realiza en dos etapas: el 50 por ciento durante el período académico iniciado y el 50 por ciento restante cuando termine la carrera o suspenda los estudios. Y el crédito a corto plazo presta hasta el ciento por ciento del valor de la matrícula y se paga durante el período académico para el cual el Instituto hace el desembolso. En este momento la tasa de interés es del 22 por ciento anual, la más baja del mercado para crédito educativo.

Los estudiantes que van a tomar por primera vez un crédito con el Icetex deben tener un alto puntaje del Icfes y a los que ya son beneficiarios se les exige un promedio de 3,6 como mínimo en las calificaciones.



Entidades financieras

Para hacerle frente a la crisis financiera en el sector educativo el gobierno nacional decidió ampliar la cobertura de los créditos para los estratos altos. Con este fin firmó un convenio con el Fondo Nacional de Garantías (FNG) por 5.000 millones de pesos para que se movilicen recursos a través de la red financiera.

Este dinero está destinado exclusivamente a financiar estudios de pregrado y hasta el momento el FNG tiene convenios con el Banco Popular y el Banco de Colombia. Según funcionarios de este último una de las ventajas de esta línea es que el estudiante o acudiente no tiene que recurrir a otra persona para que le sirva de avalista y/o codeudor.

Este crédito otorga hasta el 60 por ciento del valor de la matrícula con plazos de tres a cinco años, con una tasa variable al DTF T.A. más 13 puntos, según lo exige el FNG.



Fondos especiales

Desde 1992 el Icetex tiene bajo su administración más de 400 fondos para educación con recursos provenientes del sector oficial. Cada fondo se rige por sus propios parámetros pero, en términos generales, están orientados a beneficiar estratos uno y dos. A través de estos fondos el Icetex atiende a más de 55.000 estudiantes en el país.

La Secretaría de Educación de Bogotá constituyó el año pasado uno de estos fondos con una inversión de más de 2.000 millones de pesos y se han beneficiado hasta el momento 200 estudiantes. Es requisito que los bachilleres obtengan un alto puntaje en el Icfes y pueden acceder a universidades como el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Externado de Colombia, Los Andes, Santo Tomás, Jorge Tadeo Lozano, Nacional, La Salle, Javeriana y la Escuela Colombiana de Ingeniería.

Estos créditos se otorgan a largo plazo con una tasa del 12 por ciento, son reembolsables a 12 años en cuotas mensuales, con un período de gracia de tres años para su amortización. Además de la matrícula cubre costos académicos y el alumno recibe una ayuda para textos y materiales de estudio y transporte.



Para perfeccionar el inglés

El único programa de crédito que ofrece Colfuturo para estudiantes de pregrado es para perfeccionar el inglés en el extranjero. Es exclusivo para jóvenes mayores de 18 años con un conocimiento del 50 por ciento del idioma. Los cursos tienen una duración de ocho a 16 semanas en University of Delaware, University of Alabama y University of South Carolina.

El programa tiene un costo que oscila entre 4.000 y 4.500 dólares para ocho semanas y entre 7.000 y 7.500 dólares para 16 semanas e incluye el proceso de admisión, la matrícula y cuotas académicas, el seguro de salud y accidentes, servicio médico, libros, alojamiento y alimentación, pasajes, etc.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.