Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2007 12:00:00 AM

Zapatos nuevos

El contrabando, las importaciones chinas, la revaluación del peso, la informalidad y la globalización han hecho que el gremio del calzado en Santander se una y se prepare.

Jaime Ardila es el dueño de Calzado Candy, una empresa tradicional que produce 600 pares de zapatos al día y que puede llegar a 1.000 en época de alta demanda. Esta es una de las pocas fábricas pequeñas que han importado maquinaria, y su propietario viaja continuamente a ferias y visitas en Latinoamérica y China. "Estamos invirtiendo todo lo que ganamos (80 millones en 2006) para prepararnos a cinco años y ser competitivos, incluso para venderles a los chinos", comenta con entusiasmo Ardila. Así, esta empresa ha logrado que el tiempo de producción sea de cinco horas menos, ha obtenido un 15 por ciento de ganancia en el manejo de los insumos y ha ahorrado en los pagos de la electricidad.

Las apuestas de los santandereanos en el mercado son la comodidad y el diseño. Su principal rival en los últimos días es la gigante China, que en los primeros cuatro meses de 2007 trajo 13 millones de pares de zapatos, equivalentes al 50 por ciento de la demanda del país. Además de la cantidad, el precio de los productos chinos es inferior a 1,50 dólares, es decir, unos 4.200 pesos. "Trabajamos en el mejoramiento de procesos productivos para desarrollar la competencia de las empresas", explicó Iván Ardila, director de desarrollo empresarial de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, una de las instituciones que intervienen en la preparación y la coordinación del sector del cuero y la marroquinería. Cien empresas grandes del gremio reciben charlas motivadoras, y 10 de esas, asistencia técnica de los consultores brasileños.

Otro de los problemas que enfrentan los fabricantes de calzado es el contrabando, que en 2006 les quitó 22.900 millones de pesos en ganancias a las empresas legales. "Eso es competencia desleal. Por cada producto ilegal que compren, es uno colombiano menos que genera impuestos para el país, eso afecta el mercado nacional", indicó Nohora Rodríguez, representante en Santander de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y las Manufacturas (Acicam).

A raíz de la irrupción de materiales y de la oferta extranjera, y como una estrategia para competir y proteger el mercado local, un grupo de asociaciones del calzado de la región lanzará la campaña 'Mi calzado colombiano, hecho con calidad'. El proyecto busca sensibilizar a los consumidores sobre la importancia de comprar productos nacionales. "Enfrentamos unas bajas increíbles. Cerraron fábricas. Tanto las empresas como quienes surtimos estamos resistiendo ante el calzado que traen de China", manifestó Leidy Johanna Hernández, representante de la Asociación Colombiana de Peleteros, que se agrupó con Acicam y la Asociación de Industriales del Calzado y Similares (Asoinducals) para organizar la campaña.

La reevaluación del dólar ha sido un obstáculo para los exportadores. Pero parece que las maniobras de la industria de la región y el país han surtido efecto, pues ante la baja de los precios en el exterior, los mercados aumentaron 45 por ciento en Venezuela, Ecuador y Estados Unidos. Quizá las empresas grandes de Santander han sabido prepararse para los nuevos retos y los que vendrán si el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos es firmado. Pero aún falta que las fábricas familiares, las que elaboran los zapatos con martillo y tachuelas, tomen conciencia de los cambios del mercado y consigan el apoyo necesario para entrar en el juego de la tecnificación y la globalización.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?