Viernes, 24 de octubre de 2014

| 2013/05/25 00:00

¡A rebobinar! Vuelven los casetes

Empresas de casetes asegurán que tiene optima calidad de sonido por lo cual retornarían al mercado

. Foto: Archivo semana

El humilde casete, entrañable para muchos entusiastas de la música de cierta edad, está protagonizando un inesperado retorno.

El primer pedido llegó en 1989: diez casetes. Con él comenzó Analogue Media Technologies, una compañía creada para ayudar a las bandas a poner su música en el mercado.

Los músicos traían sus grabaciones listas y las plantillas con el diseño gráfico que querían y Analogue, ahora llamado también Duplication.ca, convertía ese material en álbumes impecablemente producidos con sus etiquetas completas, diseños de portada y notas interiores, listos para la venta y distribución.
"Hemos cambiado productos en función del estilo y la razón de la demanda", explica Denise Gorman, una de las propietarias de la compañía basada en Montreal, Canadá.

La empresa comenzó con casetes y vinilos pero fue adaptando su negocio cuando surgieron los CD, los DVD y la tecnología Blu-ray.

Pero ahora están volviendo al mismo medio con el que todo empezó. "Los casetes que ahora son una de nuestras principales atracciones en este momento", explica Gorman.

De hecho, actualmente las grabaciones en casete representan el 25% de las ganancias de la compañía. Y esto supone un cambio importante respecto a años atrás cuando estas cintas parecían estar condenadas a la desaparición.

Sonido físico

Los puristas del audio adoran el sonido análogo que registra el casete clásico.

"Lo digital serán siempre ceros y unos", explica Fernando Baldeon, consultor de ventas de Analogue. "Analogue todavía consigue sacarle el mejor sonido a una grabación".

El vinilo, el más codiciado por los puristas, tiene ese sonido pero también un precio más alto: US$13,80 por disco por un set de 100, en comparación con los US$1,25 del casete.

Y pese a que los casetes son todavía algo más caros que producir un CD, le ofrecen un valor agregado a las que Baldeon denomina bandas "lo-fi" entre las que engloba el punk, hip hop, metal y grupos experimentales.

"Claramente el MP3 existe", dice Craig Proulx, copropietario de la discográfica Bruised Tongue, con base en Otawa. "Yo lo entiendo. Tengo un iPhone pero ¿dónde está la gracia de eso?"

Bruised Tongue produce principalmente álbumes para bandas de punk y Proulx asegura que la estética artesanal de esa música encaja bien con las cintas de casete. Pero la decisión para él no es sólo artística sino financiera.

"En el pasado, he grabado álbumes yo mismo y no me daban más que problemas", asegura.
El número mínimo de discos necesarios para completar un pequeño pedido era demasiado grande para lo que podía vender. Los casetes podían hacerse rápidamente y sin que subieran mucho los gastos.

"Cuando se trabaja a pequeña escala, lanzar casetes tiene más sentido

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×