Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/4/2012 12:00:00 AM

Aaron Sorkin, el rey del detrás de cámaras

Luego de seis años de ausencia de la televisión, el polémico dramaturgo Aaron Sorkin vuelve con ‘The Newsroom’, la serie sobre el detrás de cámaras de un noticiero.

El ala oeste de la Casa Blanca, una serie televisiva sobre un presidente de Estados Unidos, le dio al dramaturgo Aaron Sorkin numerosos premios Emmy desde su lanzamiento en 1999 hasta el fin del programa en 2006. Ahora, vuelve a la pantalla chica con The Newsroom, un drama que se centra en el detrás de cámaras de un noticiero y que se estrena en Colombia el 5 de agosto por el canal HBO.

Aunque muchos lo recuerdan por el guion de Cuestión de honor y La red social, película con la que ganó un premio Óscar, Sorkin no siempre quiso dedicarse a escribir. Cuando el neoyorquino se graduó de Teatro Musical de la Universidad de Syracuse en 1983, soñaba con actuar. Mientras luchaba por un rol en Broadway, tuvo una seguidilla de trabajos poco convencionales como mensajero de telegramas musicales y vendedor en un almacén de artículos de teatro donde pasaba los días doblando camisetas de la aclamada obra Cats.

Su suerte no despegaba y el dinero escaseaba. Pero eso cambió cuando, en casa de un amigo, encontró una máquina de escribir y empezó a redactar una obra de teatro. Allí, Sorkin entendió que lo suyo eran los guiones y para 1988 había vendido los derechos cinematográficos de su obra Cuestión de honor. Desde que se estrenó la película en 1992, el escritor ha sido imparable y a su gran prestigio se sumó un gran ego que suele rondar los titulares de la prensa ‘hollywoodense’. Tal vez por ello le dijo a los críticos de The Newsroom: “No hay nada que ustedes me puedan decir que me vaya a servir”.

Si bien, los éxitos profesionales del guionista crecían desmedidamente, su vida personal era caótica. Su conocida adicción a las drogas empezó a salirse de control y en 2001 fue detenido en un aeropuerto con un botín de hongos alucinógenos, marihuana y cocaína. Su matrimonio no soportó los excesos y ese mismo año se divorció de su esposa, Julia Bingham.

Pero Sorkin no se rindió. Para 2003, el año en que se retiró de El ala oeste de la Casa Blanca, la serie había ganado 23 premios Emmy y el dramaturgo se preparaba para nuevos proyectos. Luego de su última colaboración televisiva volvió a las adaptaciones cinematográficas con éxitos como Juegos de poder y El juego de la fortuna. No obstante, como el escritor extrañaba la televisión y las odas a personajes que la opinión pública ve como cínicos y desalmados. Por ello, como Sorkin le dijo a Semana.com: “Quise escribirle una carta de amor al periodismo. A la gente no le suele gustar las personas con poder, pero sí simpatizan con los personajes de la serie porque aspiran a metas idealistas”.

Justamente esos ideales elevados le han valido muchas críticas a la serie, pero Sorkin la defiende: “Conocí todo tipo de periodistas que se parecen mucho a los personajes del programa porque no han perdido sus ideales. Realmente creen en la función de las noticias para el funcionamiento de una democracia y tratan de se héroes de carne y hueso”.

No es la primera vez que Sorkin presenta una serie sobre el detrás de cámaras de un programa. Los otros dos, Sports Night, sobre la realización de un show deportivo, y Studio 60 on the Sunset Strip, que miraba cómo se hacía una parodia política, no fueron bien recibidos por la audiencia. Sports Night terminó luego de dos temporadas, y Studio 60 solo duró una. Si bien es pronto para juzgar su nueva serie, que ya tiene contrato para grabar una segunda temporada, él está convencido de que la tercera será la vencida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.