Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/06/02 00:00

¡ABRACADABRA!

¡ABRACADABRA!

A pocas personas los pasatiempos se les convierten en profesión. Esto le sucedió a Jaime Simhon, un dedicado empresario con pasión por la magia. Aunque durante años sus trucos estuvieron reservados a los amigos y familiares, ahora quiere dedicarse a la magia de tiempo completo. Para lanzarse, en junio, Simhon va a ofrecer un espectáculo por todo lo alto cuyo montaje costó cerca de 500.000 dólares. Esa suma fue invertida en la asesoría de magos de Las Vegas, quienes le ayudaron a convertirse en experto en este difícil arte. El empresario (conocido por su famosa cuña de televisión '¡Apúrele que estoy botao!') está practicando números como partir a una mujer, hacer levitar a una persona y escaparse al estilo Houdini. Sin embargo, su sueño es hacer un show de ilusionismo al estilo de David Copperfield y desaparecer el cerro de Monserrate ante los bogotanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.