Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/07/03 00:00

¿Acosador y pervertido?

¿Acosador y pervertido?

Poco después del sorpresivo anuncio de la separación de Al Gore de su esposa Tipper, con quien llevaba 40 años de casado, llegó el escándalo: una masajista acusa al ex vicepresidente de haber abusado de ella hace cuatro años. "Es un pervertido y un depredador sexual. No es como la gente cree. Es un enfermo", fueron las palabras con las cuales lo describió al tabloide National Enquirer la supuesta víctima, Molly Hagerty, quien hasta hace poco había mantenido su identidad en secreto. De hecho, en 2006, la mujer de 54 años había contactado a la Policía para denunciar al político pero al parecer se arrepintió con la intención de ganar dinero mediante una demanda civil que finalmente no llevó a cabo. Luego, en 2009, volvió a presentar su caso a las autoridades, pero estas dijeron que no habían encontrado evidencia suficiente. Ahora Hagerty llevó toda su información al periódico sensacionalista con la aparente idea de cobrar un millón de dólares, aunque los editores del medio no admiten haber pagado. Según el testimonio, el 24 de octubre de 2006, el Hotel Lucia de Portland, Oregon, solicitó los servicios de Hagerty para que a las 11 de la noche le diera un masaje a su huésped de honor que estaba allí para dar una conferencia sobre cambio climático. La terapeuta relata que estaba trabajando el área abdominal cuando "él me tomó la mano fuerte y la arrastró debajo de las sábanas a sus genitales". Cuenta que cuando se negó a darle un masaje con "final feliz" se puso agresivo y ella trató de calmarlo con una técnica utilizada para poner a los clientes a dormir. Sin embargo, esta no surtió efecto y él habría utilizado su fuerza para inmovilizarla mientras la acariciaba y la besaba contra su voluntad. El encuentro terminó a la 1:30 de la madrugada y Hagerty dice que no lo denunció de inmediato por miedo a perder su trabajo. Ahora asegura tener un pantalón suyo con el ADN del Nobel de Paz, que sería la prueba del intento de violación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.