Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/08/01 22:18

La física de la Universidad Distrital que se ganó la Medalla Maxwell

Alexandra Olaya-Castro recibió en Londres una de las mayores distinciones de la física teórica. El galardón lo han recibido personalidades como Stephen Hawking.

Alexandra Olaya-Castro lidera un grupo de investigación del University College de Londres. Foto: Juan Covelli

El hecho ha pasado casi desapercibido, pero es un logro histórico para la ciencia nacional. El pasado primero de julio, la física bogotana Alexandra Olaya-Castro recibió la Medalla Maxwell del prestigioso Institute of Physics de Londres.

El galardón, otorgado desde 1962, es uno de los más importantes de la física teórica, y entre sus ganadores se encuentran el nobel Abdus Salam y el astrofísico británico Stephen Hawking. Según la institución Olaya-Castro lo recibió por “su rol central internacional” en la biología cuántica y, en especial, por su contribución a la óptica cuántica en sistemas biológicos.

Su carrera es excepcional (vea la hoja de vida d Olaya-Castro) se graduó en 1997 de la Universidad Distrital, hizo una maestría en la Universidad de los Andes y, en 2005, obtuvo un doctorado de la Universidad de Oxford. Hoy lidera un grupo de investigación del University College de Londres. Semana.com habló con ella.

Semana.com: ¿No es abrumador haber logrado llegar al nivel de Stephen Hawking?

Alexandra Olaya-Castro: Lo es, si lo quiere pensar de esa manera. Pero en realidad esta medalla es una motivación para seguir trabajando. Yo he leído a Hawking y al nobel de física Abdus Salam, y los admiro. Jamás imaginé que iba a estar en una misma lista con ellos. Estoy orgullosa.

Semana.com: ¿En qué se enfoca su investigación?

A.O.C.: Se trata de entender los mecanismos de la fotosíntesis. Entender cómo funcionan las moléculas que absorben la luz en las plantas, las algas o las bacterias. Más específicamente, lo que busco es entender su funcionamiento cuántico. Para hacerlo lidero en Londres un equipo de investigadores: dos con posdoctorados y tres estudiantes de doctorado.

Semana.com: En campos tan específicos y exigentes como la física teórica es difícil sobresalir. ¿Cómo lo logró usted?

A.O.C.: Mediante dos cualidades que, en mi opinión, van de la mano: la disciplina y la pasión por el trabajo. Esto te permite desarrollar una visión clara de a dónde quieres llegar, así como la disciplina suficiente para trabajar fuertemente. Al final, así llegas a resultados muy efectivos.

Semana.com: Usted es la primera latinoamericana en recibir la Medalla Maxwell. ¿Cómo podrían otros científicos de la región seguir su ejemplo?

A.O.C.: Para mí es un honor servir de ejemplo, pero no es mi ambición. No soy la única colombiana reconocida en el exterior. Hay mucha gente del país que triunfa en diversos campos de las ciencias. Entonces, digamos que me siento muy contenta de formar parte de ese grupo.

Semana.com: Su carrera comenzó en la Universidad Distrital de Bogotá. ¿Qué rol cumplieron esos años en esa institución?

A.O.C.: Más allá de mis logros, mi formación fundamental se dio Colombia. Así que ese pregrado en la Universidad Distrital y la maestría que hice en Los Andes han sido la base de todo lo que ha venido después. Quisiera destacar que de mi paso por Los Andes surgió una publicación que hice que me abrió las puertas para hacer un doctorado en Oxford.

Semana.com: ¿Cómo fue el tiempo en la Distrital?

A.O.C.: Al estudiar allá no perdí el foco de ser la mejor. Para ello decidí ignorar todo lo que no me ayudara, como las protestas y los conflictos que había. Tenía una vida social, pero prefería la biblioteca a estar con compañeros que nunca estudiaban. Mi interés principal era aprender para mejorar. Para mejorarme a mí misma y, en la medida de los posible, también a los otros. No conté con muchas oportunidades en mi juventud, así que para mí ser la primera y así obtenerlas fue muy importante.

Semana.com: En áreas como la física muy pocas mujeres. ¿Cuál es su comentario al respecto?

A.O.C.: En Colombia, en el pregrado de física, la proporción de hombres y mujeres es más equitativa que en muchas otras partes del mundo, donde encuentras una sola mujer en un gran grupo de hombres. Sin embargo, con el tiempo esa proporción decrece. Aquí las razones varían, pues desde el principio no hay condiciones favorables, ni motivación suficiente en el colegio. También se suele llegar a un momento crítico entre el doctorado y la profesión, pues ahí las mujeres buscan tener familia, y equilibrar el tiempo es difícil. Además, la profesión sigue estando desnivelada. No hay una perspectiva equitativa. A la hoja de vida de un hombre le dan más importancia, y esto se refleja en los pagos de ambos.

Semana.com: ¿Qué le recomendaría a un físico o una física colombiana que quiera triunfar?

A.O.C.: Lo más importante es tener claro lo que tú quieres hacer, elegir tu campo y tener la iniciativa para pensar en preguntas específicas y la habilidad de proponer nuevas problemáticas, no simplemente esperar a que te digan qué hacer. La disciplina y la iniciativa son claves.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.