Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1985/04/01 00:00

ALMIBAR EN SI BEMOL

Idolo en América Latina, Camilo Sesto es en España un cantante más.

ALMIBAR EN SI BEMOL

La semana pasada se quedaron con "los crespos hechos" lo fans de Camilo Sesto que, apostados desde las 6 de la mañana en el aeropuerto Eldorado, no pudieron verlo ni de lejos. Dos o tres que lograron evadir la estricta vigilancia que rodeó su llegada se llevaron la desilusión de su vida: se encontraron con un hombre pasado de kilos, pálido con enormes gafas oscuras y muy cansado. Para nada que ver con su ídolo que en los afiches muestra figura de modelo francés o de bailarín de flamenco.
Según los expertos en este tipo de música, además de excelente compositor, Camilo Sesto se destaca por su buena voz y su maestría como arreglista musical. Sin embargo, Camilo no es profeta en su tierra; y así, mientras en México sus discos venden hasta un millón de copias, o en Venezuela, Chile y Colombia, donde sus ventas sobrepasan doscientas a trescientas mil copias, en España es apenas un cantante más.
Romántico por excelencia, Camilo le canta siempre al amor. Ya sea al amor correspondido, al amor pleno e intenso, o en otras ocasiones, a la desesperanza, a la desilusión por el abandono de la amada, o a la sensualidad, al erotismo o a la provocación. Pero en todo caso, el sello distintivo de sus melodías es: amor, amor.
Sus comienzos se remontan a los años setentas, cuando en España, más que los solistas, proliferaban los conjuntos, y él fue a parar a uno de ellos, "Los Botines". La cosa no resultó y decidió hacerse solista.
Una de las curiosidades de "Camilo Sesto" es que es un cantante con nombre de Papá. Lo escogió porque el seis perseguía su vida. Nacido un 6 de junio--sexto mes--llegó a un hogar donde fue el sexto hijo. A sus 38 años se declara como un hombre feliz, "padre soltero" de un niño de 8 meses que no considera indispensable el matrimonio en su vida.
"Buenas noches", tema basado en una composición de Brahms y con arreglos de Juan Pardo, fue el primer sencillo grabado por Camilo. Vinieron luego composiciones como "Ay, ay Rossetta", "Algo de mí", "¿Quieres ser mi amante?", "Melina", "El amor de mi vida", y muchas otras que le abrieron las puertas de los mercados suramericanos y europeos, como Holanda y Alemania. "Amor amar", uno de sus mayores éxitos, es una de las pocas canciones que no compuso, ya que ésta fue compuesta especialmente para él por su amiga Lucía Bosé.
Si Paloma San Basilio dio la vuelta al mundo con su ópera "Evita", Camilo Sesto con su papel de Jesús en la obra "Jesucristo Superstar", estrenada en el Teatro Alcalá Palacé de Madrid, convenció de su calidad artística.
AMO A COLOMBIA
Aunque sus primeras declaraciones fueron de amor por esta tierra, no ha podido olvidar su experiencia amarga de hace 13 años, cuando visitaba por primera vez el país, y no le pagaron.
Hoy las cosas han cambiado. El precio de las boletas para sus presentaciones en el Hotel Tequendama costaban $ 5.000 y en el Coliseo El Campín oscilaban entre $ 2.800 y $ 400.
Su comitiva la componen 35 personas, no sólo músicos y escenógrafos, sino que viene con un jefe de prensa y uno de seguridad. Aunque todos los artistas extranjeros tienen que hacer una presentación gratuita, que generalmente se realiza en la Media Torta, Camilo prefirió irse para el Teatro Colsubsidio en lugar de actuar al aire libre.
Si el barullo que han armado sus seguidores, más de 20 clubes de admiradores con 25 socios y auspiciados por su sello Sonolux, no ha sido entendido por muchos, lo que sí parece quedar muy claro es que el romanticismo almibarado sigue teniendo vigencia y un público cautivo. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.