Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1999/08/16 00:00

AMISTAD ENTRE DOS FUEGOS

Aunque sus etnias llevan varios años aniquilándose en Ruanda, Marcelino Mugabe, tutsi, y Fabián <BR>Gasigwa, hutu, han aprendido a convivir en paz en Colombia.

AMISTAD ENTRE DOS FUEGOS

Hace cinco años los medios de comunicación mostraron el horror que se vivía en Ruanda, un
pequeño país africano que se convirtió en escenario de una de las masacres étnicas más grandes de este
siglo. Más de un millón de muertos y cerca de tres millones de refugiados fueron el resultado del
enfrentamiento entre las tribus tutsi y hutu, dos pueblos que, a pesar de haber convivido durante años,
resultaron destruyéndose por conquistar el poder político. Como consecuencia del conflicto la organización
social se desmembró y las familias que durante años habían sido amigas se aniquilaron entre sí por el
simple hecho de pertenecer a la tribu contraria. Entre abril y julio de 1994 las ciudades se transformaron en
cementerios y el pueblo, alimentado de odio y venganza, se dejó arrastrar por la violencia .Pero no todos los
ruandeses querían masacrar a sus vecinos. Algunos no estaban de acuerdo con el exterminio y abogaban
por una convivencia pacífica. A este grupo pertenecían Marcelino Mugabe, de la etnia tutsi, y Fabián
Gasigwa, hutu, dos seminaristas jesuitas de 27 años que dejaron a un lado sus rencores tribales para trabajar
por la reconstrucción de su país. Sin embargo las lecciones de tolerancia las han tenido que practicar a
miles de kilómetros de su tierra, pues desde hace año y medio viven en Colombia, en donde adelantan
estudios de filosofía en la Universidad Javeriana.Inmersos en una sociedad que les es totalmente ajena,
Marcelino y Fabián se han visto obligados a estrechar sus lazos afectivos y aceptar que, más allá de ser tutsi
o hutu, son seres humanos.Durmiendo con el enemigoSi bien la fe católica ha sido la responsable de este
cambio de actitud, lo cierto es que poner la otra mejilla no ha sido nada fácil para estos jóvenes, pues
cuando se ha vivido en carne propia el horror de la guerra es posible hablar de perdón mas no de olvido.Así lo
manifiesta Marcelino quien, a pesar de no guardar rencor contra sus antiguos enemigos, no puede negar
el hecho de que los hutus asesinaron a su familia y se ensañaron contra él. "Una vez en el colegio mis
compañeros quisieron matarme a golpes por el simple hecho de ser tutsi. Los que corrieron igual suerte que
yo decidieron unirse a la guerrilla para cobrar venganza y matar a sus agresores", sostiene.En ese
entonces Fabián y Marcelino ya se conocían y aunque el primero no maltrató a ninguno de sus amigos
tutsis, hoy en día reconoce que era fácil caer en la barbarie. "En una época yo tuve un sentimiento antitutsi. La
radio decía que había que aniquilarlos o de lo contrario ellos nos matarían a nosotros". Debido al
recrudecimiento de los combates, los dos seminaristas fueron trasladados por la comunidad jesuita al
Zaire (hoy República del Congo) para que terminaran allí su preparación. Sin embargo su aventura apenas
comenzaba ya que en 1996 Mobutu Sese Seko, entonces dictador de Zaire, ordenó la expulsión de todos
los refugiados como represalia a la ayuda que el ejército ruandés le prestó al golpista Laurent Kabila. El
destino los hizo regresar a Ruanda, en donde estuvieron un par de semanas, hasta que la orden los envió a
España y de allí a Colombia, un lugar que les llamó la atención porque, al igual que su patria, se consume en
una violencia sin sentido. "Aunque son conflictos diferentes, las consecuencias son similares. Después de
una guerra los países quedan destruidos y todos, sin importar el bando, son víctimas", asegura Fabián.
Mientras llega la hora del regreso los jóvenes repasan la tragedia de su país y esperan que su historia sirva de
ejemplo para que hutus y tutsis, así como todos los que libran luchas fratricidas en el mundo, vuelvan a vivir
como hermanos. nViolencia irracionalContrario a los demás conflictos bélicos la guerra entre tutsis y hutus
no tiene fundamentos religiosos, territoriales ni culturales. Las dos tribus mantuvieron una coexistencia
pacífica en la región que hoy comprende Ruanda y Burundi durante más de 600 años y su mestizaje fue tan
drástico que es imposible determinar ideologías que los diferencien. Los responsables del odio tribal fueron
los colonizadores belgas, quienes a comienzos de siglo decidieron dividir a la población para poder someterla.
Bajo conceptos tan ambiguos como la estatura y el oficio (tutsis: altos y pastores, hutus: bajos y
agricultores), diferenciaron a las dos etnias y las pusieron en contra al colocar a la minoría tutsi en el poder.
Luego de la independencia en 1959 los hutus asumieron el control y relegaron a los tutsis. Al sentirse
menospreciados los tutsis exiliados armaron su propio ejército y trataron de recuperar su antiguo poderío
político. Los enfrentamientos se transformaron en una guerra civil en abril de 1994 cuando el presidente
Juvenal Habyarimana fue asesinado. Los hutus culparon del crimen a los tutsis y ordenaron su exterminio.
Durante los tres meses siguientes cerca de un millón de tutsis fueron aniquilados y más de tres millones de
refugiados abandonaron el país. El 4 de julio los guerrilleros tutsis del Frente Patriótico Ruandés _FPR_,
vencieron al ejército hutu y se tomaron el poder. Actualmente, cinco años después del genocidio, Ruanda es
gobernada por una coalición de ocho partidos, liderados por el FPR, y se prepara para realizar elecciones en
2003. A pesar del cese al fuego, el odio étnico y el deseo de venganza siguen latentes en las personas que
perdieron a sus familiares a manos de alguno de los dos bandos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.