Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2005 12:00:00 AM

Amor real

Se llama Tatiana, es nieta de Julio Mario Santo Domingo, y la novia oficial del hijo de Carolina de Mónaco. Su romance es la historia de amor del momento.

Andrea Casiraghi es uno de los jóvenes de la realeza que más ha despertado interés. El hijo mayor de Carolina de Mónaco no sólo llama la atención por su atractivo, por esa mezcla de bohemio, playboy y príncipe, que lo asemeja a una estrella de cine por quien suspiran las mujeres, sino porque existe la posibilidad de que algún día herede el trono del principado, detentado por la dinastía Grimaldi desde hace 700 años. Aunque este cotizado soltero de 21 años no ostenta el título de príncipe, en 2002 su abuelo Rainiero III modificó la Constitución de manera que si su tío el príncipe Alberto no tiene descendencia legítima, él podría sucederlo. Con semejante partido, es lógico que cualquier mujer que llegue a conquistarlo también se convierta en protagonista de la prensa del corazón. Y eso es lo que le ha sucedido a Tatiana Santo Domingo, la novia de Andrea.

La relación lleva alrededor de un año, según los conocedores un récord para Andrea, y, sin embargo, es poco lo que se sabe de la joven. Tanto es así que se ha confundido la información y aunque es hija del industrial Julio Mario Santo Domingo Jr. y la brasileña Vera Rechulzki, algunos medios han dicho que su padre es Alejandro Santo Domingo, quien en realidad sólo tiene siete años más que ella y es su tío. Tatiana nació en Ginebra, Suiza, hace 21 años y ha pasado la mayor parte de su vida en Europa, pero debido a su abuelo, la prensa internacional suele llamarla "la rica heredera colombiana".

Pese a la juventud de la pareja, los medios se atreven a afirmar que se habla de compromiso y de la fusión de dos dinastías. La revista del corazón Semana, de España, la segunda más importante después de Hola, presentó a Tatiana a sus lectores diciendo que "la joven cumple todos los requisitos para un príncipe como Andrea. Es nieta del hombre más rico de Colombia, Julio Mario Santo Domingo y, según la revista 'Vanity Fair', también es uno de los más influyentes del mundo". Como la familia Santo Domingo es bastante discreta, los registros de prensa han incluido información algo exagerada y errónea: "Su fortuna, se calcula, supera los 10.000 millones de euros (ahora incrementados tras la venta de la cervecera Bavaria a un grupo empresarial anglosajón). A él pertenece la compañía de aviación Avianca y varios medios de comunicación del país", concluyó la publicación española. Por su parte, la revista Diez Minutos aseguró que "aunque por sus venas no corre sangre azul, a la familia de Tatiana se le conoce, como 'los Kennedy de Colombia". Lo cierto es que la relación va viento en popa y el noviazgo se considera oficial. La mayor señal fue la asistencia de la joven a la entronización del príncipe Alberto en Mónaco, donde apareció muy cercana a su suegra, hecho que inspiró a la revista Hola a afirmar: "La novia de Andrea ya es una más de la familia Grimaldi".

Al parecer, la apreciación fue certera, pero su asistencia a esta ceremonia no fue el primer signo de aceptación de Tatiana. Carlota, la hermana de Andrea, habría sido la celestina. Ambas jóvenes son viejas amigas desde cuando se conocieron en París y solían pasar vacaciones esquiando en Suiza. De hecho, en agosto del año pasado celebraron juntas en la Ciudad Luz la mayoría de edad de Carlota y se dice que fue en esa fiesta donde empezó el romance. No tardaron en convertirse en presas codiciadas por los paparazzi que los descubrieron paseando muy enamorados por las calles de París. En esa misma época, el periódico The New York Post informó que la pareja asistió al Fashion Week de Nueva York. Lógicamente, Andrea también ha sido bien recibido en la familia colombiana, al punto que pasó el fin de año en la residencia de los Santo Domingo en Cartagena y fue invitado a la isla de Barú. Luego compartieron con amigos de ambos en México y más tarde fueron fotografiados esquiando en la estación Zars, en Austria, junto a la princesa Carolina, sus hijos y su esposo Ernesto de Hannover.

Andrea, que vive en Montreal donde está finalizando estudios en administración y finanzas, y Tatiana, que reside en Londres donde estudia historia del arte, hacen todo lo posible para verse por lo menos cada 15 días en diferentes partes del mundo. Incluso se dice que ambos están pensando trasladarse a París cuando Andrea termine la carrera. Por si fuera poco, la joven Santo Domingo fue invitada por la propia Carolina a pasar estas vacaciones de verano en un crucero por las aguas del Mediterráneo a bordo del Pachá III, el lujoso barco de la familia. La prensa europea resaltó el hecho de que esta es la primera vez que la princesa ejerce como suegra y que como anfitriona se mostró muy cariñosa con Tatiana. Ella sería una de las más complacidas con esta relación, y los medios aseguran que la considera la nuera ideal: más que una belleza deslumbrante, tipo Hollywood, es una mujer atractiva, inteligente y distinguida.

Al parecer, con esos atributos Tatiana ha hecho que Andrea deje de lado sus viejos amoríos. Atrás quedaron los tiempos en que el joven se paseaba junto a María Jurado, una despampanante actriz española varios años mayor que él, con quien tuvo un fugaz romance en Ibiza, isla que ahora recorre de la mano de su novia. También es parte del pasado su relación con la aristócrata alemana Caroline von Stauffenberg. Habrá que ver si este noviazgo, que cuenta con la bendición de los Grimaldi, logra superar el paso del tiempo y el escrutinio de los paparazzi, hasta llegar al altar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?