Viernes, 19 de diciembre de 2014

| 2013/07/23 00:00

Amy Winehouse: una diva que no se acostumbró a la fama

Criticada por su imagen y sus adicciones pero aclamada y valorada por una voz potente que pocos cantantes poseen.

Amy Winehouse estaría cerca de cumplir 30 años el próximo 14 de septiembre. Foto: .

Su estilo era poco comprendido, centro de burlas por su imagen y sus adicciones, pero toda una diva respetada cuando se hablaba de música. Cuando Amy cantaba, no importaba como luciera, su voz lo hacía olvidar todo.

Con mezclas de jazz, soul, blues y R&B, la británica conquistó a un público exigente que aclamaba su potente voz y sus melodías melancólicas, incluso el nombre de su disco más famoso, Back to black (de vuelta al negro), daba fe de ello.

Amy Jade Winehouse nació en Londres el 14 de septiembre de 1983 y el tono de su voz lograba transmitir sentimientos profundos. En 2003, cuando tenía 20 años, hizo su debut como cantante con el álbum Frank, pero solo fue hasta 2006 cuando su nombre se inmortalizó en el mundo entero.

El disco Back to black fue admirado por muchos y las críticas de sus pocos detractores se perdían en el eco de los aplausos y los gritos de admiración para una mujer “extraña” pero que cantaba con el alma. De ese álbum salieron éxitos como Rehab - una rehabilitación que en el caso de la cantante nunca se dio con éxito-, You know I’m no good, Back to Black y Tears dry on their own.


Por ese álbum impecable Amy recibió seis nominaciones a los premios Grammy de 2008, de los cuales ganó cinco: grabación del año, canción del año, mejor artista revelación, mejor artista pop femenina y mejor álbum de pop vocal. Con este logro, Winehouse se convirtió en la primera mujer en ganar la mayor cantidad de reconocimientos en una sola noche y la primera artista británica en ganar cinco Grammys.

El triunfo de Winehouse también logró que se le prestara más atención a otras mujeres que tenían influencias del jazz, blues, soul y R&B como Joss Stone, Leona Lewis y Adele.

Sin embargo, la popularidad de la artista llegó a su cima no solo por su éxito musical sino por sus constantes problemas legales, su estilo irreverente y sobre todo por sus adicciones al alcohol y las drogas. Sus complicaciones médicas fueron noticia frecuente en los medios desde 2007.

Todos estos episodios de altibajos en su salud, llegaron a un terrible final el 23 de julio de 2011, cuando la cantante, próxima a cumplir 28 años, fue encontrada muerta en su apartamento por un colapso ante el síndrome de abstinencia.

El álbum Back to black se convirtió en el más vendido del siglo XXl en el Reino Unido y en 2012 la cadena VH1 la ubicó en el puesto 26 de las 100 mejores mujeres en la música.

La última grabación de Winehouse fue Body &Soul, un dueto con el reconocido cantante estadounidense Tony Bennett, el cual fue lanzado el 14 de septiembre de 2011 en MTV y VH1 para conmemorar lo que hubiera sido su cumpleaños número 28.

La joven promesa de la música siguió los pasos de una nueva generación del 27 (en alusión a una corriente de poetas españoles que surgieron en 1927) y se sumó a otros cantantes que fallecieron antes de cumplir los 28 años, entre ellos se encuentran: Kurt Cobain, Jim Morrison, Janis Joplin y Jimi Hendrix.

Luego del fallecimiento de Amy, su padre, Mitch Winehouse, lanzó Amy Winehouse Foundation, con el objetivo de crear conciencia y apoyo a las organizaciones que ayudan a los adultos vulnerables y jóvenes con problemas en la adicción.

En estos dos años se han dado a conocer nuevas historias alrededor de la vida de la cantante. Su hermano aseguró que la bulimia que padecía Amy fue el principal detonante de su muerte, por encima de sus adicciones a las drogas y el alcohol.

Hoy, a dos años de su muerte y a pocas cuadras de la calle en la que murió en el barrio de Camdem, en el norte de Londres, el Museo Judío organizó una exposición que muestra una historia muy personal de la talentosa cantante británica.

“They tried to make me go to rehab but I said, 'No, no, no” (“intentan que asista a rehabilitación, pero yo les digo, no, no, no”) así dice Rehab, su canción más popular. Quizás por esa negativa y tardía decisión fue que Amy partió antes de tiempo, dejando a miles de fanáticos con ansias de escuchar más canciones llenas de sentimiento, esas que pocos artistas, incluida Amy, logran transmitir.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×